Retail - Consumo

Alchemy, el mayor acreedor de Deoleo, vende su deuda a Blackrock

Madridicon-related

Alchemy, fondo oportunista que aterrizó en Deoleo en 2020 con motivo de su reestructuración y que tiene actualmente algo más del 49% del capital de la sociedad holding, de la que cuelga la empresa que tiene los activos, se ha desprendido de sus casi 70 millones de deuda que mantenía con la aceitera española, propietaria de Carbonell y Koipe. La entidad que ha adquirido las líneas de crédito ha sido Blackrock a través de uno de sus fondos de deuda.

La reducción de la exposición del grupo inversor ha quedado plasmada en el informe anual financiero de Deoleo, depositado ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) este jueves. En la documentación se recoge que Alchemy, a través de su vehículo Alchemy Special Opportunities (Guernsey) Limited, ha pasado de mantener una deuda de 68,59 millones de euros con Deoleo a cierre de 2022 a reducirla a 9,75 millones un año después.

La disminución se debe fundamentalmente, según el documento remitido al regulador bursátil, "a la transferencia de deuda que ha tenido lugar entre entidades financiadoras en el ejercicio 2023. Cabe destacar que en enero de 2024 los citados fondos han dejado de ser titulares de la deuda que mantenían al 31 de diciembre de 2023". El comprador de dicho pasivo ha sido Blackrock, según figura en los registros del gigante estadounidense, donde se especifica que el pasivo en cartera es el que mantiene la sociedad británica de Deoleo. Deoleo ha declinado hacer comentarios tras ser contactada.

Un esquema complejo

La estructura del capital de Deoleo es muy compleja tras la refinanciación de la deuda llevada a cabo en 2020. Un año antes, y tras registrar pérdidas de 291 millones de euros, la empresa incurrió en causa de disolución. Con una deuda financiera neta de casi 560 millones de euros, los acreedores se vieron obligados a aprobar un plan de reestructuración que implicó la capitalización de una gran parte del pasivo: 283 millones de euros. Los activos y la unidad productiva fueron traspasados entonces a una nueva sociedad, Deoleo Global, participada al 100% por Deoleo Holding.

Los propietarios de esta compañía son la antigua Deoleo, en la que CVC tiene un 56,9% del capital; Acesur, que controla otro 5%, y Deoleo Financial, en la que se agrupan los acreedores, liderados por Alchemy. Tras años muy complicados, y a pesar de las grandes dificultades surgidas por la sequía y el desplome de la producción en España. Ante la fuerte subida de loss precios de la materia prima y la reducción de la producción como consecuencia de la sequía, la aceitera que preside Ignacio Silva cerró el año pasadp con unas pérdidas de 34,3 millones en 2023, frente a los 6,2 millones de beneficio que tuvo el año anterior.

Deoleo contrató el año pasado a Lazard para explorar una venta de la compañía, contactando, entre otros con Dcoop, Acesur o la dubaití Iffco, aunque sin llegar finalmente a un acuerdo con nadie y el proceso ahora se ha retrasado. La venta del grupo aceitero está prevista para llevarse a cabo antes de 2025, es la fecha en la que se estableció la ventana de salida para los acreedores que capitalizaron deuda, con Alchemy como socio mayoritario.

El presidente y consejero delegado de Deoleo, Ignacio Silva, reconoció el pasado mes de marzo que continúa escuchando ofertas por la compañía, pero que los fondos propietarios de la firma, CVC y Alchemy, "no tienen prisa" por vender. El directivo reconoció que se han firmado hasta el momento entre 15 y 20 cartas de confidencialidad, si bien "no" se ha llevado a cabo con ninguna de ellas un proceso de due diligence para revisar al detalle el estado de la compañía.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud