Vivienda - Inmobiliario

Ejemplo práctico de cómo transformar un edificio

  • Incluye cambios en la fachada, cubierta, carpintería exterior y en la caldera
  • Cada propietario podría beneficiarse de 5.300 euros de desgravaciones fiscales

Algunas comunidades autónomas han activado ya las ayudas para la rehabilitación residencial procedentes de los fondos Next Generation EU. En total, el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que canaliza la inyección europea movilizará 3.420 millones de euros destinados a la rehabilitación de barrios, edificios y viviendas. Pero, ¿qué actuaciones se pueden llevar a cabo? ¿Qué supone para una comunidad de propietarios rehabilitar su edificio? ¿Cómo se financia el proyecto?

Según una simulación realizada por Agentia R+, la joint venture creada por Acerta y Tinsa que actúa como agente rehabilitador, un edificio con calificación energética G -poco eficiente- en el que se lleven a cabo actuaciones por valor de 1,1 millones de euros, podría beneficiarse de ayudas por valor de 752.000 euros.

El caso práctico se basa en un edificio de 10 plantas y 40 viviendas construido en 1970 en el barrio de Aluche (Madrid), e incluye mejoras en la fachada y cubierta, cambios en la carpintería exterior y en la caldera de calefacción central.

En concreto, se contempla la instalación en la fachada de un sistema de aislamiento térmico (SATE), más de 200 nuevas ventanas con perfiles de PVC y tratamiento térmico con acristalamiento triple vidrio con cámara de aire deshidratada, una cubierta ventilada con capa separadora de geotextil y baldosa aislante y, por último, tres calderas en bloque de condensación a gas de alta eficiencia, mixta para calefacción y ACS.

El proceso total de rehabilitación se ejecutaría en un plazo de entre ocho y nueve meses. "Queremos que las actuaciones sean por el exterior, y cuando tengamos que actuar por dentro de la vivienda será poco invasivo", explica David Paramio, director general de Agentia R+.

Los propietarios de las viviendas lograrían un ahorro del 65% en su factura energética, al tiempo que reducirían un 75% las emisiones de dióxido de carbono y conseguirían revalorizar su vivienda en torno a un 16%. A todo ello hay que añadir un "importante salto cualitativo en confort en cuestiones como el bienestar térmico, la calidad del aire o la protección frente al ruido, por citar algunos ejemplos", explica el responsable de Agencia R+.

Menos consumo de energía

El Real Decreto 853/2021, de 5 de octubre, por el que se regulan los programas de ayuda en materia de rehabilitación residencial y vivienda establece que son subvencionables aquellas actuaciones de mejora o rehabilitación que reduzcan en al menos un 30% el consumo de Energía Primaria No Renovable (EPNR) del edifico. Hay que tener en cuenta que cuanto mayor es el nivel de ahorro, mayor es la cuantía máxima de las ayudas que se pueden obtener, de acuerdo con una escala.

Además, si el edificio está situado en las zonas climáticas C, D y E (según la clasificación establecida por el Código Técnico de la Edificación) las actuaciones tienen que conseguir, además ese 30% de ahorro mínimo en el consumo EPNR, una reducción de la demanda global anual de calefacción y refrigeración del 35% (zonas climáticas D y E) o del 25% (zona climática C).

En el edificio analizado por por Agentia R+ se reduciría un 71% el consumo de energía primaria no renovable, lo que permitía mejorar la calificación energética del edifico de G a D, consiguiendo también un ahorro del 60% en la demanda global de calefacción y aire acondicionado.

Las desgravaciones

La actuación de rehabilitación del edificio madrileño supone una inversión de 27.597 euros por vivienda, según las estimaciones de Agentia R+. En este caso concreto, cada propietario puede beneficiarse de hasta 18.800 euros de ayudas europeas y de 5.300 euros de desgravaciones fiscales en dos años, por lo que la inversión neta final para el propietario ascendería a 3.500 euros, lo que supone 39 euros al mes.

"Como agente rehabilitador nos encargamos de negociar con las entidades financieras -que tienen que ayudar a que esto salga adelante- y conseguir el mejor producto para cada comunidad de propietarios. Queremos que se consiga la subvención, pero también que el importe total a pagar por cada vecino sea pequeño", dice el director general de Agentia R+.

El experto explica que el grueso de viviendas con mayor potencial para rehabilitar se encuentra en las grandes ciudades y en aquellos núcleos urbanos donde el clima es más agresivo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin