Transportes y Turismo

Los tres grandes puertos españoles ganan tráfico de contenedores con la crisis del mar Rojo

Terminal del puerto de Valencia.
Valenciaicon-related

La crisis en el transporte marítimo mundial por los ataques a los buques mercantes en el mar Rojo ya deja notar sus efectos en los tres grandes puertos españoles, que están sabiendo aprovechar su estratégica posición geográfica.

Su proximidad al Estrecho de Gibraltar y a la ruta atlántica que ahora bordea toda África para conectar Asia con Europa ha convertido a Algeciras, Valencia y Barcelona en puntos neurálgicos para conectar esas líneas con el resto del Mediterráneo y los puertos en que hacían escala los barcos que cruzaban el Canal de Suez.

Ese denominado efecto trasbordo ha supuesto un incremento notable en el tráfico de contenedores en lo que va de año de los tres grandes recintos portuarios españoles en un 10,5% de forma conjunta. Así, según las estadísticas de las autoridades portuarias de enero y febrero, Barcelona acumula un crecimiento de más del 17% en tráfico de contenedores. Valencia, el primero de España por volumen de esta carga, aumenta casi un 10%, mientras que Algeciras, el más cercano al Atlántico, ha crecido casi un 8%.

Precisamente al otro lado del Estrecho se encuentra el gran rival, el marroquí Tánger Med, que supera en contenedores a los puertos españoles, aunque el hecho de operar ya a una elevada tasa de capacidad reduce sus posibilidades de captar estos tráficos.

En el caso de Valencia, fue especialmente significativo el incremento registrado en estos dos meses con Lejano Oriente, de más del 19%, y especialmente con China, con el que movió 93.636 contenedores, lo que supone un 29,99% más en lo que va de año.

Pero además el puerto valenciano prácticamente duplica en dos meses los tráficos con países que se conectan a través del Mediterráneo Oriental y cercanos al Canal de Suez, como el propio Egipto, que crece un 97,44%, y Arabia Saudí, con otra subida del 97,14%. Lo mismo ocurre con países europeos más orientales, como Grecia, con un alza de casi el 80%.

Una situación que la propia Autoridad Portuaria explica por el incremento en los muelles valencianos de ese tráfico en tránsito, que se desembarca de los grandes portacontenedores interoceánicos con origen principalmente en Asia y que luego se vuelven a embarcar en buques más pequeños con destino a otros puertos del Mediterráneo, que ahora han quedado fuera de la tradicional ruta marítima por el Canal de Suez y el mar Rojo. Un indicador de ese fuerte incremento del trasbordo es que los movimientos de contenedores vacíos en Valencia han crecido un 20%, precisamente por la necesidad de las grandes navieras y operadores de readaptar sus operaciones a los cambios de rutas.

Más barcos y repostajes

En el caso de los muelles de Algeciras y Barcelona, también el subidón de los contenedores en tránsito es superior al incremento general. Así, en el puerto andaluz, que por su ubicación a medio camino entre Atlántico y Mediterráneo siempre ha tenido un fuerte componente de trasbordo, los contenedores en tránsito internacional se incrementaron un 10,66%. Además, entre enero y febrero en las terminales del puerto gaditano amarraron 614 barcos portacontenedores, un 25% más que en el mismo periodo del año anterior.

Los efectos del bloqueo en el mar Rojo también se han percibido en uno de los principales servicios que ofrece el puerto de Algeciras a los que buques que cruzan por uno de los grandes nodos de las rutas marítimas. Así, el suministro de combustible a barcos en la bahía en enero y febrero creció un 35%. Durante este periodo repostaron más de 1.100 buques, de los que la mitad lo hicieron en fondeo, según explícita la autoridad portuaria.

En los muelles de la ciudad condal el crecimiento del trasbordo en apenas dos meses fue más vertiginoso, del 40,4%. En el caso del puerto catalán, destaca que por origen y destino el país con mayor crecimiento es Marruecos, del 66%, muy por delante de Estados Unidos (con 6,6% más) y Turquía (un 4,6% más).

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud