Política

El 'truco' de Sánchez: adelantar al martes los Consejos de Ministros limita el control parlamentario al Gobierno

La bancada del PSOE en el Congreso aplaude la investidura de Pedro Sánchez. Foto: EFE

La decisión del Gobierno de adelantar al martes las reuniones semanales del Consejo de Ministros tendrá sus consecuencias en el Congreso y en el Senado ya que condicionará la labor de control parlamentario encomendada a la oposición, según indican fuentes parlamentarias.

En las últimas décadas, los martes por la mañana se aprovechaban para ubicar comparecencias de ministros en comisión, ya fuera en el Congreso o en el Senado, pero a partir de ahora ya no será posible, pues a esas horas los miembros del Gobierno estarán citados en la Moncloa para asistir al Consejo de Ministros.

Las Cortes ya suelen tener su agenda ocupada los martes por la tarde y los miércoles y los jueves por la mañana con sus sesiones plenarias, por lo que las comparecencias del Gobierno se reducirían a dos tardes (miércoles y jueves). Por eso, y para compensar la falta de ministros los martes, el Congreso habrá de recurrir a los lunes y a los viernes, fechas que hasta ahora los grupos pedían liberar para permitir a sus diputados estar en sus circunscripciones.

Sesión de control a los ocho días

El cambio de día de los Consejos de Ministros también tendrá efectos en las sesiones de control. Hasta ahora, las preguntas a los ministros deben registrarse los jueves por la tarde de la semana anterior pero con opción a introducir cuestiones de última hora los lunes, 48 horas antes del Pleno, en función de lo aprobado el viernes por el Gobierno.

Pero cuando los Consejos de Ministros sean los martes, la oposición sólo podrá pedir explicaciones por las medidas aprobadas por el Gobierno ocho días antes, casi una eternidad en términos políticos, porque no habrá tiempo para poder llevar a la sesión de control lo que el Ejecutivo haya aprobado la víspera, salvo que la Cámara modifique sus normas.

En el caso del Senado es aún más complicado el control inmediato de las medidas del Gobierno porque las sesiones de control son los martes por la tarde, apenas unas horas después de que acabe la reunión del Gabinete gubernamental en Moncloa.

La nueva etapa tiene otro efecto secundario, y es que el hecho de que los ministros no vayan a renunciar a sus escaños de diputado puede obligar al Congreso a replantearse sus días de votación en sesión plenaria ante la posibilidad de que haya ausencias en días determinados.

Los ministros y las votaciones

No existe incompatibilidad legal entre ser ministro y diputado, pero en 2018, cuando el presidente Pedro Sánchez llegó a La Moncloa tras la moción de censura y su Gobierno se apoyaba en sólo 84 diputados socialistas, todos los nuevos ministros que hasta entonces habían sido parlamentarios dejaron sus escaños para evitar que su agenda interfiriera en las previsiblemente ajustadas votaciones del Congreso.

Con el nuevo Ejecutivo, tanto en el PSOE como en Unidas Podemos mantienen la intención de sus ministros compaginen su cargo con el escaño de diputado, ya que el Gobierno tiene más peso en la Cámara pues juntos suman 155 votos en el Pleno.

Pero hay días determinados en que el Congreso se puede encontrar con demasiadas ausencias, pues no en vano a priori va a haber 16 diputados con cartera en el Gobierno y sujetos a actividades oficiales ajenas al Parlamento como viajes, reuniones en el ámbito de la Unión Europea o acompañamientos al Jefe del Estado.

Y uno de los principales problemas será la coincidencia de las votaciones de los martes en el Pleno del Congreso, cuando se debaten y votan proposiciones de ley, proposiciones no de ley y mociones, con las sesiones de control que se desarrollan esa misma tarde en el Senado, en las que deben comparecer los miembros del Gobierno.

Esa coincidencia ya hizo que en anteriores etapas, la última vez con Ana Pastor como presidenta del Congreso, las votaciones de los martes se desplazaran a los jueves para que los ministros estuvieran más liberados y pudieran atender sus compromisos parlamentarios en la Cámara Alta.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum4
forum Comentarios 4
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Luis
A Favor
En Contra

Los marxistas nunca han sido muy amigos de la Democracia, igual que los fascistas. Se echa en falta un partido liberal fuerte en España.

Puntuación 12
#1
Ni los lunes, ni los viernes
A Favor
En Contra

Es para no currar ni los lunes ni los viernes.

Puntuación 4
#2
Fernando
A Favor
En Contra

Un trilero , Doctor en Traiciones, se pasa por forro a los Españoles, a Las leyes, etc, etc......... como para comprarle un coche de segunda mano, este hombre tiene complejo de dictador, y este no dimite a un que España se rompa en pedazos, es muy grande su ambición , venderá media España para seguir en el chupe , su narcisismo es superior a el, es un enfermo

Puntuación 13
#3
pilar
A Favor
En Contra

Tenemos un presidente que miente mas que habla y como dice el refrán " por la boca muere el pez"

Puntuación 2
#4