Fernando Argüello

Director general de FIDEX
Tribuna

Dicen que el fútbol es lo más importante entre las cosas menos importantes. Y lo cierto es que la celebración de la Supercopa de España en Yeda ha servido para poner Arabia Saudí en el centro del campo. Así, al margen de los goles, hay muchas más cosas en juego, como la obra civil. En este sentido, las ingenierías españolas han sabido posicionarse en el país asiático en un momento clave de su historia con el desarrollo del programa Visión 2030 con el que quieren diversificar su economía más allá del petróleo. Así, nuestras empresas están en condiciones de dar buenos bocados a ese gran pastel que contempla nuevos macroproyectos, a lo que hay que sumar las oportunidades de negocio que generará su apertura social y al exterior en sectores como turismo, entretenimiento o deportes, sin olvidar la sostenibilidad y la lucha contra el cambio climático.

Tribuna

Las principales ingenierías españolas apenas tienen el 10 por ciento de su negocio en España. En otros países tan avanzados como Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Alemania o Francia, lo habitual es que entre el 40 por ciento y el 60 por ciento del volumen de negocio proceda del mercado local. Entonces, ¿qué sucede?