Política

Las vacunas ponen en duda la gestión de Von der Leyen

  • La pandemia repersentaba una rara oportunidad para Von der Leyen, doctora en Medicina
Ursula Von der Leyen, presidenta de la CE. Imagen: EFE.

En julio de 2019, en vísperas de su confirmación en el Parlamento Europeo, Ursula von der Leyen temía la llegada de un virus. Por su mente no pasaba la posibilidad de una pandemia como la que terminaría por marcar su mandato, sino más bien el riesgo de que cualquier malestar impidiera a unos pocos eurodiputados acudir a votar al pleno, poniendo en peligro su elección como presidenta de la Comisión Europea.

La exministra de Defensa alemana finalmente salió elegida por una estrecha mayoría, pero suficiente para cumplir su sueño de volver a Bruselas, la ciudad donde nació y donde quería regresar como comisaria. Sin embargo, los líderes europeos le habían enviado a la planta más noble del edificio Berlaymont, desde donde al medio año de aterrizar tuvo que lidiar con la peor crisis en la historia de la UE.

La pandemia más grave en un siglo, que trajo la mayor crisis en la historia del proyecto comunitario, representaba una rara oportunidad para ella. Con un doctorado en medicina, estaba mejor equipada que otros líderes para abordar el enorme desafío sanitario. Su cercanía con la canciller alemana, Angela Merkel, facilitaba la cooperación de la locomotora alemana para salir del agujero económico, y ablandar el nein de tiempos pasados.

Su estrategia de vacunación europea, apoyada sobre el programa conjunto de compras a las farmacéuticas que respaldaron las capitales, y el fondo de recuperación de 800.000 millones de euros, facilitado tras la bendición de Merkel, eran los dos raíles sobre los que tenía previsto sacar a la UE este año de su punto de mayor debilidad.

Crisis de liderazgo

Pero los problemas con las entregas de las farmacéuticas, los altibajos con el ritmo de vacunación y la aprobación del mecanismo para el control de las exportaciones de vacunas, han descarrilado este despegue y expuesto los problemas de su manera de dirigir la Comisión, cuestionando su liderazgo en un momento muy complicado.

En el relato de la decena de fuentes comunitarias, diplomáticas y analistas con los que ha hablado elEconomista aflora el malestar con su estilo de gestión, los problemas de comunicación y las dudas sobre si cambiará la manera de llevar el timón. La aprobación del mecanismo para autorizar las exportaciones de vacunas covid fue la gota que colmó el vaso, sobre todo dentro de su Comisión. "Un error que no podemos cometer", resume una fuente comunitaria.

El pasado viernes (29 de enero), el equipo Von der Leyen introdujo en el borrador del mecanismo en el último minuto la invocación del artículo 16 del Protocolo de Irlanda del Norte, firmado con el Reino Unido. Una cláusula de último recurso que hubiera reintroducido controles fronterizos en la isla, en este caso para controlar el flujo de vacunas entre territorio comunitario (Irlanda) y británico (Irlanda del Norte). Pero un peligroso paso que hubiera provocado una sacudida para la paz entre las comunidades de la zona. La improvisación del gabinete de Von der Leyen a punto estuvo de cargarse la estabilidad en Irlanda del Norte, el objetivo al que se dedicó la mayor parte de las negociaciones del Brexit.

Rectificó al darse cuenta que había cometido una pifia descomunal. Pero el error expuso el defectuoso proceso de toma de decisiones dentro de su Comisión. Según pudo saber elEconomista, la versión definitiva del mecanismo, con este explosivo artículo, no llegó a los gabinetes de los comisarios hasta media hora antes de presentarse la iniciativa. No recibieron ningún aviso los responsables de la propuesta: el vicepresidente y responsable de Comercio, Valdis Dombrovskis, y la comisaría de Salud, Stella Kyriakides.

Tampoco fue consultada la comisaría irlandesa, Mairead McGuinness, un error imperdonable para muchos dentro del Ejecutivo comunitario. "Hay mucho malestar, porque esta no es la forma adecuada de tomar decisiones", coinciden dos funcionarios.

Von der Leyen se ha disculpado por el enorme patinazo. Pero se ha justificado diciendo que la CE se ha visto obligada a tomar casi 900 decisiones por procedimiento de urgencia para responder a la pandemia. La aprobación del mecanismo fue el error más grave, pero su sistema de toma de decisiones lleva tiempo haciendo aguas.

Decisiones unilaterales

Según coinciden varias fuentes comunitarias, se ha formado una tormenta perfecta dentro de la institución, al combinarse la necesidad de tomar decisiones con rapidez, el centralismo de Von der Leyen, y la falta de experiencia de su círculo íntimo alemán en el que confía, tanto en asuntos comunitarios o como en lo relativo al funcionamiento de la CE. "Se encierran en su despacho y toman decisiones sin que los demás sepamos lo que sucede hasta el último minuto", dice una fuente veterana de la institución.

Los problemas internos se han sumado a las críticas que le han llovido por parte de los Estados miembros, sobre todo desde su Alemania natal, por los problemas con las entregas de vacunas. El pasado miércoles, los embajadores de los 27 le pidieron a su jefe de gabinete, Björn Seibert, mejorar la estrategia de comunicación, centrando el foco en el ritmo de vacunación en vez de las dosis recibidas. También le pidieron más transparencia.

Las fuentes diplomáticas y comunitarias además consideran peligroso las expectativas que se están creando para el segundo trimestre con las dosis que se esperan, porque todavía no existe un plan claro para deshacer los cuellos de botella actuales en la producción, sobre todo por la falta de materia prima. Aunque la CE no tiene competencias en Salud, el juego de culpas le ha salpicado por completo al haber asumido las riendas con las vacunas. "Estos percances debilitarán aún más el liderazgo de Von der Leyen a los ojos del público, y se presta a ser utilizado instrumentalmente por los Estados miembros para culpar a Bruselas", advierte Alberto Alemanno, profesor de derecho comunitario en la escuela de negocios HEC de Paris.

La pregunta que se hacen muchos dentro de la CE y en Bruselas es si Von der Leyen terminará por enmendar el rumbo, e incluso si sobrevivirá a la crisis de la pandemia. Para algunos dependerá de cómo termine la gestión de las vacunas. Pero las dificultades y la tensión con las capitales solo irá en aumento cuando tenga que aprobar en primavera los planes nacionales de recuperación. La Comisión lleva semanas diciendo que no está satisfecha con las reformas que están enviando los Gobiernos.

comentariosforum6WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 6
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

ANALISTA DE HECES
A Favor
En Contra

A SU CASA A FREGAR

Puntuación 13
#1
plenilunio
A Favor
En Contra

Von der Leyen ha demostrado ser una vulgar Comunista:

si nos falta algo, ¡ expropiación !

La Pabla Iglesias europea.

Me pregunto en que mercado querra Invertir el capital. La U€ tampoco es un lugar fiable.

Puntuación 10
#2
Despilfarro
A Favor
En Contra

Despilfarran los euros en un buen montón de chorradas, y en lo importante andan lampando, vamos, igualito que Israel.

Estilo sociocomunista, mucho bla, bla, y la conclusión es que viven como reyes y tratan a los ciudadanos como lacayos.

Puntuación 11
#3
juan
A Favor
En Contra

Los datos oficiales indican que en la Tierra hay unos 7.800 millones de personas de las que a 6 de febrero de 2021 se habrían «contagiado» de Covid-19, 103.989.900 . Asimismo se asevera que el número de fallecidos a causa de la Covid-19 era ese día de 2.260.259 en todo el mundo, de una población de 7.800.000.000 millones de personas.

Pues bien, eso indica que el porcentaje de contagiados en el mundo es del 1,47% y el de fallecidos el 0,037%.

En otras palabras, el 98,53% de la población mundial NO está contagiada y el 99,97% "sobrevive" a tan terrible virus.

En España el Gobierno afirmaba ese mismo día que desde que se inició la «pandemia» ha contabilizado 2.941.990 «casos» y habían muerto 61.386 personas y como en nuestro país había 47.351.567 a 1 de julio de 2020 el porcentaje oficial de casos es de un 6,21% y el de muertos un 0,23% por lo que el 93,79% NO está contagiado y el 99,87% "sobrevive".

Epidemia: Enfermedad que se propaga durante algún tiempo por un país, acometiendo simultáneamente A GRAN NÚMERO DE PERSONAS, de forma intensa e indiscriminada.

Pandemia: Enfermedad epidémica que se extiende a muchos países o que ataca A CASI TODOS LOS INDIVIDUOS de una localidad o región.

Saca tus deducciones.

Puntuación 1
#4
Milanuncios es mil veces mejor que Wallapop
A Favor
En Contra

¡Que se vacunen primero los pu.tos chinos, que son los culpables de todo esto!

Yo no me voy a dejar que me claven una pu.ta aguja de 90 cm.

Puntuación 10
#5
que ingredientes elaboran vacuna
A Favor
En Contra

solo debería vacunarse a quienes estan hospitalizados o trabajan con pacientes covid

Puntuación -4
#6