Vivienda - Inmobiliario

Cinco consejos para reformar tu vivienda

  • La reforma media en España ronda los 30.000 euros más IVA
  • La falta de suministros obliga al propietario a planificar todas las actuaciones

El mercado inmobiliario está liderando la recuperación económica tras la pandemia. Los precios medios de venta se sitúan ya por encima de 2020, y tanto instituciones como agentes de mercado señalan que el sector inmobiliario se ha convertido en un seguro donde invertir en estos tiempos de inflación e inestabilidad geopolítica.

Dentro del mercado, las reformas se han visto animadas por la tendencia creciente de la compraventa. La consecuente revalorización de los inmuebles, unido a la llegada de fondos europeos destinados a reformas y las nuevas necesidades surgidas tras la pandemia han creado una tendencia favorable para rehabilitar inmuebles.

Sin embargo, la crisis de suministros afecta también a este sector, por lo que Housell; la compañía proptech de servicios inmobiliarios, presenta una serie de consejos de la mano de su partner para reformas Acierta Hogar, para emprender una reforma y sortear la falta de suministros.

1. No temer a la ruptura de stock. Aunque desde Acierta son conscientes de los problemas en la cadena de suministro, señalan que estos afectan más a obra nueva "y en general para reformas domésticas hay materiales". Desde la compañía señalan que en caso de ruptura de stock, facilitan a clientes otros proveedores o materiales similares para avanzar con el proceso.

2. Apostar por la sostenibilidad. Los servicios tradicionales de albañilería, fontanería y pintura siguen siendo el denominador común de estas obras, pero cada vez emergen con más fuerza medidas encaminadas hacia el ahorro y la eficiencia energética. La sostenibilidad es una de las preocupaciones de los compradores a la hora de adquirir un inmueble, y esto se traslada a las reformas. Las instalaciones de aerotermia, fotovoltaica, suelos radiantes y cambios de ventana empiezan a ser muy comunes en las reformas domésticas.

3. Tener en cuenta las tendencias del sector. Si algo ha provocado la pandemia en el sector inmobiliario es un cambio en los gustos y necesidades de los compradores. "El aprovechamiento de la luz, los espacios abiertos y la eliminación de elementos poco útiles como el hall de entrada son conceptos que empiezan a calar en el cliente", explica Ignacio Velázquez, director de Acierta Hogar.

Estas tendencias son un punto a tener muy en cuenta si buscamos la revalorización de un inmueble, "en algunos casos una inversión de 30.000 euros puede convertirse en un aumento del valor de tu inmueble de 80.000 euros", señala Velázquez.

4. Planificar todo el proceso. Una buena planificación antes de ponerse "manos a la obra" es tan importante como la reforma en sí misma. Tómate tiempo en seleccionar los proveedores, establecer unos plazos y firmar un contrato por el que todo quede estipulado; tiempos, precio y participantes. La reforma media en España ronda los 30.000 euros más IVA, una cantidad nada desdeñable que obliga a estudiar la situación antes y durante la reforma.

5. Guarda una cantidad para "imprevistos". A la hora de acotar el presupuesto, es importante no ir al límite. Durante la obra pueden surgir multitud de inconvenientes, o incluso el propietario puede ver nuevas opciones. Para no tener que seguir adelante con una reforma imperfecta, es recomendable guardar una partida para posibles cambios en el proceso. Entre un 10% y un 15% del presupuesto total debería ser suficiente para completar nuestra reforma con éxito.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin