Economía

La industria de EEUU entra en contracción en agosto por primera vez desde febrero de 2016, según el ISM

  • Según IHS Markit, las manufacturas de EEUU se expanden...
  • ...pero a su menor ritmo desde septiembre de 2009

La industria de Estados Unidos confirma su contracción en agosto. Así lo muestra el índice PMI manufacturero elaborado por el Instituto de Gestión de Suministros (ISM), publicado este martes. El indicador se sitúa en 49,1 puntos, descendiendo desde los 51,2 puntos del mes anterior. El dato ha sido peor de lo previsto por el consenso de mercado, que esperaba una ligera caída hasta 51,1 puntos en el octavo mes del año. Supone también la primera contracción del sector desde febrero de 2016, es decir, hace más de tres años.

Por ello los efectos en el mercado han tardado poco en hacerse notar: Wall Street ahonda sus pérdidas tras conocerse el dato.

Otro PMI manufacturas

Ello a pesar de que minutos antes se conoció el PMI manufacturas elaborado por la consultora IHS Markit, que apunta a que el sector en Norteamérica esquivó 'por los pelos' la contracción en el periodo. Pero los inversores parecen dar mayor peso al indicador del ISM.

Además, el PMI manufacturero de IHS Markit tampoco es muy alentador: pese a mostrar expansión, se sitúa en 50,3 puntos, lo que supone su menor ritmo de crecimiento desde septiembre de 2009, es decir, desde los peores momentos de la última crisis financiera, tal y como señala la consultora.

Los índices PMI (tanto del ISM como de IHS Markit) muestran la contracción de un sector (en este caso, las manufacturas) si se encuentra por debajo de 50 puntos y, si se queda por encima, señala que se expande o crece.

Cabe recordar que la lectura preliminar del PMI manufacturas de IHS Markit de agosto, conocida hace menos de dos semanas, también apuntó a a que el sector manufacturero de EEUU habría entrado en contracción por primera vez en casi una década. Según el dato del ISM, desde febrero de 2016 (entonces su indicador se situó en 49,5 puntos). 

Fin a la expansión

De esta manera, según el ISM, la industria de EEUU pone final a su expansión de 35 meses que "se suavizó en los últimos meses".

El organismo destaca que el índice de nuevos pedidos de exportación "se contrajo fuertemente", registrando así "la mayor pérdida entre (todos) los subíndices".

"La demanda se contrajo" en agosto, señala asimismo el ISM en un comunicado. Lo hizo al mismo tiempo que los nuevos pedidos (a fábrica) y al mismo tiempo que los inventarios se recuperaron "ligeramente" respecto los meses anteriores.

No obstante, Timothy R. Fiore, presidente del ISM, apunta a un motivo de esperanza: "Las compañías (manufactureras de EEUU) continúan igualando estrechamente los inventarios con los nuevos pedidos, una señal positiva para una futura expansión", afirma.

Preocupación por la guerra comercial

Con todo, las personas encuestadas por el ISM "expresaron un poco más de preocupación por las turbulencias comerciales entre Estados Unidos y China", afirma Riore. Las dos mayores potencias económicas del mundo libran desde hace meses una auténtica guerra comercial que, precisamente a mediados de agosto, alcanzó sus cotas de máxima tensión con la aprobación de aranceles mutuos en cuestión de horas.

Parte de estas tarifas entraron en vigor el domingo, 1 de septiembre. Está previsto que delegaciones de ambos países se reúnan este mes para acercar posturas, aunque no parece que vaya a ser algo fácil.

"Los encuestados continuaron notando ajustes en la cadena de suministro como resultado del traslado de la fabricación desde China", indica asimismo el presidente del ISM.

Previsiones de más caídas

Ante este panorama de clara desaceleración, y con las tensiones comerciales como telón de fondo, las actuales previsiones de IHS Markit apuntan a que la producción industrial caerá aproximadamente un 3% en el conjunto de 2019, según Chris Williamson, economista jefe de la consultora.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.