CEO de Enimbos

La situación provocada por el virus COVID-19 no tiene precedentes comparables en el pasado cercano. Además de la enorme pérdida de vidas provocada por la pandemia, que es la consecuencia más grave, estamos viviendo el impacto que tiene esta crisis en la economía. A pesar del proceso de desescalada del confinamiento y de la progresiva activación de la economía, las medidas adoptadas han ocasionado la paralización de numerosas empresas y sectores de actividad, la proliferación de Erte, los recortes de previsiones e inversión, y la incertidumbre en la economía. La consecuencia directa, para aquellas empresas que no pueden trabajar de forma telemática o se ven obligadas a transformar completamente su actividad, es la pérdida de negocio y el recorte de plantilla o, en el peor de los casos, el cierre.

Tribuna

La rápida evolución de los negocios está acelerando los procesos de migración a la nube, que afecta a empresas de todos los sectores.

Últimos artículos de Opinión