Transportes y Turismo

Uno de los pueblos medievales más pequeños de España, construido sobre un acantilado de 50 metros de altura

Vista aérea del pueblo medieval Castellfollit de la Roca. Firma: iStock

El pueblo más pequeño de la provincia de Girona y el segundo de Cataluña, destaca por ser uno de los más espectaculares de España. Es un municipio medieval situado a pocos kilómetros de la frontera con Francia y con 926 habitantes. Se trata de Castellfollit de la Roca y lo más curioso es que fundó en el borde de un acantilado de 50 metros de altura y tiene solo un kilómetro cuadrado de territorio.

La primera mención que se hizo a este pueblo fue en el siglo XI, donde se hacía alusión al antiguo castillo de la zona que era propiedad del vizcondado de Bas. Dos siglos después, quedó en manos de la corona española pero dos terremotos, ocurridos en 1427 y en 1428, dañaron la estructura que generaron derrumbes. Las invasiones del pueblo francés en el siglo XVIII también hicieron estragos en el municipio.

Aún así, Castellfollit de la Roca logró mantener su encanto y por ello recibe miles de visitas de turistas cada año. Se ubica cerca de Girona y Figueres. Destaca por tener la única cantera de basalto activa en España que fue fundada en el siglo XIX.

Uno de sus mayores atractivos es su lugar de asentamiento, un riscal basáltico de más de 50 metros de altura por casi un kilómetro de longitud.

Este pueblo se encuentra dentro del Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrocha y se construyó sobre la superposición de dos coladas de lava distintas. El acantilado sobre el que se emerge tomó esa forma por la erosión de los ríos Fluviá y Toronell.

Qué ver en Castellfollit de la Roca (Girona)

Dentro del municipio destacan sus calles empedradas estrechas y su casco antiguo. Hay varios puntos de interés como sus casas, que se construyeron con rocas volcánicas de la zona.

El mirador de Josep Pla deja unas vistas maravillosas al borde del precipicio. Interesante visitar la Iglesia de San Salvador, fundada en el siglo XIII, el Museo del Embutido y el Museo de Vietnam. En la Plaza de Sant Roc se ubica la Torre del reloj.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud