Vivienda

'Venta por susurro': el 20% de las viviendas de segunda mano encuentran dueño sin anunciarse

  • Esta firma es cada vez más habitual en el inmobiliario español
  • Permite que la operación se realice hasta un 70% antes

La recuperación del sector inmobiliario tras la pandemia sanitaria es palpable. La compraventa de viviendas alcanzó las 53.410 operaciones el pasado mes de septiembre, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la cifra más alta desde 2008. Este contexto ha favorecido un aumento de la venta por susurro, o lo que es lo mismo, el cierre de operaciones de compraventa de viviendas de segunda mano en agencias inmobiliarias que no llegan a publicarse en los escaparates, webs o portales inmobiliarios.

Según la red inmobiliaria Comprarcasa, este sistema ya supone más de un 20% de sus operaciones, lo que representa un 10% más que hace un año. "Muchos inmuebles que van a salir a la venta ya tienen un comprador esperando, identificado en función de las características y necesidades que esperan de una vivienda y que han expuesto en su primer contacto con la agencia", señala Toni Expósito, CEO de Comprarcasa.

Por tanto, se trata, según explica Expósito "de unir la oferta y la demanda de una forma más profesional, personalizada y rápida, pues con la venta por susurro la operación se cierra hasta un 70% antes". Esta forma de venta de viviendas sin publicidad contribuye, además, a reducir la tasa de compradores insatisfechos, que suponen entre un 13% y un 15%, entre 4/5 puntos porcentuales más en los últimos meses, según datos del sector.

Según el CEO de Comprarcasa "es un método de trabajo que defiende los intereses del comprador, sin recurrir a la intermediación de poner de acuerdo a propietario y comprador e incluso sin que la vivienda esté ya publicada, lo que nos permita adelantarnos a posibles competidores". En esta línea, Expósito apunta que "este sistema de venta ha existido desde siempre, pero con el avance de la digitalización y las nuevas tecnologías, esta forma de operar se ha visto mucho más pronunciada".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.