Economía

¿Quién tiene la culpa de los millones de empleos desaparecidos en la industria?

  • La productividad ha sido la causa principal de la caída del empleo industrial
  • Son pocos los países que han visto un auge del peso del empleo en la industria
  • Sin productividad se habrían creado 274 millones de empleos en la industria
Robots ensamblando una furgoneta en una fábrica en Reino Unido. Alamy

En las últimas décadas han desaparecido millones de trabajos en la industria de los países desarrollados. Este descenso se suele asociar directamente con la globalización y la 'fuga' de esos empleos a países con unos costes laborales más bajos, principalmente en Asia. Esta asociación ha sido una de las causas que ha impulsado el auge de los partidos y políticos populistas en varios países de Occidente que ahora están implementando políticas proteccionistas en un intento por devolver a sus países la industria perdida. Sin embargo, esta hipótesis predominante no es la más importante ni la principal causante de la decadencia del empleo en la industria en Europa o EEUU: la tecnología, la automatización de los procesos y el descenso del precio relativo de los bienes industriales parecen ser las causas principales. No obstante, este es un camino que ahora empiezan a recorrer otros países (pobres hace pocos años) que están sufriendo lo que se conoce como una 'desindustrialización prematura'. El empleo en la industria parece condenado a perder peso sobre el empleo total a nivel mundial.

Resulta evidente que el declive del empleo en la industria dentro de los países desarrollados ha sido más intenso que en otras economías del mundo. Sin ir más lejos, en España había más de tres millones de personas trabajando en la industria (sin contar la construcción) en el año 2000, mientras que hoy la cifra ronda los 2,3 millones. Abdelaziz Ait Ali y Uri Dadush, economistas en el OCP Policy Center y colaboradores del think tank Bruegel, creen que esta tendencia se debe más al avance de la tecnología, la productividad y una mayor eficiencia en los procesos. Esto también genera un espejismo en el que la industria pierde relevancia o se estanca respecto al valor añadido total en los países avanzados. Sin embargo, la evidencia muestra que la producción de bienes manufacturados es cada vez más relevante, la cuestión es que para producirlos se necesitan menos manos y son relativamente más baratos.

En dicho trabajo, estos economistas calculan que la productividad (por automatización de procesos y la ayuda de la tecnología) habría destruido 1,127 millones de empleos en la industria entre el 2000 y el 2014, mientras que el comercio internacional habría acabado con 492.000 empleos en el mismo periodo. Por el contrario, la mayor demanda de bienes producidos por la industria (tanto por otros sectores como por los hogares) habría generado 813.000 empleos, lo que deja el balance en una pérdida de 806.000 empleos en la industria francesa.

En casos como el de la industria de EEUU, el efecto de la productividad es aún más flagrante. Según los cálculos de estos investigadores, las máquinas y la productividad habrían hecho desaparecer más de 9 millones de puestos entre 2001 y 2014, frente al efecto prácticamente neutro del comercio internacional. Mientras tanto, el auge de la demanda de estos bienes producidos por la industria habría generado 5,5 millones de empleos en la industria, lo que deja la destrucción neta en 3,8 millones desde 2001.

En un trabajo publicado a finales de 2019 estos expertos analizan las economías más grandes del mundo y los cambios en el empleo y el valor añadido de sus industrias entre 2001 y 2014. "En todos los países que hemos examinado, el crecimiento de la productividad laboral en las manufacturas, debido a la automatización y la mejora de los procesos, ha sido por mucho la causa más importante de la caída del empleo, más que los cambios en la balanza comercial manufacturera".

Entre 2001 y 2014, según las estadísticas de la OIT, se crearon 492 millones de nuevos empleos netos en todo el mundo, se perdieron 121 millones de empleos netos en la agricultura y se crearon, solo, 63 millones de nuevos empleos netos en la industria manufacturera (sin contar la construcción). De este modo, se generaron 613 millones de nuevos empleos netos dejando fuera la agricultura. Solo el 10% de los nuevos empleos netos creados fueron en la industria. Los servicios representaron el 73% del total de nuevos empleos netos creados, y la otra parte de la industria que incluye la construcción, los servicios públicos, etc. representó el 17% del total.

La industria ya no crea apenas empleo

Solo cinco países de los 43 analizados han visto un aumento significativo de la cuota (sobre el empleo total) del trabajo en el sector industrial durante este período (2000-2014), es decir, más de dos puntos porcentuales. "En casi todos los países de la muestra cubierta la industria jugó un papel mínimo en el mejor de los casos a la hora de proporcionar empleos a los recién llegados y a los trabajadores que abandonaban el campo. Incluso en los dos países que tuvieron más éxito y presenciaron un aumento en de la participación del empleo manufacturero, Bangladesh y Vietnam, los nuevos empleos en la industria supusieron una cuarta parte de la creación de la creación total".

Estos expertos creen que si la productividad se hubiese estancado desde el 2001 hasta el 2014, se habrían necesitado 274 millones más de trabajadores para cubrir la demanda de bienes industriales. Mientras que la productividad avanza en la industria a un buen paso (6,3% a nivel global antes de la crisis y a un 3,7% después), en el sector servicios ocurre todo lo contrario. El resultado es que los bienes producidos por el sector manufacturero son cada vez más baratos respecto a los servicios. La industria pierde peso en el PIB y en el empleo aunque produzca más y mejor. Sin embargo, el trabajo de un peluquero, de un masajista o de un cuidador de ancianos seguirá siendo muy similar en términos de productividad (masajes por hora).

El último documento de la OCDE sobre 'el futuro del trabajo' destaca que "el empleo en el sector industrial ha caído un 20% en las dos últimas décadas en los países miembros, mientras que en el sector servicios se ha incrementado en un 27%. Esto ha contribuido a la polarización laboral: el porcentaje de trabajo de baja y alta cualificación se ha incremento, mientras que los trabajos medios (de la típica clase media) han ido reduciéndose".

Frente a la creencia popular y extendida, los datos sugieren que "solo unos pocos países de Asia han podido crear una gran cantidad de empleos en la industria ligera (mucho más intensiva en mano de obra) y competir a base de bajos salarios. Además, como es evidente en el caso de China y otros productores dominantes que la precedieron, los sectores manufactureros que compiten en gran medida por costes y emplean a un gran número de trabajadores, como la industria textil, tienden a migrar rápidamente a lugares con menores costes".

Ahora mismo, más que las economías asiáticas (están alcanzando unos niveles de renta per cápita medios), "son los países del África subsahariana, que son pobres y donde la población es joven y crece rápidamente, los que pueden aspirar de manera realista a competir en manufacturas intensivas en mano de obra. Sin embargo, salvo una o dos excepciones, aún no se han establecido las condiciones adecuadas (políticas y de seguridad jurídica, sobre todo) para que se realicen este las de inversiones de estos negocios necesarias para que se establezcan".

En las últimas décadas, pese al crecimiento de la economía mundial, el empleo en el sector industrial ha avanzado de forma modesta, revela el informe: "A nivel global, la industria solo ha contribuido alrededor de un 10% a los nuevos puestos de trabajo. Además, el trabajo en las manufacturas parece haber tocada techo como porcentaje de todo empleo en muchas economías en desarrollo".

El fuerte crecimiento de la productividad en este sector es la principal causa que está reduciendo la dependencia del factor trabajo. Esta industria es cada vez más intensiva en capital (maquinaria, tecnología, edificios...) y produce más que con menos trabajadores, un proceso que se ha podido ver con claridad en los países más avanzados, donde el peso real (valor añadido eliminando la caída de los precios relativos) de toda la producción industrial.

La demografía también cuenta

La creación de puestos de trabajo en la industria de los países en desarrollo también tiene mucho que ver con su ciclo demográfico (mucho menos maduro) y su nivel de desarrollo. Frente al estancamiento de la ocupación en gran parte de Occidente, estos países generan cada año millones de nuevos ocupados que se distribuyen a través de los diferentes sectores, entre ellos la industria. Además, una parte importante de aumento del empleo en este sector en los países en desarrollo ha sido para cubrir su propia demanda de bienes, no para exportarlos a los países desarrollados.

"La idea de que el empleo manufacturero está disminuyendo debido a la mayor competencia de China y de algunas otras naciones en desarrollo, y que, por lo tanto, el sector debe protegerse de la competencia extranjera es errónea" destacan estos expertos.

"El comercio internacional en la mayoría de los casos jugó un papel secundario en la reducción del empleo en la industria. Además, hay fuertes indicios de que la influencia del comercio internacional será cada vez menos importante a medida que la economía china se vuelva más dependiente de la demanda interna y su penetración en los mercados mundiales se desacelere. China, y muchas otras naciones, exhiben algunas de las tasas de crecimiento más rápidas en importaciones de bienes y servicios de una amplia gama", sentencian los investigadores de Bruegel.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum12
forum Comentarios 12
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

SÍ SE PUEDE
A Favor
En Contra

EXPROPIECE!! El capitalismo reaccionario, retrógrado y deshumanisado y los medios fraudulentos y falsarios, dedicados a difundir informaciones a su conveniensia, que lo sirven son los culpables.

EXPROPIECE!! Un medio fraudulento dedicado a difundir informaciones a conveniensia del capital y engañar al confiado lector debiera ser clausurado de inmediato y puesto a dispocisión del pueblo para actuar por el beneficio común, el reparto de la riqueza, el empoderamiento femenino, la integración social y el fin del fascismo retrógrado y reaccionario.

EXPROPIECE!! Nunca más un medio fraudulento dedicado a difundir informaciones a conveniensia del capital para enriqueser al opresor y empobreser a la mayoría de la sociedad.

EXPROPIECE!! Por el beneficio común, el reparto de la riqueza y el fin del fascismo retrógrado y reaccionario.

Puntuación -22
#1
Sean
A Favor
En Contra

Estos se van a quedar corto con los que se van a perder con el comercio electrónico.

Puntuación 20
#2
fran
A Favor
En Contra

en españa ni con petroleo nos iría bien. Los diferentes gobiernos parece que su prioridad 1 demasiados impuestos, 2 demasiada corrución, 3 persecución e inspecciones a cualquiera que tiene algo de dinero, 4 burocracia. Nunca nos podrá ir bien, lamentable pero así es ... en muchos casos el que monta algo en españa es simplemente pq no sabe dónde se mete, y que la mayoría se la pegue es por culpa de estos políticuchos que mantenemos y peor va a ser con lo que hemos visto estos meses de sanchez. Ahorren y debajo del colchón, llegan tiempos más difíciles

Puntuación 30
#3
rosendo
A Favor
En Contra

La industria y los trabajos están en CHINA las razones son muchas pero la culpa solo tenéis que mirar a los que han subido impuestos hasta lo insostenible y jodido la industria nacional, dejado las fronteras abiertas a los productos dumping/basura y a la inmigración en masa y os dicen que eso es lo correcto y os tenéis que aguantar con la miseria que todo ello a traído...

Puntuación 35
#4
Usuario validado en elEconomista.es
pinuco
A Favor
En Contra

No nos engañemos , nunca en la historia de la humanidad han trabajado mas miles de millones de personas , todo lo que contamos son milongas y mas milongas , en Europa tienen diez puntos menos de paro que en España y con una tasa de actividad mucho mayor , en España no se trabaja por que tradicionalmente no se ha trabajado y se mira con cierta simpatia al "cuentista" de toda la vida y se subvenciona al vago , ni mas ni menos

Puntuación 31
#5
Pere.
A Favor
En Contra

Los gobiernos y su malversación generalizada, que tienen sus miras en la administración haciéndola más grande para callar bocas y subir en empleados que a la vez son votos.

Puntuación 28
#6
navegante las herencias deben de ser para los herederos y no para el gobierno de turno
A Favor
En Contra

Al 3 fran, no llegan tiempos dificiles, llegan tiepos inposibles, y algunos ni el colchon los va a salvar pues como dice el 5, pinuco, se premia al vago, se premia a todo el mundo que no paga, y al autónomo que no cobra que se busque la vida que para los gobiernos es un estorbo en vez de una solución.

El 4, dice que nos tenemos que aguantar con la invasión de ilegales entrando en masa, pues es así y esto no ha hecho más que empezar con este gobierno de progreso, progreso para los dos listillos que prosperan donde los demás nos arruinamos.

Yo espero que el dolor que el Rey nos auguró con estos dos sicópatas sea corto.

A disfrutar de lo votado

Puntuación 27
#7
navegante las herencias deben de ser para los herederos y no para el gobierno de turno
A Favor
En Contra

¿Que puede aportar al bienestar de deEspaña un bicepresidente que ha dicho en numerosas ocasiones que debemos de copiar la economia de Venezuela.?

Eso o dice todo.

Puntuación 23
#8
Luis
A Favor
En Contra

El culpable es el HETEROPATRIARCADO, que no os enteráis.

Puntuación 12
#9
Jubilado
A Favor
En Contra

Obvio, los subnormales que han votado al PSOE, Ojalá se mueran todos de hambre, por hijos de p.

Puntuación 14
#10
Miguel
A Favor
En Contra

No, la tiene la economía sumergida y los autónomos. Solo ellos y los currantes. Esto lo solucionan con inspecciones de hacienda y de trabajo y cuando no qede nada wmigranos a venezuela

Puntuación 8
#11
Hurl
A Favor
En Contra

El declive de la industria en general en occidente explica una buena parte del estancamiento de Catalunya. Ya sabemos que lo que gusta y es fácil es decir que es por los problemas políticos, pero es que el estancamiento ya se comentaba de antes de la crisis. Los políticos solo lo han agravado. En una economía cada vez más terciaria solo Madrid sale ganando.

Puntuación 5
#12