Política

La oposición pide cambiar los plenos de control del Congreso para adaptarse a los Consejos de Ministros en martes

Primer Consejo de Ministros del nuevo Gobierno. Foto: EP

El PP, Vox y Ciudadanos han pedido este miércoles que el Congreso reorganice su funcionamiento tras la decisión del Gobierno de reunir al Consejo de Ministros los martes, un cambio que, a su juicio, perjudica a los grupos parlamentarios, especialmente a los de la oposición. Los tres han pedido más margen para poder interrogar al Gobierno sobre las medidas que adopte cada semana y, en concreto, el PP y Vox apuestan por mover de fecha los Plenos de control.

Tanto el PSOE como Unidas Podemos han destacado que la decisión del Ejecutivo de reunirse los martes no tiene por qué afectar al trabajo parlamentario, si bien el secretario general del Grupo Socialista, Rafael Simancas, ha ofrecido cierta flexibilidad para ampliar los plazos para registrar preguntas orales al presidente y los ministros.

El tema ha salido a colación en las reuniones que han celebrado este miércoles la Mesa del Congreso y la Junta de Portavoces y la presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, se ha comprometido a estudiar las propuestas que hagan los grupos en próximas citas de estos dos órganos.

Críticas de PP, Ciudadanos y Vox

La más crítica con el traslado de las reuniones del Gabinete ministerial de los viernes a los martes ha sido la portavoz del Grupo Popular, Cayetana Álvarez de Toledo, quien la ha definido como "una afrenta" al funcionamiento ordinario del Parlamento con la que el bipartito de PSOE y Podemos busca "degradar" al legislativo "opacando" su labor tanto legislativa como de control.

Desde Vox, su portavoz, Iván Espinosa de los Monteros, ha señalado que este cambio "diluye" el control parlamentario, mientras el portavoz adjunto de Ciudadanos, Edmundo Bal, lo interpreta como "una falta de respeto" a la oposición porque es precisamente los martes cuando se discuten en el Pleno las iniciativas de los grupos parlamentarios.

Ante esta nueva situación los tres partidos han puesto ya algunas recetas sobre la mesa para reorganizar el trabajo parlamentario, especialmente en lo relativo a las sesiones de control, que actualmente se celebran los miércoles por la mañana.

Hasta ahora, las preguntas a los ministros deben registrarse los jueves por la tarde de la semana anterior pero con opción a introducir cuestiones de última hora los lunes, 48 horas antes del Pleno, en función de lo aprobado el viernes por el Gobierno.

Pero, si no hay cambios, cuando los Consejos de Ministros sean los martes no habrá tiempo para poder llevar a la sesión de control lo que el Ejecutivo haya aprobado la víspera y la oposición sólo podrá pedir explicaciones por las medidas aprobadas por el Gobierno ocho días antes, casi una eternidad en términos políticos.

Por ello, Ciudadanos es partidario de ampliar hasta el martes por la tarde el plazo para que los grupos puedan modificar sus preguntas orales, mientras que el PP y Vox apuestan directamente por cambiar los Plenos de control. En concreto, los de Pablo Casado quieren pasarlos al miércoles por la tarde -como se hacía hasta 2008 cuando el entonces presidente del Congreso, el socialista José Bono, los trasladó a la mañana- y los de Santiago Abascal, al jueves por la mañana.

El PP quiere cambiarlo todo

Pero el PP va más allá y plantea rediseñar el resto de días de Pleno. Según su propuesta, las sesiones plenarias se seguirían celebrando entre el martes y el jueves, pero con contenidos distintos a los actuales.

Ahora los martes por la tarde se debaten las proposiciones de ley de los grupos (también un día al mes de parlamentos autonómicos), las proposiciones no de ley y las mociones. El PP denuncia que, con los Consejos de los martes, el Gobierno quiere "quitar el foco" de esas iniciativas que la oposición utiliza para orientar la actuación gubernamental.

Por eso, reclama que los martes por la tarde pasen a discutirse los proyectos de ley del Ejecutivo que hasta ahora se debaten los jueves y que ese día por la mañana se reserve para tratar lo que ahora se discute y vota los martes por la tarde.

Además, el PP plantea que la Mesa y la Junta de Portavoces, que se celebran los martes por la mañana, se adelanten al lunes, y que desde esa misma tarde se convoquen comisiones para recibir a los miembros del Gobierno que ya no podrán comparecer los martes. Asimismo, defiende celebrar sesiones de comisión también los martes por la mañana para la tramitación de iniciativas.

Todas estas propuestas se estudiarán tanto por la Mesa como por la Junta de Portavoces en las próximas semanas pero el PSOE ya ha avanzado que sólo atenderá las que considere "sensatas" para facilitar el trabajo de los grupos.

Y es que, según Simancas, llevar al martes el Consejo de Ministros "en modo alguno afecta negativamente, opaca o degrada" la labor del legislativo. "El Consejo de Ministros no va a tapar nada", ha sentenciado, rechazando las críticas de la oposición.

De este modo, el dirigente socialista daba a entender que no respaldarán el rediseño de los Plenos propuesto por el PP y que sólo podrían abrirse a ampliar el plazo para el registro de las preguntas de las sesiones de control.

Reproche desde ERC

La decisión del Gobierno también ha causado resquemor entre los socios de PSOE y Unidas Podemos. El portavoz de Esquerra Republicana (ERC) en el Congreso, Gabriel Rufián, ha reprochado al Gobierno que no hubiera informado a la oposición del cambio de día del Consejo de Ministros, dadas las consecuencias que puede tener para el control parlamentario del Ejecutivo.

Aunque admite que es potestad del Gobierno, Rufián echa en falta haber sido informados previamente: "Agradeceríamos una llamada y un cierto debate -ha comentado en los pasillos del Congreso-. Es una potestad de ellos, evidentemente, podemos entenderlo, pero hablemos".

El dirigente de ERC, cuyo voto fue clave para la investidura de Pedro Sánchez, prefiere escuchar "a todo el mundo" antes de decidir cómo deben cambiar las cosas en el Congreso ante la nueva agenda del Gobierno, y de entrada desconfía de la propuesta del PP de replantearse las sesiones de control. "Si viene del PP hay gato encerrado -ha ironizado-. Si lo propone la derecha, chirría".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.