Economía

La Fed podría lanzar un nuevo QE en octubre para enfriar la tensión en el mercado monetario

  • Los bancos han demandado 91.000 millones esta madrugada
  • El fin de las tensiones en el mercado de 'repos' ha sido un espejismo
  • La Fed podría verse obligada a incrementar el nivel de reservas bancarias
Edificio de la Reserva Federal. Alamy

Una madrugada más la Reserva Federal de EEUU ha inyectado miles de millones en el mercado de 'repos' para mantener el control de los tipos de interés. Tras varios días de tensa calma, en las dos últimas madrugadas se ha vuelto a producir un incremento de la demanda de liquidez que podría obligar a la Fed a anunciar más pronto que tarde un nuevo programa de compra de activos (QE por sus siglas en inglés) que incremente la cantidad de reservas bancarias de forma constante hasta que alcancen el nivel adecuado para la estabilidad financiera.

TD Securities: "Los vaivenes del mercado de 'repos' son por la escasez de reservas... esto sólo se puede solucionar construyendo un colchón de reservas o deteniendo el drenaje de las mismas"

Todo comenzó la semana pasada cuando las tasa en el mercado de 'repos' llegó a subir hasta el 10% en algunas operaciones, probablemente por a la escasez de reservas bancarias fruto de varios factores: la reducción del balance de la Fed de los últimos meses, la retirada de liquidez de las empresas para pagar sus impuestos trimestrales y la mayor emisión de deuda del Tesoro de EEUU para cubrir el déficit. Esta combinación provocó que "las reservas se volvieran más necesarias y su escasez condujo al repunte en este mercado. Es inusual un pico de este tipo en septiembre, aunque es bastante normal al final de cada año. Un aumento similar se dio en septiembre de 2008, coincidiendo con el colapso de Lehman Brothers. Sin embargo no vemos signo de estrés del mercado financiero relacionado con la disminución de préstamos interbancarios", explica Laureline Chatelain, estratega de renta fija de Pictet WM.

La Fed adoptó medidas en su última reunión bajando los tipos y aún más la remuneración que da a la banca por sus reservas, para estimular a que la banca que tiene elevados niveles de liquidez la preste en el interbancario en lugar de mantenerla en la Fed a cambio del 1,8% de interés que recibe en la actualidad. Además anunció la creación de una mesa para gestionar las inyecciones de liquidez en el mercado de 'repos' de forma temporal.

Sin embargo, el banco central podría verse obligada a tomar más medidas. Las inyecciones diarias en el mercado de 'repo' parecían ir difuminándose en los días siguientes a la reunión, pero las dos últimas madrugadas han dado un giro y la demanda por parte de los bancos superó a la oferta con creces. Las entidades han pedido 91.000 millones de dólares este 24 de septiembre y la Fed sólo está ofertando 75.000 millones a cambio de bonos del Tesoro. En este mercado los bancos piden reservas (liquidez) a otras entidades a cambio de entregar bonos del Tesoro como colateral con un plazo de recompra (reversión de la operación) fijado. Este nuevo escenario de mayor demanda de reservas podría requerir un crecimiento del balance más allá del avance orgánico (con el crecimiento del PIB).

"En la reunión de octubre, la Fed probablemente decidirá si reanuda el crecimiento del balance antes de lo que se había planeado. Esto podría venir acompañado de renovadas compras netas de activos. Si la Fed compra bonos en el mercado se transferirá la liquidez al vendedor. Este influjo de dinero en la cuenta que el banco vendedor tiene en la Fed incrementará las reservas bancarias", señala Bernd Weidensteiner, economista de Commerzbank, en una nota para clientes.

No sólo fue el mercado de 'repos'. Más preocupante es que el fuerte aumento de la tasa de repo llevó al tipo efectivo de los fondos federales hasta el 2,3%, por encima de su límite superior (la Fed perdió el control técnico sobre los tipos de interés). Esta tasa efectiva es la media de lo que pagan los bancos por prestarse unos a otros en el mercado y debe ser el reflejo de los tipos que anuncia la Fed como objetivo en cada reunión de política monetaria, en el caso de la último el rango fue del 1,75 y el 2%.

Priya Misra y Gennadly Goldberg, economistas de TD Securities, creen que las medidas que ha tomado la Fed "continúan siendo temporales, creemos que la cuestión es estructural y los vaivenes del mercado de 'repos' son por la escasez de reservas... esto sólo se puede solucionar construyendo un colchón de reservas o deteniendo el drenaje de las mismas".

Estos analistas creen que el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC por sus siglas en inglés) anunciará nuevas compras netas de activos en la reunión de octubre. La Fed podría anuncia compras mensuales de 25.000 millones de dólares para incrementar el exceso de reservas en 300.000 o 500.000 millones de dólares".

La economista de Pictet WM también cree que la reciente escasez de liquidez y movimientos de la tasa de repo es una señal de que las reservas bancarias son demasiado bajas para la amplitud que necesita la banca con las nuevas regulaciones y, por tanto, podría ser positivo un incremento de esta liquidez mediante compras renovadas de bonos del Tesoro por la Reserva Federal. "En concreto prevemos que la Reserva Federal de EEUU, para contrarrestar un evento similar en el futuro, continúe con operaciones de mercado abierto el tiempo necesario y expanda las reservas bancarias que posee a través de una compra única de bonos del Tesoro, probablemente 400.000 millones de dólares el cuarto trimestre, lo que probablemente anuncie en la reunión de octubre. Además puede reinvertir en bonos del Tesoro 112.000 millones valores respaldados por hipotecas a maduración".

Por tanto, tras no haber comprado en 2018, esta experta espera que la Fed adquiera 512.000 millones de dólares en bonos del Tesoro. "Con esto prevemos que la rentabilidad a vencimiento de la deuda a diez años del Tesoro de EEUU se sitúe para fin de año en 1,4%, con posibilidad de que sea menor ya que el reciente repunte hasta el 1,8% ha sido más rápido de lo esperado".

La Reserva Federal comenzó un 'ajuste cuantitativo' en octubre de 2017, reduciendo su balance al no reinvertir parte de los bonos del Tesoro y valores respaldados por hipotecas de su balance. En consecuencia su stock de bonos y valores ha caído en unos 600.000 millones de dólares. Esto se refleja en sus pasivos con una mayor caída de las reservas bancarias de 783.000 millones. Este agosto la Reserva Federal detuvo su reducción de balance, pero las reservas de los bancos han seguido cayendo y están por debajo de los 1,4 billones de dólares. Esto se debe a que ha aumentado el dinero en efectivo (drena reservas) y la cuenta estanca que mantiene el Tesoro en la Fed donde van los fondos recaudados por impuestos y los ingresos por la emisión de deuda.

La Fed podría haber subestimado la creciente demanda de reservas bancarias con las nuevas regulaciones

Kathy Bostjancic, economista jefe de Oxford Economics para EEUU, y Nancy Vanden Houten, economista de la misma casa, recalca que "el severo estrés en el mercado de 'repos' sugiere que la Fed ha subestimado la demanda de reservas bancarias bajo el actual marco regulatorio". No obstante, estos expertos no creen que la Fed vaya a lanzar un QE, el movimiento será más técnico y será sólo un aumento orgánico del balance en concordancia con el crecimiento económica y la demanda de efectivo. "Creemos que la Fed aumentará el nivel de las reservas en 240.000 millones de dólares en los dos próximos años para reestablecer el equilibrio entre la demanda y la oferta de reservas".

Sea cual sea el nombre (QE o ajuste técnico del balance), la caída de las reservas está coincidiendo con un aumento de su demanda. Aunque algunos factores pueden ser temporales, las previsiones de mayor emisión de deuda del Gobierno de EEUU y una demanda de efectivo creciente obliga a la Fed a inflar un poco más su balance para mantener la estabilidad financiera. Tras los primeros pasos dados en la reunión de septiembre, en octubre podrían aprobarse nuevas medidas como un QE o la creación de una ventana permanente que intercambie liquidez por bonos del Tesoro.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

Umeres
A Favor
En Contra

Si leemos entre líneas y en román paladino, lo que llaman "severo estrés en los mercados" se puede decir pánico financiero, y cuando dice "las reservas de los bancos siguen cayendo" se entiende que están en quiebra técnica, si no no se entiende el sentido de todo lo demás.

Puntuación 14
#1