Construcción Inmobiliario

Abertis quiere recuperar peso en España a la espera del pago por uso

  • El mercado aguarda movimientos por parte de ACS y Atlantia tras llenar su caja en 2021
Sede de Abertis en Madrid

Abertis ha puesto sus ojos en una de las escasas oportunidades de inversión que hay hoy en España, Ausur, la concesionaria de la autopista de peaje AP-7 Alicante-Cartagena. Pralesa Concesiones y el Grupo Fuertes, dueña de ElPozo, venden el 100% del activo, valorado, con deuda, en unos 300 millones de euros.


 La compañía propiedad de ACS y Atlantia presentó la semana pasada una oferta indicativa dentro de un proceso en el que compite con varios de los fondos que más han zarandeado el mercado secundario de infraestructuras en España en los últimos años, como Vauban, DIF, Aberdeen, Bestinver y Equitix.

La de Ausur es la primera tentativa de Abertis en territorio español en años

Se trata de la primera tentativa de Abertis en territorio español en años. La última operación que intentó, al menos que se conozca, fue la de los túneles del Cadí y Vallvidrera. Ardian vendió su 49% y el grupo de origen catalán, con el 51%, ofertó más de 100 millones de euros para tomar el control total, pero el fondo galo Predica (Crédit Agricole) superó su propuesta. Fue en 2019.

Unos meses después Abertis enfrentó su primera reversión en España por la finalización de la concesión. Aumar, operadora de varios tramos de la AP-7 en la Comunidad Valenciana y Cataluña y de la AP-4 en Andalucía, levantó los peajes el 1 de enero de 2020. Lo mismo ocurrió con Acesa, gestora de otros tramos de la AP-7 y la AP-2 en Cataluña y Aragón, y con Invicat, concesionaria de varios tramos de la Generalitat, el pasado 31 de agosto. Estas tres concesiones abarcaban 1.013 kilómetros de los 1.559 kilómetros que Abertis explotaba en España hasta 2020. Su impacto en el resultado de la compañía, que durante años reclamó su extensión a cambio de inversiones como sucede en otros países en los que opera, es mayúsculo, toda vez que en 2019 representaron el 51,6% de sus beneficios.

En 2020, el mercado español ofreció dos oportunidades que podrían haber encajado en la estrategia de Abertis



En 2020, el mercado español ofreció dos oportunidades que podrían haber encajado en la estrategia de Abertis, pero la firma que dirige José Aljaro las descartó. Se trata de la Autopista del Sol, en Málaga, que Ferrovial y Unicaja vendieron a Meridiam, y de la Autopista de Guadalmedina, también en Málaga, que Sacyr transfirió a Vauban y Aberdeen. Ha habido otros procesos en España de infraestructuras viarias como los de ACS y Acciona, pero con modelos de peaje en sombra, no directo como quiere Abertis.

A las limitadas opciones en el mercado secundario, se suma la paralización de nuevas concesiones de carreteras en España. El Gobierno de Pedro Sánchez decidió a su llegada en 2018 detener la privatización de las autopistas de peaje quebradas que había asumido el Estado. Una decisión alineada con su posición de revertir las concesiones a su vencimiento. Entretanto, el compromiso adquirido el pasado año por el Ejecutivo con Bruselas para implantar el pago por uso en las vías de alta capacidad abrió una puerta para la esperanza a Abertis y el resto de operadores que llevan años defendiéndolo ante la falta de recursos presupuestarios para el mantenimiento. Sin embargo, los planes de Moncloa discurren hoy por una gestión pública, a través de Seitt, y no privada. El plan, en cualquier caso, se halla aún en una fase de análisis y dada la magnitud de la medida es de esperar que sea consensuada en el arco parlamentario, por lo que todas las opciones siguen vivas.

En ausencia de oportunidades en el mercado doméstico, Abertis apuesta por el exterior y ha catapultado su presencia internacional con la adquisición de Red de Carreteras de Occidente (RCO) y Elizabeth River Crossings (ERC), desembarcando así en México y EEUU. La inversión para estas operaciones superó los 2.500 millones de euros. Dos compras muy relevantes pero que, al menos por ahora, no cubren la pérdida de tamaño en España, relegado frente a Francia, Chile y México. Con Ausur recuperaría peso en su país de origen, aunque de manera modesta dados los números de la concesión.

Movimientos



La firma cuenta con una deuda elevada, pero también con la capacidad de sus dueños, ACS y Atlantia, con la caja llena tras vender el negocio de servicios industriales y Autostrade, respectivamente. El mercado aguarda movimientos y Abertis figura en el epicentro.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin