Política

León, el último síntoma de la España que pide reordenarse

Foto: Alamy

Al nacionalismo español le surgió un frente inesperado hace algunas semanas. El Ayuntamiento de León aprobaba, con los votos de PSOE y Podemos, pedir la separación efectiva de su autonomía. La reacción de los sectores conservadores abarcó desde la incredulidad hasta la burla, interpretando que era poco menos que una 'boutade' de los progresistas. Por si no hubiera bastante con la tensión en Cataluña ahora que la del País Vasco parecía relajarse, saltaba la liebre en la región más inesperada.

Otros análisis, sin embargo, apuntaban en otra dirección. No en vano, allá por 1983, eran precisamente AP y algunos miembros de UCD los que demandaban exactamente lo mismo: que León constituyera un ente autonómico diferenciado de Castilla, ya que podía presentar sensibilidades similares a las de Asturias.

En el momento en el que se trazó el mapa autonómico, con una UCD casi omnipotente, fue Rodolfo Martín Villa el encargado de oponerse. Algunas voces, como la de Enric Juliana, rememoran el papel del exministro precisamente en la creación de Castilla y León como un "embalse del voto" para su partido, en contra del peligro que hubiera supuesto crear una autonomía con León y Asturias juntas: "demasiados mineros juntos", sintetiza.

Más allá del arraigo del sentimiento diferencial leonés, parece claro que en varias regiones del país hay cierto descontento con el trazado político actual. No es sólo por las tensiones soberanistas más profundas, como las de Cataluña o País Vasco, sino por los pequeños movimientos latentes en varias latitudes, que de tanto en tanto emergen.

Explicar el motivo de esa inercia es complejo. Tiene que ver con la idiosincrasia no sólo de esas regiones, sino también con los equilibrios sociales y económicos comunes del país. Y también, cómo no, con la forma de gestionar las desavenencias territoriales por pequeñas que sean.

La más evidente es el trazado no ya autonómico, sino también provincial. El país se divide en 52 regiones de tamaños, habitantes y riqueza muy heterogénea. Y eso, inevitablemente, produce desequilibrios, como el desencuentro económico que dio origen a la actual tensión soberanista catalana.

Sin embargo, el mapa es, en lo geográfico y matemático, llamativamente equilibrado y hasta artificial. Es lo que se deduce de aplicar, como hacía un usuario de Twitter recientemente, la división del plano de Voronoi al mapa español: los límites de cada provincia están trazados de forma casi exacta para que la capital propia esté siempre más cerca que la capital vecina.

Las similitudes entre 'distintos' se vuelven obvias en las fronteras. Viajar al interior de Castellón, por ejemplo, muestra una serranía con muchas más semejanzas con Aragón -no ya en el habla, sino hasta en las tradiciones y bailes- que con la zona costera valenciana. Es sólo un ejemplo de los miles que podrían ponerse. Ahora bien, ¿de verdad es una ocurrencia que una provincia como León retome la idea de separarse de su autonomía treinta años después? ¿Alguien cree que el nacionalismo vasco o catalán van a desactivarse sin más? ¿No podrían ocurrir cosas similares en otras zonas más alejadas del foco mediático, como Cartagena o El Bierzo?

León, más que una 'boutade', es un síntoma de gestión. España, más allá del acertado o no trazado de su mapa político, ha tendido a intentar homogeneizar a todos sus miembros. Buena prueba de ello fueron las reformas de los Estatutos de Autonomía que tuvieron lugar durante el Gobierno de Zapatero: para responder a la reforma del Estatut, un montón de autonomías sucedieron a Cataluña en la actualización de su marco competencial. Sin embargo, sólo Cataluña y País Vasco han manifestado de forma notoria una demanda de mayores cuotas de autogobierno y autogestión.

¿'Café para todos'?

La España autonómica se ha gestionado durante estos cuarenta años desde la lógica del 'café para todos': hay regiones que han demandado café, otras que han demandado chocolate otras que no han demandado nada, pero a todas ellas se les ha dado café, lo quisieran o no. O lo que es peor, lo necesitaran o no.

Del mismo modo, y más allá de la aplicación de la Ley, también se han gestionado los sentimientos identitarios de la misma forma: se ha ofrecido lo mismo y se ha demandado lo mismo a todas las regiones, sin tener en cuenta el impacto que eso podría tener en su afección o desafección respecto al conjunto del Estado.

Así las cosas, y con el problema catalán lejos de poder cerrarse, León emerge como síntoma y aviso. No es, ni mucho menos, un caso comparable, pero sí muestra ciertas desavenencias latentes que demandan una solución que no puede ser el silencio. Eso no quiere decir que la solución tenga que pasar por plegarse a las demandas de quienes quieren cambios, a todas luces menos numerosos que quienes no los quieren. Pero sí debería mover a una profunda reflexión acerca de la gestión de identidades y sentimientos como forma de intentar salvaguardar la identidad común del país.

comentariosforum18WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 18

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Hko
A Favor
En Contra

A subido mucho el peso de la violencia en la economía, el doble de leyes cada década y los particulares aprenden y usan el mismo método. Si no eres delincuente eres un parado y si no matas no te jubilas. Lo bueno son las comunicaciones y el internet que lo permiten realizar a distancia y sin verlo.

Puntuación -2
#1
Iñigo
A Favor
En Contra

El problema es que habéis decidido centralizar TODO lo público en Madrid:

- Gobierno

- Ministerios

- Sedes centrales de organismos públicos (Correos, Renfe, Aena, antigua Telefónica cuando era pública y un largo etc.)

- Sedes centrales de ejército, policía, justicia, etc.

- Sedes centrales de Hacienda, Seguridad Social, etc.

Imaginad cuántos puestos de trabajo genera esto.

Ahora añadidle los puestos de trabajo indirectos (servicios e industria) que se generan por tener todo eso ahí.

Ahora súmale que, como es natural, todas las grandes empresas van a querer estar cerca de estas sedes públicas y de gobierno, y van a trasladar sus sedes ahí generando más trabajo allí.

Ahora súmale las exenciones fiscales a grandes fortunas (vease el impuesto nulo al patrimonio) de Madrid.

Me parece de lo más normal que el resto de España (Cataluña, León y todos los demás) tengan algo que decir de la desigualdad brutal que existe.

Puntuación 8
#2
A Favor
En Contra

León sin Castilla.

Puntuación 10
#3
AROUND THE WORLD
A Favor
En Contra

En mi casa noto también una sensibilidad diferente a las de mis vecinos de planta; incluso la percibo con respecto al resto de mis vecinos del edificio.

¿Puedo constituirme en Comunidad Autónoma?.

Por eso de "el hecho diferencial".

Puntuación 36
#4
Jesús
A Favor
En Contra

Granada también lleva años reclamando su autonomía. Hay que recordar que el antiguo Reino de Granada siempre fue una región independiente y nunca tuvo nada que ver con Andalucía occidental. De hecho, siempre fue una región diferenciada formada por 4 provincias (Granada, Jaén, Málaga y Almería) hasta que llegó la transición y la fusionaron a la fuerza para que así Sevilla tuviera más poder. Por suerte el ánimo de la gente está cambiando y en unos años quizás Granada deje de depender de Sevilla.

Puntuación 4
#5
Usuario validado en elEconomista.es
Norlingen
A Favor
En Contra

Pues el problema lo teneis con cada vez hay mas gente que ve que este sistema es mega caro, ineficaz y disgregador.....y abogamos por la desaparicion de las CCAA

Ya veremos quien se lleva el gato al agua

ahhhhh

El efecto capital...paletos.....es universal......

Y arranca de siglos atras...siglos....como sucede en todo el mundo

Y que tanto sespotricais....pero nadie habla de los cientos de miles de lso 300 km de alrededor que trabajan en Madrid, ganan en Madrid pero la nomina se va integra a Extremadura, las dos Castillas y parte del extranjero.......de eso no habla ni el tato

Ojala os llevarais todo de Madrid....para descubrir que la ralidad es otra.....

El efecto echarle narices trabajando e invirtiendo y levantar tu tierra tambien...

Sin acritud

Puntuación 12
#6
JonS
A Favor
En Contra

Norlingen

No te equivoques, por lo que hay que abogar es....... por la desaparición de España. En eso estamos algunos, bastantes.

Puntuación -34
#7
Usuario validado en elEconomista.es
josehiginio
A Favor
En Contra

Este tema surge desde que hace algún tiempo todas las inversiones van a parar a los mismos.

Hacemos cada vez más ricos a los ricos y más pobres a los pobres. Regalamos los votos y otros los cobran y en el caso de Leon, Valladolid ha bloqueado totalmente su desarrollo y no solo el de Leon sino el de todas las demás provincias de la Comunidad.

Que remedio nos queda, emigrar. Y emigramos a esas zonas donde se les da todo tipo de prebendas y ahora dicen que son más listos que nosotros.

Este problema fue creado por PP y PSOE en la época de Arzallus, Puyoles y compañía y ahora tiene difícil arreglo pero como las comunidades históricas son las de ellos......

Puntuación 17
#8
Rodrigo
A Favor
En Contra

Vascos y catalanes (y en menor medida canarios) han mostrado el camino a seguir al resto de Espanha. El egoismo se recompensa, la lealtad se castiga. Ten tu partido paleto-provinciano y chantajea a "Madrid" que te ira de perlas. Resultado? Teruel Existe, Leon quiere ir por libre, Melilla casi existe, BNG vuelve, etc... Enorme oportunidad para hacer borron y cuenta nueva y mandar a los nazi-onalismos provincianos al Senado a pasar el tiempo, y que el Congreso sea la casa de todos de nuevo. Ahora o nunca

Puntuación 17
#9
Pedro D.
A Favor
En Contra

Al 2....el efecto capitalidad ?....Madrid lleva siendo capital de España siglos y nunca hasta ahora había crecido económicamente tanto, de hecho, en los años 80 y 90 era de las que menos crecía. Madrid despega a partir del 98-2000....supongo que los distintos gobiernos de la CCAA habran tenido que ver (dile al que gobierna tu CCAA que ponga pocos impuestos). Y hay que recordar que es una provincia solamente.

Puntuación 10
#10
hoy no
A Favor
En Contra

Aquí las únicas realidades históricas que existen son Leon, Castilla, Navarra y Aragon y nada mas. Ni condado de Barcelona ni gaitas y resulta que los que más guerra dan no son ni han sido históricamente nada. Y ahora tampoco.

Así que lo que procede es que Leon se anexione Galicia y Asturias , Castilla se anexione Cantabria , Andalucia, Extremadura y Murcia por supuesto Madrid también, Navarra que se anexione Vascongadas y Aragon lo haga con Cataluña e Islas Baleares.

Esto es lo que hay y lo demás es querer ir a contrapelo y ya se sabe que a contrapelo como que no. Así que ya sabéis los Co.jons y otros palurdos que pasaran a formar parte de Navarra y/o Aragon y después que se independicen pero ellos solos plantando su bandera en un truño del tamaño de un camion cisterna. Hala a mama... a Parla.

Puntuación 6
#11
Ziggy
A Favor
En Contra

Es fácil echarle la culpa de tus males y frustraciones al vecino.

Tú eres bueno e inteligente, los demás tienen la culpa de tus fracasos (paradoja: pese a que se supone que eres superior a ellos , los demás te hacen fracasar )

En eso consiste el negocio del nacionalismo, en escarbar en lo oscuro del alma humana. Un susurro del demonio a tu oído.

Puntuación 1
#12
Yo también quiero!!
A Favor
En Contra

Mi comunidad de vecinos vota que quiere ser su propia autonomía, ya nos repartiremos los puestos entre los 4 vecinos que somos, pero mientras tanto a ver si nos cae algo más de dinero.

Entre corruptos, duplicidades, etc menudo país. En lugar de preocuparse por atraer empresas, lo que le faltaba a España es que las zonas menos pobladas ahora quieran dividirse más.

Puntuación 0
#13
VIO
A Favor
En Contra

Alicante no forma parte de la denominada Comunidad Valenciana. El gobierno central presidido por el socialista Chimo Puig nos roba a los alicantinos con el impuesto de sucesiones, de patrimonio y de actos jurídicos documentados, y con ello no solo construye su gran Valencia, si no que financia una TV autonómica a su servicio y a numerosa prensa local de la que en algunos casos forma parte tanto él como su hermano, y que además le apoya descaradamente en la inmersión lingüística en catalán que en algunas zonas rechazamos de pleno. Por estas razones Alicante se debe constituir en la Comunidad Europea de Alicante libre. ¡Viva Gran Alacant! ¡Viva Gran Alicante!

Puntuación 5
#14
miguel
A Favor
En Contra

Ya solo falta que digan que Villaconejos es una nación y que tiene que ser independiente y tener una lengua propia.Este es el disparate que vivimos con la España de las autonomías.Se tendría que suprimir el estado de las autonomías y hacer elecciones a doble vuelta.

Puntuación 5
#15
Eh ?
A Favor
En Contra

Ciudad Real libre y con salida al mar por los cuatro puntos cardinales !!!!

Puntuación 3
#16
Eh ?
A Favor
En Contra

Y que hay del efecto capitalidad en lo tocante a las autonosuyas ?

O es que Barcelona, Sevilla, Valencia ... no tienen acaparados los organismos regionales ?

No leo/oigo protestar a ningún pueblo de esas regiones por ello !!!

Puntuación 0
#17
De cajón
A Favor
En Contra

7.- Sois menos y peores que los que queremos conservarla, como desde hace mas de 1500 años. Volveríais a ser señorío tributario de Castilla, de lo contrario..., eh, chapelito ?

Puntuación 3
#18