Política

Sánchez e Iglesias acuerdan trabajar en un "Gobierno de cooperación" poco definido

  • Sánchez recibe primero a Iglesias como un guiño al que es su socio preferente
  • Según Iglesias, el tono ha sido de entendimiento y va "en la buena dirección"
  • Lastra no habla de nombres pero descarta que sea como una coalición

El candidato del PSOE a la investidura, Pedro Sánchez, ha abierto este martes la ronda de contactos con los partidos mayoritarios en busca de la llave que le dé los votos suficientes para arrancar un Gobierno fiable. El primero ha sido el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, con quien se ha visto durante una hora y veinte minutos.

El líder de Podemos, el primero en comparecer tras el encuentro, ha anunciado que el candidato a la investidura le ha hablado de trabajar en un "gobierno de cooperación" y, sin entrar en muchos más detalles, ha matizado que "la cuestión de los nombres es lo de menos. Seguimos apostando por un Gobierno plural, tenga el nombre que tenga. Lo importante son los contenidos, el acuerdo de Gobierno y creo que vamos en la buena dirección".

Por la tarde, Sánchez se ha reunido en el Congreso con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, quien le ha vuelto a reiterar que no le apoyará de ninguna manera. El presidente ha cerrado la ronda con las tres principales formaciones políticas reuniéndose con el líder del PP, Pablo Casado, quien ha garantizado que su partido no se va a abstener en segunda vuelta.

Iglesias ha marcado como punto de encuentro con Sánchez el hecho de que "hay una mayoría social progresista en España que quiere vernos poniéndonos de acuerdo y gobernando juntos". 

"Gobierno de cooperación, de coalición, cogobierno, gobierno conjunto, lo importante son los contenidos", ha remarcado durante la rueda de prensa sin terminar de definir el concepto pero manteniendo la idea de inclusión. Por eso, ha aprovechado para advertir a Sánchez de que el nombre no cambia el significado. "Para nosotros el nombre es lo de menos, si para el PSOE utilizar significantes distintos le va bien, a nosotros nos da igual", ha matizado, esperando que nadie "a estas alturas piense que por cambiar el significante puede cambiar la negociación".

Ante las dudas que genera el nombre y con la posibilidad de que no implique su entrada en el Gobierno, Iglesias ha sido preguntado por qué votarán en la investidura si finalmente fueran como independientes. En este sentido, ha descartado que "haya vetos", insistiendo en que quiere pensar que "Sánchez no me miente".

Sobre la amenaza de repetición electoral, Iglesias ha asegurado que "no gustó a nadie, ni a su electorado" y ha insistido en que siguiendo la dirección tomada hoy habrá un Gobierno pronto.

Lastra: no equivale a una coalición

Minutos después, Adriana Lastra ha explicado la "buena" sensación tras la reunión y ha confirmado que se trabajará para lograr ese "Gobierno de cooperación". En un paso más para definir el proyecto, Lastra ha dicho que no equivale al Gobierno de coalición que la formación morada viene solicitando aunque puede integrar a independientes que sean "referentes" en los distintos ámbitos de actuación, según ha informado.

Preguntada sobre si habrá ministros de Podemos, Lastra ha dicho que "no se ha hablado de nombres". Lo que sí ha recordado es que "entre Unidas Podemos y PSOE, no sumamos".

En cuanto al veto de Coalición Canaria a un Gobierno de coalición con Podemos, Lastra ha insistido en que "no se ha hablado más allá de explorar esta posibilidad", ha recordado que el escenario acaba de arrancar y ha indicado que son muchos los actores que influyen, no solo el veto de Ana Oramas. "Por eso Sánchez se va a reunir esta tarde con otras dos formaciones".

A partir de ahora, habrá por delante varios encuentros entre ambos políticos para encauzar esta posibilidad y encontrar la manera de sortear los obstáculos de cara a la investidura.

La primera reunión la dejó Sánchez para el socio prioritario del PSOE, con quien la sintonía se fue perdiendo desde la celebración de las elecciones generales; la negativa del PSOE a incluir a miembros de Podemos en el Gobierno era tan férrea como la insistencia del líder 'morado' para conseguir el control de carteras estrechamente ligadas a los derechos sociales. Sin embargo, Sánchez hoy buscaba que la conservación se centrara en un pacto programático. 

Desde el PSOE se ha venido rechazando el Gobierno de coalición en base a diversos motivos. Uno de ellos es que la suma con Unidas Podemos no les da para alcanzar la mayoría absoluta. Otro, como dijo ayer el secretario de Organización, José Luis Ábalos, que la entrada de Podemos en el Gobierno podría restar al provocar el rechazo de otras fuerzas en la votación de investidura. Según argumentó,  un Gobierno en solitario del PSOE concita más simpatías que uno "vigilado" o "condicionado" por Podemos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud