Deporte y Negocio

¿Qué prometen al deporte los políticos de cara al 10-N? Del común acuerdo sobre la nueva Ley al olvido de Vox

  • La convocatoria de abril bloqueó la reforma de una ley, anclada en 1990
  • De 100 medidas, los de Abascal no incluyen ni un solo punto sobre el deporte
  • La inclusión de la mujer es clave para el resto, pero con varios matices
La inclusión de la mujer es uno de los retos clave para los partidos. Foto: Cordon Press.
Madrid

Este 10 de noviembre, España tendrá sus cuartas elecciones generales en menos de cinco años y en ellas, casi 37 millones de españoles están llamados a votar para designar unos nuevos representantes que traten de desbloquear la situación política arrastrada de los últimos comicios del 28 de abril. También en lo referente al deporte, pues aquella convocatoria paralizó el Anteproyecto de la nueva Ley del Deporte que venía a sustituir la antigua, datada de 1990. Una necesidad básica para los partidos, salvo para Vox, que además se afronta a menos de nueve meses para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y que han dejado a los atletas carentes de unos presupuestos con mayores ayudas económicas. | Especial Elecciones Generales.

El deporte, como muchos otros ámbitos, ha visto como la parálisis política de los últimos meses afectaba a su normal funcionamiento. El Ministerio que comparte con Educación y Cultura y que pende, en funciones, de la figura de José Guirao y más en concreto de la de María José Rienda, como presidenta del Consejo Superior de Deportes (CSD), no ha podido sacar adelante la Ley del Deporte que tan prometida se auguraba con la llegada del Ejecutivo liderado por Pedro Sánchez, así como tampoco renovar las partidas económicas para las federaciones que dejaban 103 millones de euros antes de Tokio 2020.

Un bloqueo deportivo que para los grandes partidos políticos no es baladí, salvo para Vox. La formación presidida por Santiago Abascal, como ya hizo en los comicios del 28-A, no centra ninguna de sus 100 medidas a este ámbito y su escaso interés por el deporte lo reafirma con la postura hacia el diario As. El medio deportivo ha entrevistado a todos los candidatos a la presidencia, salvo al del grupo de extrema derecha quien requirió de "un cuestionario previo para responder por escrito".

De esta forma, PSOE, PP, Ciudadanos, Unidas Podemos y Más País se han lanzado a unas propuestas similares, pero con matices diferentes, y que tienen en común la apuesta por la inclusión de la mujer. Este es otro de los aspectos más destacados de la reforma de la Ley del Deporte, que hasta ahora sigue sin reconocer a las deportistas como profesionales, y se cruza de lleno con las negociaciones en las distintas modalidades (centradas en el fútbol) por dotar a las mujeres de un reconocimiento significativo.

El PSOE espera reanudar su Anteproyecto de Ley que en un primer momento chocó con LaLiga

El grupo socialista, actualmente en el poder en funciones, es quien más difiere el contenido de su programa respecto a los comicios del mes de abril. Mientras que hace siete meses dedicaba 14 puntos a sus compromisos con el deporte, en un documento de 300 hojas, para estas elecciones ha reducido su programa a 54 páginas de las que solo un punto resume sus proyectos con "la Ley del Deporte, acompañada de un Plan Estratégico que regule las profesiones, de acceso a las prácticas deportivas a todos los ciudadanos, elimine la discriminación por género y de formación y empleo a los deportistas retirados".

Unas breves líneas que, sin embargo, se guardan tras el programa electoral el recuperar el Anteproyecto de la nueva Ley. Un texto que se impulsó bajo los breves meses que Sánchez estuvo en el poder y que antes de la convocatoria de abril se encontraba en negociaciones con todas las instituciones y federaciones españolas, con un amplio rechazo liderado por LaLiga. La patronal, que preside Javier Tebas, consideraba que el punto de la reforma que prohibía "el patrocinio de una liga sobre competiciones en las que no sean organizadores" hacía estallar su proyecto de LaLigaSports que da cabida a 64 deportes minoritarios con una inversión de 2,9 millones en el curso 18/19.

El PP es la única formación que destina un aspecto concreto para los Juegos Olímpicos

El cambiar este borrador del PSOE es uno de los puntos clave del grupo popular. También reduciendo su contenido respecto a abril, pero solo pasando de siete a tres puntos, los de Pablo Casado mantienen "el apoyo al deporte de base y las necesidades de los deportistas desde sus inicios", así como "elaborar una nueva Ley que regule el deporte profesional, la cooperación y coordinación entre Administraciones, facilite la transparencia y buena gobernanza de las entidades deportivas, la protección y el estatuto del deportista o la justicia deportiva".

Además, en otro de los aspectos, son los únicos que mencionan directamente un plan por el deporte olímpico, que tan cerca tiene a Tokio 2020, y consideran clave "promover el plan ADO (que promociona a los atletas antes de unos JJOO) y los valores asociados al olimpismo". Por último, su apoyo al colectivo femenino se resume en un "favorecer el deporte inclusivo".

Ciudadanos quiere "combatir la intolerancia en el deporte y garantizar la convivencia y el respeto a los símbolos constitucionales, endureciendo las sanciones"

También centrado en la nueva Ley, el grupo presidido por Albert Rivera iguala su contenido respecto a los últimos comicios y se concentra en que el texto "garantice las condiciones para la igualdad en su ejercicio y adaptación a los retos del siglo XXI". Además, se compromete a "mejorar el actual modelo de soporte económico y protección social de los deportistas e impulsar el reconocimiento mutuo entre las comunidades autónomas para establecer una única licencia deportiva válida en toda España".

En otro sentido, destaca su "apoyo a todas las deportistas, evitando la penalización en caso de embarazo y facilitando su retorno tras la maternidad haciendo que mantengan su condición de deportistas de alto nivel durante un plazo de cuatro años" y la propuesta de "acabar con la discriminación de premios" en las competiciones sustentadas por capital público.

El punto más distante de los naranjas respecto a otras formaciones es su compromiso a "combatir la intolerancia en el deporte y garantizar la convivencia y el respeto a los símbolos constitucionales, como el himno nacional o la Jefatura del Estado, en todas las competiciones deportivas, endureciendo las sanciones por comportamientos que ultrajen los símbolos constitucionales, enaltezcan el terrorismo o promuevan conductas de odio".

Unidas Podemos y Más País centran sus programas en el contenido social del deporte y la concienciación a través de los medios

Por último, tanto el programa de Unidas Podemos (que calca en el deporte las líneas de abril, con dos puntos sobre 289) como el de Más País se centran en el contenido social de este ámbito y la promoción gratuita dentro de los colegios. Los morados, liderados por Pablo Iglesias, consideran primordial "fomentar el deporte femenino mediante una ley de marco estatal, profesionalizarlo e inducir, a través de los medios de comunicación, su igualación en términos de presencia mediática, además de en premios y marco laboral".

Mientras, en los de Íñigo Errejón destacan dos compromisos, además de en el mencionado fomento del deporte como actividad saludable: la propuesta de "igualar al 50% las retransmisiones de equipos masculinos y femeninos en RTVE" y el plan concreto que el deporte debe tener "para ser inclusivo con el colectivo LGTBI+". Este último detalla en cuatro puntos un apartado específico dentro de la Ley del Deporte, "con el objetivo de garantizar los derechos LGTBI+", la implantación de un protocolo que garantice espacios libres de "LGTBIfobia" y sancione "conductas abusivas".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.