Retail - Consumo

¿Necesita pastor? Oviaragón-Grupo Pastores lanza una bolsa para cubrir la demanda

  • Los costes de la alimentación de los corderos han subido un 85% desde 2020
  • Se lanzan nuevos servicios como la bolsa de pastores y programas de asesoramiento y apoyo al relevo generacional para evitar el cierre de explotaciones de ovino
  • Las exportaciones de cordero Agnei Ibérico se está recuperando tras el impacto de la pandemia
Oviaragón-Grupo Pastores lanza un nuevo servicio de bolsas de pastores.
Zaragoza

Oviaragón, cooperativa matriz del grupo aragonés Pastores, ha cerrado el año 2021 con un aumento del 3,8% de su cifra de negocios, superando los 48,7 millones de euros frente a los 46,9 millones de 2020. El resultado consolidado positivo ascendió a 6.237 euros.

"Ha sido un año complicado para el ovino", afirma Ángel Tarancón, director general de Oviaragón-Grupo Pastores, a elEconomista.es, quien añade que a los problemas que ya venía arrastrando el sector, el descenso de la cabaña -en los últimos años ha caído cerca del 4,5%- y el cierre de las explotaciones (162 de socios), se han añadido la subida de las materias primas y costes energéticos, el menor gasto por parte de los consumidores, las huelgas, y la incertidumbre derivada por la situación de la crisis sanitaria.

"Estamos en mercados buenos y hemos conseguido superar el año y cerrar en positivo. No hemos tenido problemas de comercialización y hemos solventado los problemas de recoger los corderos. Hemos salvado los muebles en la situación que hay", aunque reconoce que "la cifra de negocios ha subido por el aumento del precio del cordero, que no ha aumentado nada en comparación con el resto de la alimentación" ni en relación a los costes, pero "somos optimistas".

La cooperativa se ha marcado el objetivo de mantener la actividad en 2022 y aumentar las rutas de distribución. En la actualidad, está presente en las comunidades de Aragón, Cataluña y País Vasco, así como en 15 países. Oviaragón-Grupo Pastores también impulsará otras líneas de actividad como la gama de quesos. La sociedad cooperativa puso en marcha en 2021 en la localidad turolense de Perales del Alfambra una granja de ovino de leche con 1.200 ovejas para elaborar quesos bajo la marca Granja Perales, lanzándose en primer lugar el fresco, que ya se vende en más de 150 carnicerías y en grandes superficies (Alcampo, Carrefour o Eroski, entre otras). Ahora, acaban de lanzar el queso curado -recientemente premiado con la medalla de plata en el Concurso Mundial de Quesos (World Cheese Awards)- con el que prevén dar el salto internacional. De momento, se está introduciendo en carnicerías y también en grandes superficies. "Es un producto nuevo. Estamos contentos".

Salvar producción y explotaciones

Pero, sin duda, uno de los principales objetivos de la sociedad cooperativa -invirtió 4,5 millones en los dos años de pandemia para ampliar las instalaciones en Mercazaragoza y la sala de despiece, así como en la línea de queso curado-, es evitar el descenso de las explotaciones. "Vamos a lanzar varios servicios como la bolsa de pastores", afirma Ángel Tarancón. La cooperativa será la encargada de gestionar esta bolsa, que permitirá cubrir las bajas de los pastores o vacaciones, así como ayudarles en momentos de más trabajo e, incluso, tener pastores compartidos entre varios ganaderos de una zona.

Otro de los programas en los que se está trabajando está relacionado con el relevo generacional para que no se cierren explotaciones y se incorporen jóvenes. "En muchos casos, el pastor que tienen se quiere quedar, pero no dispone de capacidad económica para afrontar la compra. Se trabaja con ellos para intentar dar continuidad a la explotación". De momento, hay un plan piloto de este servicio de acompañamiento y apoyo al relevo generacional que se está probando en cuatro ganaderías de socios.

La viabilidad de las granjas no solo queda comprometida por la falta de relevo generacional. "La rentabilidad en el sector del ovino está muy ajustada y se necesita una dedicación importante", incide Ángel Tarancón, quien matiza que "esto no quiere decir que no sea rentable". Tan solo los precios de alimentación en cebo de corderos han crecido el 85,2% desde el verano 2020, mientras que el precio de los corderos empezó a subir en Navidad y se ha sostenido algo más alto -"no sabemos si se mantendrá"- por la escasez al verse los partos de las ovejas afectados por la climatología y las nevadas. De media, se calcula un aumento de 12 euros por cordero el año pasado en relación al anterior. Mejor evolución se ha registrado en exportación, ya que los precios en las ventas para el ramadán se han mantenido y se está recuperando la comercialización del cordero Agnei Ibérico, que se destina a la hostelería de alta calidad y cuyas ventas se vieron afectadas por la covid-19.

La cooperativa, aparte de trabajar en seguir con resultados positivos y que repercutan en los socios, también centrará su actividad en intentar frenar el descenso del ovino, aunque "sin la ayuda" de la Política Agraria Comunitaria (PAC), se ve un objetivo complicado. "En la nueva PAC nos venden el tema verde y el apoyo a la ganadería extensiva, pero no beneficia al ovino, se mantienen los vicios y las ayudas a los derechos históricos..." en lugar de al ganado que pasta la tierra. "Ha habido una decepción en el sector. Es cuestión de repartirlo mejor y adaptarse a la realidad". A pesar de ello, ven esperanza porque "están las grandes líneas, pero los detalles es lo que puede dar más o menos acceso. Ahí puede haber margen".

En cifras

El informe de gestión y cuentas anuales aprobadas por unanimidad en la Asamblea General de Oviaragón refleja que Pastores comercializó 4.526.752 kilos de carne de cordero en 2021, lo que supone un descenso del 5,53% sobre 2020. Por su parte, la sección de ventas a carniceros creció en ventas un 1%, mientras que la comercialización de Ternasco de Aragón IGP en los diferentes canales se mantuvo estable.

Precisamente, esta categoría de cordero ha sido la que mejor se comportó en el mercado y, para 2022, se tienen buenas perspectivas con el lanzamiento de la nueva estrategia del Ternasco de Aragón, denominada "La carne rosa", con la que se pretende que se reconozca su valor y propiedades similares a las de la carne blanca, pero siendo más sostenible. Una estrategia que desde la cooperativa se quiere aprovechar para atraer a más ganaderos a la IGP.

En cuanto a servicios para los ganaderos, los de asesoría de mejora de la rentabilidad de las explotaciones que realiza el equipo veterinario se llevaron a cabo en 428 ganaderías de ovino en 2021, lo que representa un 12,92% más que en 2020. Además, la implantación de los planes EVO, motor de la mejora productiva de los socios, ya es realizada por el 81% de los socios, creciendo un 5%.

En la sección de suministros ganaderos destaca el aumento de los productos de alimentación de ovejas y corderos que se producen en las plantas de Oviaragón. El pienso Ovirum para corderos creció el 1,33%, mientras que el de alimentación RUM para ovejas lo hizo en un 2,11%. El esquileo se mantuvo estable en 560.000 ovejas y se desarrollaron un total de 15 proyectos de I+D+i.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.