Julien Holtz

Estratega de emergentes de Pictet WM
blogtrade

El índice bursátil brasileño Bovespa es de los que peor comportamiento está registrando en 2021, sobre todo en los últimos meses. Ha llegado a caer un 15% frente a una subida del 16% del índice general MSCI y comportamiento plano del índice MSCI de emergentes. De hecho, ha llegado a cotizar en precio/beneficios esperados a doce meses 20 veces, por debajo de su media histórica, como en la Gran Crisis Financiera.

Unas 250 empresas chinas cotizan en EEUU, con capitalización agregada de 1,7 billones de dólares. Un 97% son American Depositary Receipts (ADR, que representan acciones de una compañía extranjera). De hecho, cotizar en EEUU es atractivo por la profundidad de su mercado, sus requisitos más laxos y las valoraciones generalmente mayores que las ofrecidas en Hong Kong o China continental. Esto explica por qué, a pesar de la incertidumbre regulatoria, la emisión de acciones de empresas chinas en EEUU ha llegado a los 18.000 millones de dólares este año, frente a 11.000 millones de promedio anual desde 2010.

El entorno actual supone un desafío para las tecnológicas chinas. La victoria de Biden en las presidenciales estadounidenses y el hecho de que los demócratas hayan ganado el control del Congreso es positivo, en la medida en que la nueva administración puede ser menos impredecible y más multilateral. Sin embargo, las tensiones entre EEUU y China están para quedarse y por ahora no hay razón para esperar que se alivien significativamente. Incluso la administración Trump saliente puede intentar imponer nuevas medidas antes de sus salida el 20 de enero. Por su parte las autoridades de China, aprovechando la experiencia de EEUU, parecen dispuestas a frenar el poder de las grandes tecnológicas nacionales. Así que a corto plazo conviene la cautela respecto al mercado de renta variable chino offshore.

Últimos artículos de Opinión