Telecomunicaciones y tecnología

Cuatroochenta crea su primera filial en EEUU a través de su firma de ciberseguridad

  • Inveready amplía de 4 a 5 millones su inversión en bonos convertibles
Alfredo R. Cebrián, CEO de la firma.
Valencia

La empresa de soluciones tecnológicas de gestión para empresas Cuatroochenta ha hecho realidad uno de los objetivos que se había marcado con su salida al mercado BME Growth: el crecimiento internacional.

La compañía castellonense acaba de constituir a través de Sofistic, su firma de ciberseguridad, una sociedad con sede en el Research Triangle Park de Durham-Raleigh, el es estado de Carolina del Norte, considerado el segundo polo de industrias de alta tecnología del país.

En principio prevé extender en 2023 la actividad en Norteamérica a otros productos y servicios tecnológicos de su cartera, aunque el desarrollo en ese mercado aún es muy incipiente.

"Todavía tenemos un tamaño muy pequeño, pero suficiente para haber consolidado los pilares de negocio", explicó el CEO de la compañía Alfredo R. Cebrián durante una presentación a los inversores. La startup castellonense ya genera el 15% de sus ingresos fuera de España. Precisamente en ciberseguridad a través de Sofistic, la única empresa que tras adquirir mantiene su marca independiente, ha crecido un 29% en 2021.

Más financiación

Para ese crecimiento, la compañía firmó en 2021 un acuerdo de inversión con Inveready para la emisión de hasta 4 millones de euros en bonos convertibles, que en el mes de abril de 2022 se ha ampliado a 5 millones. "Una alianza estratégica que nos permite continuar desarrollando el plan de crecimiento, de la mano de una gestora con una amplia experiencia en compañías en expansión y una extensa red de contactos", ha afirmado el CFO, David Osuna .

La firma castellonense cumplió sus previsiones con unos ingresos proforma de 14,8 millones de euros, con lo que multiplica por ocho su negocio en 5 años, con un 26% en el último año. En el caso de las cuentas auditadas, la cifra de negocio se situó en 13,74 millones, con un ebitda de 1,21 millones, ligeramente inferior al proforma del año anterior, y cerró con pérdidas netas de 818.707 euros por el aumento de amortizaciones y gastos de personal.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.