Tecnología

Inmersión en los videojuegos a un nuevo nivel: así es la iluminación de Philips con Razer

  • Las luces se coordinan con los videojuegos para interactuar de forma simultánea

La concentración en los videojuegos de alto nivel pasa, en la mayoría de los casos, por la inmersión total en la partida. No hablamos de jugar en realidad virtual, sino de hacerlo en un entorno cómodo y adaptado a nuestro estilo de juego, pero que a la vez nos introduzca en el juego gracias a un sistema envolvente. Razer ha dado varios pasos hacia ello. Lo ha hecho con auriculares que permiten sentir el sonido

Razer ha dado varios pasos hacia ello. Lo ha hecho con una serie de periféricos hápticos que conforman un ecosistema que reaccionan y vibran en función de cómo se desarrolle la partida para que el usuario sienta el juego. Ahora, de la mano de Philips la compañía especializada en estilo de vida para gamers ha ido un paso más allá y ha incorporado el color en la experiencia. 

La habitación se volverá roja cuando nos disparen, azul cuando caigamos al agua o brillará de diferentes colores en función de los elementos que estemos manipulando en la partida. Una sensación que nos lleva a olvidar que nos encontramos en nuestro cuarto para pasar a entrar en el juego.

La vinculación entre el sistema de iluminación de los periféricos de Razer y las luces de Philips se hace a través de Synapse 3, el software de la compañía de videojuegos que permite programar botones, asignar macros, personalizar efectos de iluminación Razer Chroma, así como productos Hue de la compañía holandesa.

Uno de los títulos con los que es compatible el sistema es el Apex Legends, el popular battle royale que ahora reacciona con diferentes luces llenando la habitación con diferente iluminación según lo que esté sucediendo. 

Un proceso de vinculación asequible, una experiencia increíble

Nadie diría que la luz puede crear un ambiente tan distinto de juego, pero verdaderamente se consigue una inmersión total en la partida. Para tener el entorno adecuado, hay que asumir una preparación previa que, aunque asequible, habrá que realizar con detalle empezando por el equipo. 

Una configuración óptima pasa por un par de lámparas portátiles Hue Go para colocar en los laterales del monitor o unas barra de luces Hue Play, así como unas bombillas Hue de color. En este caso no usamos la Play sino que configuramos el área de entretenimiento con dos Go y una bombilla.

Una vez que se establece en la aplicación dónde y va ubicada cada punto de luz, Razer hace la magia y coordina todo el color a través de Synapse 3, que integra la iluminación al juego. Además, esta experiencia es completa cuando contamos con los periféricos de la compañía, pues las luces RGB de todos los dispositivos funcionan a la vez para conseguir una experiencia más detallada.

De este modo, los periféricos y la habitación se iluminarán de forma coordinada cuando nos disparen, nos quede poca vida o abramos un cofre. Una información adicional que nos permite enfocarnos en la partida. 

En el momento que empieza la partida seremos capaces de identificar donde estamos, qué está sucediendo o quién no está disparando únicamente por el color en el que se tiñen las paredes.

La inmersión es tan fluida y permite meterse tanto dentro del juego que una vez que se ha probado es complicado jugar a otra cosa sin ellas con el mismo nivel de concentración en la partida. Es una experiencia a recomendar y una vez que el jugón la prueba, es difícil decir renunciar a ella.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0