Economía

El batacazo de la economía China anticipa lo que puede estar por llegar a Europa

  • "Este colapso presagia cuáles podrían ser las cifras futuras en la zona euro"
  • En Deutsche Bank creen que el PIB de la zona euro podría contraerse un 24%
  • El PIB en China podría sufrir una contracción de hasta el 5% en el primer trimestre
Foto de Alamy

El impacto del brote de coronavirus en la economía del gigante asiático ha sido aún mayor del estimado, según reflejan los datos correspondientes a los dos primeros meses, que confirman una caída histórica de la producción industrial y de los servicios, a la par que se ha producido un incremento importante del desempleo. Ahora parece prácticamente seguro que el PIB de China sufrirá el primer retroceso interanual desde 1989. Mientras tanto, la zona euro y el resto de regiones en las que se está expandiendo el coronavirus podrían seguir los pasos de China, abocando a la economía global a una recesión profunda.

Oxford Economics: "Europa, a diferencia de Asia, no ha logrado aplanar la curva y que los cierres como los impuestos en Italia y España se extenderán a otras partes de Europa antes o después"

Los datos publicados en China han sido mucho peores de lo que se esperaba. La propagación del coronavirus ha ocasionado fuertes descensos en la actividad manufacturera (-13,5%) y en los servicios (-13%) hasta febrero. Los datos de alta frecuencia apuntan a una gradual recuperación en marzo, pero la reactivación del PIB se va a topar de lleno con el contagio a otras partes del mundo que, a la postre, son los principales importadores de China (Europa o EEUU). Además, el parón de la economía china en el arranque de 2020 ha provocado un alza del desempleo, hasta un máximo histórico del 6,2%, con un incremento de 1,08 millones de desempleados en solo dos meses.

Philippe Waechter, Jefe de Investigación Económica de Ostrum AM (Natixis IM), cree que "el colapso de la producción industrial china es espectacular... este colapso de la producción industrial presagia cuáles podrían ser las cifras futuras en la zona euro", ya que, tal y como señala, "estos datos funcionan como una medida del impacto que podría tener la epidemia", sentencia el experto.

Los economistas de Deutsche Bank van más allá y ponen cifras al 'batacazo' europeo. En una nota publicada este miércoles aseguran que la zona euro podría contraerse un 24% en el segundo trimestre de 2020, con Alemania sufriendo un retroceso del 28%. Estas caídas del PIB recuerdan a las sufridas durante periodos bélicos.

"Como podemos ver, los números están significativamente por debajo del rango de la experiencia histórica moderna". Los expertos del banco alemán creen que el PIB de EEUU caerá un 13% superando de lejos los descensos vistos en la crisis de 2008.

No solo la zona euro euro se va a ver afectada, aunque el resto de regiones aún no están sufriendo el impacto del coronavirus de una forma tan directa, los primeros síntomas se comenzarán a sentir a través de los canales comerciales (importaciones-exportaciones) y financieros. Primero China, luego la Eurozona y finalmente el mundo podrían verse abocados a sufrir algún trimestre recesivo o más.

Ben May, director de macroeconomía global para Oxford Economics, cree que "a nivel mundial, el último lote de datos chinos débiles tiene dos implicaciones principales. Primero, ahora parece razonable esperar que el PIB chino retroceda un 5% en términos interanuales en el primer trimestre. Antes del brote de coronavirus, esperábamos un aumento del 6%... Mecánicamente, esto apunta a un aumento anual del PIB mundial en el primer trimestre de solo un 0,3%, en comparación con nuestra anterior previsión del 1,6%. Esto empujaría a la economía global firmemente un territorio de recesión".

¿Recesión global?

¿Por qué se considera un crecimiento global del 0,3% como una recesión? Las recesiones globales se definen habitualmente como dos trimestres en los que el crecimiento anual del PIB está por debajo del crecimiento anual de la población; este último es en la actualidad de aproximadamente el 1%. Cuando esto sucede, si se analiza el PIB en términos de renta per cápita se aprecia de forma clara la recesión de la producción.

"En segundo lugar, lo que ha ocurrido en China a principios de 2020 confirma el elevado coste económico a corto plazo de los cierres, que en otras partes del mundo será también considerable", asegura May. China ha hecho un buen trabajo para contener la propagación del coronavirus fuera de Wuhan, mientras que las medidas agresivas de contención también ha mantenido estable el número de casos en algunas economías asiáticas. No se puede decir lo mismo de Europa. Aunque no es la misma la intensidad con la que se realizan las pruebas en unos países que en otros (por eso resulta más complejo realizar comparaciones fidedignas), "la conclusión general es que Europa, a diferencia de Asia, no ha logrado aplanar la curva y que los cierres como los impuestos en Italia y España se extenderán a otras partes de Europa antes o después".

Italia será la economía que más sufra dentro de la zona euro, probablemente con dos trimestres consecutivos con recesiones del 2% del PIB interanual. "Otras economías avanzadas también sufrirán, y es probable que la mayoría o todas entren en recesión".

Por otro lado, el desplome de las bolsas globales puede tener un efecto muy negativo sobre el consumo y la inversión (a través del efecto riqueza) incluso en países que aún no están sufriendo el efecto del coronavirus directamente. A esto hay que sumarle el colapso de los precios del petróleo, cuyo efecto en la economía justo en este momento de incertidumbre puede ser más perjudicial que otra cosa.

Guilhem Savry, director ejecutivo de Unigestión, añade que "el endurecimiento de las condiciones financieras debido al aumento de los diferenciales de crédito y la volatilidad amplificará los efectos negativos. Nuestras estimaciones, basadas en el supuesto de cuatro a seis semanas de encierro en Europa y EEUU (por el coronavirus) nos llevan a un crecimiento en el conjunto de 2020 del -1% en Europa y del 0% en EEUU. Dado el bajo nivel de crecimiento observado antes de la crisis de coronavirus, cualquier choque adverso hundiría a la economía global en una situación desafiante y que dejará a la luz cualquier debilidad subyacente".

Las previsiones son variopintas. Esta vez es diferente, el causante de la crisis está siendo una pandemia llamada coronavirus que está paralizando la economía, en principio, de forma temporal pero de una forma difícil de atajar. Son tantas las cuestiones que se desconocen que resulta casi imposible hacer una predicción certera sobre el futuro de la economía. Lo que es evidente es que las economías que ya presentaban un crecimiento débil como la zona euro podrían caer antes en la recesión y quizá sufrirla con más intensidad que las regiones que presentan un mayor diferencial de crecimiento y productividad.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud