Victoria Santillana

Regulation Senior Manager BBVA

La inesperada aparición de la crisis del Covid-19 en 2020 obligó a los reguladores financieros a reaccionar con agilidad para garantizar el correcto funcionamiento del sistema bancario en unas circunstancias sin precedentes, enfocando su actividad en facilitar el apoyo de los bancos a las economías y posponiendo a 2021 la ejecución de otras iniciativas ya programadas. Así lo demuestran los objetivos estratégicos y las iniciativas recogidas en los planes de trabajo publicados por los principales organismos reguladores, tanto globales como de ámbito europeo.

El pasado diciembre y tras más de dos años de intensas negociaciones, se aprobó la revisión del sistema de supervisión europeo implantado a raíz de la crisis financiera iniciada en 2008. La revisión afecta a las tres Autoridades de Europeas de Supervisión (ESAs) y a la Junta de Riesgos Sistémicos, organismos que junto con la red de autoridades nacionales de supervisión son responsables de garantizar que la supervisión financiera en la Unión Europea sea apropiada.

Últimos artículos de Opinión