Vivienda

El sector inmobiliario urge a agilizar los fondos europeos para rehabilitación

  • Eduard Mendiluce considera que hay que insuflar mucha velocidad en los fondos para ejecutar muchos recursos
  • Carolina Roca afirma que es necesario que exista una nueva línea de negocio para que se consuman el 100% de los fondos
Madrid

Las empresas del sector inmobiliario ponen de manifiesto la necesidad de que la llegada de los fondos europeos se agilicen para lograr canalizar el 100% de las ayudas y hacer frente a los retos de un sector que ya está tensionado por el incremento de los costes energéticos y la falta de mano de obra.

Así lo han expresado los directivos y expertos que han participado en la Jornada 'Rehabilitación de Viviendas: La oportunidad de los fondos Next Generation' organizada por elEconomista y patrocinada por EFFIC, una iniciativa de Anticipa Real Estate y Aliseda Inmobiliaria.

"Estamos en un momento en el que tenemos que insuflar mucha velocidad en los fondos, ya que tienen que ejecutarse muchos recursos", explica Eduard Mendiluce, CEO de Anticipa Real Estate y Aliseda Inmobiliaria. 

Lo cierto es que España se encuentra ahora ante una oportunidad historica para rehabilitar un parque de viviendas que está obsoleto, una situación que podría penalizar a los propietarios de los inmuebles en un futuro, ya que según Mendiluce, podría darse la situación dentro de un tiempo de que si no se "tiene un certificado de eficiencia energética mínimo para una vivienda esta no se pueda transmitir".

Según afirma el experto, esta es una tendencia que en Europa está tomando cada vez más cuerpo y que llegará a España tanto por la concienciación por el medio ambiente como por los elevados precios de la energía. Por ello, cree que "la rehabilitación de edificios ha venido para quedarse".

Si bien, pese a la ilusión y el positivismo que hay en el sector por la recepción de estos fondos, lo cierto cierto es que falta "todavía mucha concreción", explica Salvador Díez, presidente del Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas, que reconoce que pese a ello hay mucho interes. "Se está hablando mucho del tema, está en el ambiente y se están comentando los proyectos, las iniciativas, las ayudas... pero no se está concretando".

Respecto a esta falta de concreción, Carolina Roca, vicepresidenta de Asprima, considera que es necesario que exista una nueva línea de negocio para que realmente se cumplan los objetivos y se consuman el 100% de los fondos asignados en los 6 años de los que se disponen, por tanto recalca que "ya estamos perdiendo el tiempo".

Carolina Roca: "Aun faltando esa campaña de publicidad ya se está tensionando la poca estructura que teníamos de gestión de rehabilitación."

Según ella, la rehabilitación de edificios "es un subsector de la construcción que durante muchísimos años a lo máximo a lo que ha llegado es a una rehabilitación de 30.000 viviendas anuales y le vamos a pedir para el consumo efectivo de los fondos llegar a una media de 90.000 viviendas anuales rehabilitadas desde el 2021. Es decir, que si no hemos rehabilitado 90.000 en el 2021 pues habrá que incrementarlas en el 2022 para llegar a las 560.000".

La vicepresidenta de Asprima ha explicado que el mercado de la rehabilitación ya está tensionado incluso sin haber realizado una campaña de publicidad ni una comunicación clara, que son necesarias para el consumo de las ayudas. 

Esto se debe a diversos motivos tales como "una total escasez de mano de obra y el envejecimiento de nuestras plantillas. Además, no logramos captar a gente jóven para incorporarse como mano de obra y a todo eso se ha unido desde septiembre un incremento de los costes de nuestras materias primas, problemas en los suministros y ya la guinda han sido por supuesto la invasión de Ucrania y el incremento de los costes energéticos"

En este sentido, Díez pone sobre la mesa la problemática que puede generar el encarecimiento de las materias primas, ya que "cuando se han diseñado los presupuestos de las ayudas, hace un año, el entorno era distinto. Ya había algunos problemas de recursos, sobre todo humanos, pero desde luego no lo que estamos viviendo en este momento. Así que por un lado está el retraso en las publicaciones de las ayudas, que dilatan el proceso, y que se suman a los problemas de otro orden que han ido surgiendo y que hay que resolver".

En este sentido, Mendiluce, apunta que los problemas del entorno ahora mismo en materiales son coyunturales, aunque los de la mano de obra responden a un esquema más estructural.

Eduard Mendiluce: "El esquema que se ha propuesto yo creo que es muy competitivo, teniendo en cuenta que la subvención tiene en cuenta una deducción por IRPF y si además lo financiamos adecuadamente es que el gasto para el propietario es mínimo".

Para enfrentarse a estos retos, Roca cree que deben llevarse a cabo iniciativas que se dispersen por todo el tejido gestor nacional y que se pongan "esas primeras piedras y esos gérmenes en las comunidades de propietarios" para conseguir llegar al consumo total de los fondos. También destaca la necesidad de llevar a cabo un seguimiento y en el caso de que los fondos europeos no se consuman en el grado suficiente, afirma que es necesario "tener capacidad de reacción".

Respecto a esto, ha destacado las antiguas políticas de vivienda en las cuales al final de cada año se valoraba tanto la financiación convenida o cualificada consumida como las subvenciones y consumidas por comunidad autónoma y por sector y a partir de ahí si no se había consumido lo estipulado por objetivos en cada comunidad autónoma había la posibilidad de desviar esos fondos hacia otros proyectos para al final conseguir el objetivo.

Por su parte, Francisco Javier Martín Ramiro, director general de Vivienda y Suelo del Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana cree que "tenemos el gran reto de la velocidad pero la velocidad tiene sus riesgos también, los riesgos de cualquier actividad que es relativamente nueva y que necesita un tiempo para ir generando un mercado sano y una competencia que al final beneficie al consumidor y, en este caso, a los propietarios". Sin embargo, considera que es una oportunidad para hacer un lanzamiento potente de todo lo que han trabajado las administraciones con las diferentes estrategias y "esa oportunidad la tenemos que aprovechar".

Todos han coincidido en la oportunidad que suponen estos fondos para el sector por sus múltiples ventajas: "el esquema que se ha propuesto creo que es muy competitivo, teniendo en cuenta que la subvención tiene en cuenta una deducción por IRPF y si además lo financiamos adecuadamente el gasto para el propietario es mínimo", ha dicho Eduard Mendiluce, que ha recordado que la rehabilitación de una vivienda supone una revalorización de la misma del entorno del 10%.

Salvador Diaz también ha incidido en esta cuestión: "el sector de rehabilitación siempre ha estado demandando dinero, ayudas fiscales, financiación de los bancos, que las ayudas no tributen... Todo esto existe ahora. La cuestión es cuál es el detonante para que efectivamente se ponga en marcha todo este proceso".

Colaboración público-privada

Carolina Roca ha puesto en entredicho el real Decreto que regula las líneas de ayudas a la rehabilitación de viviendas y promoción de vivienda social asequible ya que, según dice, limita la colaboración público-privada, debido a que la normativa establece que el sector privado tendría que ser colaborador, no promotor. "Hemos perdido una gran oportunidad de verdaderamente reactivar esa promoción construcción de vivienda social".

Roca denuncia, además, que el Real Decreto cierra las puertas a la captación de inversión privada ya que esta se suele centrar en las comunidades de propietarios y el decreto se limita a un plan de rehabilitación urbanística. "La regeneración urbana es complicada, hay ejemplos de rehabilitación urbana realizada por iniciativa privada que han sido larguísimos en el tiempo y de escasísima rentabilidad si no nula y por eso en nuestro planteamiento se buscaba un incentivo más importante que es que al final la operación se saliese rentable para el promotor o para el agente regenerador". En este sentido, la vicepresidenta de Asprima considera que los Fondos europeos no son suficientes para salvar estos obstáculos.

Por el contrario, Martín Ramiro, sí cree que los fondos van a crear nuevos modelos que van a permitir la colaboración público-privada. "Estamos empujando a muchas comunidades autónomas a promover esas fórmulas de colaboración público-privada, es verdad que sobre un suelo público, pero en el que las empresas privadas van a actuar no solamente como promotor".

"Ayer hablábamos con una comunidad autónoma pequeña de las que teóricamente no tienen un grave problema de vivienda, una enorme demanda ni tensión y sin embargo sus promotores locales están estudiando el modelo para ir a licitar pequeñas promociones de pocas viviendas, algo que pensábamos que no iba a ser posible, pensábamos que solo iba a haber espacio para el gran inversor que busca el volumen y que busca escala", ha explicado.

Según afirma, en la parte de rehabilitación el objetivo fundamental es que la colaboración público-privada y la multiplicación de fondos se produzca lo más posible y considera que va ocurrir desde diferentes modelos. "Ya hay iniciativas que están tratando de estimular a que los ayuntamientos y las comunidades autónomas saquen esa colaboración para los barrios, que se va a producir en algún caso y yo creo que sin duda alguna es el modelo que tiene futuro."

Incide en que es cierto que esta cuestión choca con una normativa urbanística pero defiende que tiene que ser la oportunidad para intentar desbloquear todos esos engranajes e introducir nuevos modelos.

En este sentido, Eduard Mendiluce, considera que "todos tenemos que sumar y remar en la misma dirección". Por su parte, Salvador Díez, presidente del Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas, cree que "lo mejor que puede pasar es que haya mucha gente que intervenga en este mercado y se produzcan muchas ofertas para que así lleguen a las comunidades de propietarios y realmente puedan tomar sus decisiones."

El papel de los bancos

Jorge Fernández Cascán, director financiación personal en Santander España, ha explicado cual es el rol de los bancos ante el impulso de este sector gracias a los fondos Next Generation. En primer lugar "concienciar, dado nuestro conocimiento y capacidad asesoría en el día a día con los clientes. Creo que los bancos tenemos que ser un agente claro en comunicar y en generar esta necesidad". También "ayudar a los clientes a identificar cuáles son las ayudas que tienen a su disposición, cuáles son los proveedores con los que puede trabajar". Y por último "proveer de estas soluciones de diferenciación que en este caso las estamos diseñando y las lanzaremos próximamente para que se adapten a las distintas necesidades de actuaciones y con las condiciones financieras adecuadas".

Destaca la necesidad de estar alineados para conseguir más fondos en el futuro puesto que siguen detectando una necesidad real de los clientes. "Hemos hecho estudios y hemos analizado su comportamiento, su gasto energético, la clasificación energética de sus viviendas y creemos viene una demanda inmediata"

Por ello, ofrecen diversas facilidades: "estamos ampliando los plazos más allá de los créditos de consumo que tenemos habitualmente y además le estamos añadiendo carencia para que el cliente no tenga que pagar hasta que la obra está ejecutada y perciba esas mejoras en la factura de la luz. En viviendas estamos hablando de una carencia en torno a unos 12 meses y en Comunidad de propietarios a 24". Además, financiarán el 100% de la parte no subvencionable de la rehabilitación.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin