Vivienda - Inmobiliario

Así son las espectaculares suites (y sus terrazas) más lujosas de Madrid

  • El Rosewood Villa Magna ha inaugurado sus estancias más exclusivas
  • Anglada House es la estancia más amplia del hotel, con una extensión de 410m2

Los hoteles de lujo de la capital española se preparan para la temporada de verano. Y lo hacen a lo grande. Es el caso del Rosewood Villa Magna, que ha inaugurado sus Signature Houses, sus cuatro estancias privadas más exclusivas, espectaculares y espaciosas. Tienen un estilo residencial, sofisticado, contemporáneo y al mismo tiempo acogedor firmado por el estudio de interiorismo australiano BAR Studio.

La última planta del edificio alberga las suites Anglada House y Salamanca House, que destacan por sus amplísimas terrazas ajardinadas con extraordinarias vistas panorámicas sobre Madrid.

La terraza de Anglada House mide 150 m2 y la de Salamanca House 140 m2, lo que las sitúa entre las suites con los espacios abiertos privados más amplios de un hotel de lujo de una capital europea. Ambas terrazas han sido acondicionadas para que se pueden disfrutar durante todo el año y son perfectas también para acoger exclusivos eventos privados.

Anglada House rinde homenaje con su nombre al palacete que en 1870 mandó construir el eminente empresario y político español Juan Anglada en la finca donde se levanta ahora Rosewood Villa Magna. Es la estancia privada más amplia del hotel, con una extensión de 410m2 (260 de interior y 150 terrazas), dos dormitorios, un estudio de trabajo y capacidad para seis huéspedes.

La disposición abierta de sus salones, comedor y cocina con isla recuerda a un amplio loft contemporáneo de aire residencial en el que no hay separaciones rígidas entre estancias ni tampoco entre el interior y la amplia terraza.

Gracias a sus amplios ventanales de suelo a techo y a esta configuración de sus zonas comunes, las vistas panorámicas de Madrid se disfrutan desde todos los espacios. A la sensación de encontrarse en un gran apartamento muy sofisticado con aire de residencia particular, contribuyen detalles como la chimenea junto a los sofás, la cuidada selección de piezas de mobiliario de las mejores casas europeas, como Monteni&C o Minotti, la cálida iluminación de unas lámparas hechas a medida, y, por supuesto, las obras de arte.

El buen hacer de los maestros artesanos se ve en detalles como el acanelado de Campaspero que recubre las terrazas, una piedra caliza de gran calidad procedente de Valladolid. 

Salamanca House refleja igualmente este ambiente "clásico contemporáneo" y ese equilibrio entre lo cosmopolita y lo local que crea el sense of place propio de la filosofía Rosewood. Estamos ante la segunda "Signature House" por amplitud, con una superficie total con terraza de 250 m2 ubicada igualmente en la última planta del edificio.

Una planta novena que recibe al huésped con la obra "Spreading a Wing", de Josephine Cardin, una fotografía artística de gran formato que nos introduce sutilmente en ese ambiente aristocrático y evocador del siglo XIX con un toque moderno y que anticipa el tono de ambas Houses.

Comparte con Anglada House sus rasgos característicos de interiorismo y nivel de detalle ya descritos y dispone de un único dormitorio, si bien puede ampliarse con varias suites contiguas hasta disponer de 4 dormitorios

Castellana House, situada en la segunda planta con vistas a la Castellana, ofrece un alojamiento espacioso de unos 130 m2, con dos habitaciones, un elegante salón, así como tres baños completos y una capacidad de hasta 5 huéspedes, lo que la convierte en una opción ideal para familias.

Por último, está Cedros House. Debe su nombre al cedro centenario situado en el jardín de la entrada, y cuya frondosa copa coinciden con los ventanales de la suite, creando la sensación de estar en un bosque en el corazón de Madrid. Sus 95 m2 ofrecen un alojamiento espacioso, con un espacioso salón y comedor, un dormitorio y una cocina de servicio.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.