Política

Cinco presidentes autonómicos pagaron para salir en entrevistas en 'The Guardian'

  • Ximo Puig reconoce que pagó 43.000 euros por contenidos publicitarios
Valenciaicon-related

La de Ximo Puig no fue la única entrevista de pago que publicó el conocido diario británico The Guardian por mediación de la agencia The Report Company. Al menos se repitió con otros cuatro presidentes autonómicos, según ha podido constatar elEconomista. En la actualidad el artículo que permitió tirar del hilo de esta práctica, el del máximo dirigente valenciano, aparece borrado, y en su lugar luce una advertencia del diario sobre que se trataba de un "contenido publicitario". Pero el archivo original de esta entrevista -al que ha accedido este periódico- revela que en realidad fue un serial de varios dirigentes españoles, entre los que el sitio web de The Guardian que los aglutinaba cita nombres como la exalcaldesa de Madrid Manuela Carmena; el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara; o la de Baleares, Francina Armengol.

Todos estos dirigentes, como también los expresidentes de Canarias Fernando Clavijo y de La Rioja José Ignacio Ceniceros, cuentan con una entrevista eliminada en el conocido periódico inglés, aglutinada entonces bajo el título leaders (líderes). Al tratar de acceder ahora a las piezas todos los enlaces aparecen rotos, y el mensaje con el que el diario explica por qué los ha borrado deja poco lugar para la duda.

"Lo sentimos, la página que estás buscando ha sido eliminada. Esto se debe a que el contenido publicitario fue publicado como parte de un acuerdo comercial y financiado por un anunciante. La política de Guardian News and Media es eliminar el contenido pagado al final de estos acuerdos. Haga clic aquí para obtener más información sobre nuestras pautas de contenido comercial", explica el rotativo.

Este miércoles la Generalitat Valenciana ofreció su versión sobre lo ocurrido. La administración autonómica reconoce que pagó 43.000 euros en el marco de un acuerdo comercial con The Report Company para aparecer en The Guardian, si bien aseguran que tal acuerdo no contemplaba la entrevista. "No fue una entrevista pagada. El acuerdo incluyó una separata en el diario sobre la Comunitat Valenciana en el marco de la feria de turismo World Travel Market, y también la elaboración de un libro por parte de la empresa", explican.

¿Por qué entonces dice The Guardian que la entrevista, su enlace concreto, fue un "contenido publicitario"? Según añaden, en el marco de este acuerdo comercial, el periódico tomó la "decisión editorial" de entrevistar al presidente Ximo Puig, una entrevista cuya publicación coincidió con el acuerdo. "Pero en ninguna parte del acuerdo se contemplaba que tuviera que haber una entrevista. Nosotros nunca hemos pagado por una entrevista", insisten fuentes de Presidencia.

Se trata de una argumentación con cabos sueltos, al menos en el caso de Ximo Puig. En primer lugar, porque resulta difícil desvincular la entrevista del acuerdo comercial. Es decir: The Guardian difícilmente habría entrevistado a Ximo Puig en esas fechas de no haber habido un acuerdo comercial de por medio con la autonomía que preside.

La primera entrevista fue la de Fernández Vara en diciembre de 2015, seguida de las de Ceniceros y Clavijo en marzo de 2016, Armengol en abril y Puig en noviembre

Otro aspecto cuestionable en el caso del presidente valenciano es que la Generalitat, lejos de abordar este asunto con transparencia desde el primer momento, se limitó en un principio a presumir del contenido en las redes sociales, con montaje fotográfico incluido sobre la presencia de Puig en el prestigioso rotativo en noviembre de 2016. Y no fue hasta bien entrado 2018, en el momento que la administración publicó sus gastos en Publicidad Institucional, cuando apareció el gasto de 43.000 euros, correspondiente al ejercicio 2017.

En el caso del resto de presidentes autonómicos está por ver en el marco de qué acuerdos comerciales se produjo la entrevista. No obstante, según ha podido saber este diario, el protocolo de la agencia The Report Company al negociar con la Generalitat Valenciana fue el mismo que el llevado a cabo con otras regiones que ya habían llegado al mismo acuerdo previamente. Según el orden cronológico de las publicaciones de las que tiene conocimiento este diario, la primera de ellas fue la de Fernández Vara en diciembre de 2015, seguida de las de Ceniceros y Clavijo en marzo de 2016, Armengol en abril del mismo año y Puig ya en el mes de noviembre. La de Manuela Carmena, por su parte, se produjo en el mes de enero de 2016.

Niegan los pagos

Sobre esta entrevista en concreto, elEconomista contactó este miércoles con fuentes de Más Madrid para conocer las razones por las que la entrevista ha sido retirada -según The Guardian- al tratarse de un "contenido publicitario". En su caso la argumentación difiere de la del equipo de Ximo Puig, pues el entorno de la exalcaldesa de Madrid asegura que consistió en una entrevista convencional sin ningún tipo de intercambio de por medio.

La relevancia de la figura de Manuela Carmena, al tratarse de la alcaldesa de la capital de España a los pocos meses de su elección y del cambio político que supuso su llegada, bien podrían justificar una entrevista convencional en un diario como The Guardian, pero la retirada del articulo por parte del rotativo con el argumento de que era "comercial" deja lugar para la duda. Está por ver si, en paralelo, como en el caso de Puig, existió un acuerdo publicitario que 'animó' a la cabecera a atender a la dirigente.

En la misma línea que Carmena, el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, negó este jueves la explicación que ofrece The Guardian sobre su entrevista, tal y como también hicieron la balear Francina Armengol, el canario Fernando Clavijo y el riojano José Ignacio Ceniceros a lo largo de la jornada. Todos manifestaron que, al contrario que Puig, no firmaron acuerdo comercial alguno que, ni directa ni indirectamente, propiciara la entrevista. Ello convertiría en un misterio el pago de The Report Company a The Guardian.

Cabe subrayar, en defensa del periódico inglés, que su voluntad siempre ha sido la de informar de que se trataba de contenidos pagados por una empresa. Tanto es así que en la última línea de cada una de las piezas, así como en un lateral de la web leaders en la que concentraba todas las entrevistas, indicaba que se trataba de informaciones auspiciadas por The Report Company, previo pago. El presidente Puig, por contra, lo vendió como un artículo convencional. Y no solo eso. El dirigente aprovechó esta ventana abierta con fondos de todos los valencianos para cargar contra la "corrupción" del PP o presumir de "transparencia".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud