Economía

Lagarde, ante una 'misión imposible': dar continuidad a la política de Draghi y lograr el consenso con los 'halcones'

Christine Lagarde, futura presidenta del BCE. Autor: Reuters.

La próxima presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, continuará la política monetaria que ha seguido Mario Draghi al frente de la institución, pero al mismo tiempo se enfrenta al reto de lograr el consenso en el Consejo de Gobierno y seguir adelante con la unión bancaria.

Lagarde llega a la presidencia del BCE en un momento en el que el crecimiento económico de la zona del euro se debilita, en el que Alemania probablemente ha entrado en recesión técnica en el tercer trimestre y con un Consejo de Gobierno dividido sobre la dirección que debe tomar la política monetaria.

Para hacer frente a esa debilidad de la región, mayor de la esperada hace unos meses, el BCE aprobó en septiembre un paquete de estímulos monetarios, entre ellos nuevas compras de deuda pública y privada.

A ello se suma el hecho de que los tipos de interés se encuentran en mínimos históricos, algo de lo que los bancos se quejan porque afecta a sus beneficios.

Cobrar por el exceso de reservas

El BCE presta a los bancos semanalmente al 0% y les cobra un 0,50% por el exceso de reservas, aunque en diciembre también decidió eximir del pago de intereses a una parte del exceso de liquidez que mantengan, hasta el séxtuplo de las exigencias de reservas mínimas.

Tras haber comprado deuda por valor de 2,6 billones de euros, desde marzo de 2015 y hasta finales de 2018, este año el BCE iba a normalizar su política monetaria, pero el debilitamiento económico, en gran parte por el daño que causa la guerra comercial entre EEUU y China y el Brexit, le ha llevado a cambiar el rumbo.

Una época de populismos

Europa atraviesa una época de populismos, de desencanto con la Unión Europea (UE) y búsqueda de una identidad nacional en algunas regiones, que dificulta el avance en la unión económica y monetaria y en la unión bancaria.

La política monetaria tan expansiva de Draghi ha sido criticada en los países centroeuropeos, como Alemania, Holanda y Austria, que la consideran una forma de financiar a Estados y no obligarles a que hagan reformas y reduzcan su gasto excesivo.

Fruto de esa disparidad de criterios, apenas dos semanas después de aprobarse los nuevos estímulos monetarios, dimitía por sorpresa la alemana Sabine Lautenschläger, que era miembro del Comité Ejecutivo y vicepresidenta del Consejo de Supervisión del BCE.

Por ello, algunos medios de comunicación alemanes, consideran que Lagarde debería unir al Consejo de Gobierno, pese a las diferencias, y garantizar continuidad en la política monetaria del BCE, para no confundir a los mercados.

Conocida por sus capacidades comunicadoras y de mediación, al haber sido ministra de Economía y Finanzas de Francia, Lagarde también tiene la oportunidad de hacer un llamamiento a los gobiernos para que ajusten sus políticas fiscales o realicen reformas y no pongan en peligro la estabilidad financiera.

La crisis puso de manifiesto la necesidad de crear mecanismos para afrontar las dificultades que atraviesen los países miembros y sus bancos.

Desde noviembre de 2014, el BCE asume las funciones de supervisión de los bancos de la zona del euro, que es el primer paso hacia la creación de una unión bancaria.

El segundo, el Mecanismo Único de Resolución, entró en funcionamiento en enero de 2015.

Con la Grande Dame al frente, hay analistas que piensan que el BCE debería contribuir a dar los siguientes pasos necesarios para culminar este proceso de unión bancaria y crear un sistema armonizado de garantías de depósitos y un seguro europeo de desempleo.

También será necesario avanzar hacia una unión fiscal, porque la zona del euro y la Unión Europea (UE) se financian con las contribuciones de los países pero no cobran impuestos, sino que eso lo hace cada país.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.