Tecnología

Invisibles y letales: así son los misiles Taurus que quiere Zelenski para cambiar el curso de la guerra en Ucrania

Uno de los Taurus. Wikimedia

A poco más de dos años del inicio de la Guerra de Ucrania, una nueva arma ha entrado en juego, aunque todavía solo de forma virtual. Hablamos del misil Taurus, que ha ocasionado una particular crisis política en Alemania.

Mientras Ucrania se defiende con uñas y dientes de la invasión rusa, su gobierno busca desesperadamente aumentar su capacidad de respuesta con armamento de largo alcance. Ahí entran en juego una remesa de misiles Taurus que iban a ser entregados por Alemania, que pero han generado polémica interna en el país teutón.

Los misiles Taurus: qué los hace tan temibles

El Taurus KEPD 350 (acrónimo en inglés que significa Target Adaptive Unitary and Dispenser Robotic Ubiquity System), no es un misil cualquiera. Diseñado para ser lanzado desde aviones, este misil de crucero destaca por su capacidad furtiva y su impresionante alcance de 500 kilómetros. Pero, ¿qué es lo que hace al Taurus tan especial y codiciado en el campo de batalla?

Desarrollado por el consorcio europeo EADS y fabricado por la empresa TAURUS Systems GmbH, el Taurus se caracteriza por su tecnología de baja detectabilidad. Esta capacidad le permite volar bajo, a unos 10-30 metros sobre el suelo, haciendo que sea menos visible para los radares enemigos. Además, está equipado con un motor capaz de alcanzar Mach 0,9 y puede portar una ojiva de 500 kg, lo que le permite atacar infraestructuras clave con una precisión milimétrica.

Especificaciones técnicas del Taurus

  • Peso: 1.400 kg
  • Longitud: 5,1 m
  • Diámetro: 1,08 m
  • Alcance: 500 km
  • Altitud de vuelo: 30-40 m
  • Velocidad máxima: aproximadamente 1.115 km/h (0,85-0,95 Mach)
  • Sistema de guía: combinación de Navegación Basada en Imagen (IBN), Sistema de Navegación Inercial (INS), Navegación Referenciada al Terreno (TRN) y GPS militar (MIL-GPS)
  • Plataformas de lanzamiento: aviones como el Panavia Tornado, Eurofighter Typhoon, Saab Gripen, EF-18 y F-15K Slam Eagle.

El Taurus no solo es un instrumento de guerra, sino también un símbolo de la tecnología militar europea en su máxima expresión. Su capacidad para volar de manera autónoma y su sistema de navegación de triple función aseguran que el misil pueda encontrar su objetivo con una precisión casi quirúrgica, incluso en entornos altamente defendidos.

El ajedrez por el Taurus: Ucrania, Alemania y Rusia

La petición de Ucrania por obtener misiles Taurus ha puesto a Alemania en una posición complicada. A pesar de las presiones internacionales, el gobierno alemán ha mantenido una postura de cautela, evitando aumentar las tensiones con Rusia.

Sin embargo, la reciente revelación de una conversación entre altos mandos militares alemanes sugiere que Berlín podría estar reconsiderando su posición.

Este posible cambio de rumbo ha causado revuelo, no solo en los círculos políticos y militares, sino también entre la población general, que se pregunta sobre las implicaciones de entregar armas de tan avanzada tecnología a un país en conflicto un invierno después de que Rusia pusiera contra las cuerdas al país al cerrar el suministro de gas.

La decisión de Alemania podría alterar significativamente la dinámica de poder en la región, ofreciendo a Ucrania una capacidad de disuasión y ataque que hasta ahora no poseía.

España también tiene Taurus

El misil Taurus forma parte del equipamiento militar de las fuerzas aéreas de Alemania, España o Corea del Sur. Respecto a España, el Ministerio de Defensa compró 43 misiles en 2005 por un importe de 57,3 millones de euros, completando las entregas en 2010. Alemania, sin embargo, cuenta con más de 600.

El misil Taurus se erige como un potencial cambio de juego en el conflicto ucraniano. Su entrega a Ucrania no solo reforzaría la capacidad defensiva del país, sino que también enviaría un mensaje claro sobre el apoyo europeo a su soberanía. Sin embargo, la incorporación de estos misiles al arsenal ucraniano plantea interrogantes sobre la escalada del conflicto en un momento en el que, tras muchos meses, se comienza a hablar de paz.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud