Podcasts

El origen de la teoría de los cisnes negros, los eventos impredecibles que amenazan la economía mundial

  • Fue desarrollada por el ex-operador de bolsa Nassim Taleb en 2007
  • El 11-S, la disolución de la URSS o la I Guerra Mundial son algunos ejemplos
Un cisne negro nadando en un lago. | Imagen: Dreamstime
Madridicon-related

"Rara avis in terris nigroque simillima cygno". La frase del prolífico poeta romano Juvenal, escrita en el siglo primero de nuestra era, se traduciría como "un ave rara en estas tierra como un cisne negro", y hacía referencia a un hecho casi imposible. En aquella época, pensar en un cisne negro era como hoy una rana criando pelo o un cerdo volando, algo no conocido, pues hasta entonces, en Europa, solo había constancia de la existencia de cisnes blancos.

Durante siglos, para los europeos un cisne negro solo estaban en su imaginación, como parte de una metáfora de algo que no podía existir. No sería hasta el año 1697, muchos siglos después, cuando el capitán holandés Willem de Vlamingh, enviado por la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales en una misión de rescate, avistó en Australia cisnes negros. Ningún europeo lo había hecho antes, y cuando llevó ejemplares a Reino Unido provocó una auténtica conmoción. Lo imposible se había hecho realidad.

Desde entonces, el significado de la expresión 'cisne negro' evolucionó, pasando a hacer referencia a hechos que parecían imposibles, pero que después fueron refutados.

Así lo entendió el profesor, escritor y ex-operador de bolsa libanés-estadounidense Nassim Taleb, que habló por primera vez de los eventos cisne negro en su libro '¿Existe la suerte? Las trampas del azar', publicado en 2001. El ensayista definía así hechos que parecen imposibles pero se producen en ocasiones, tienen un impacto extremo, y posteriormente tratan de racionalizarse y explicarse.

En aquella primera aproximación a la metáfora hacía solo referencia a eventos financieros. Pero en 2007 publicó el libro 'Cisne negro', que ya extendía la idea a acontecimientos fuera de los mercados. De esta forma, Taleb considera que casi todos los grandes descubrimientos científicos, acontecimientos históricos o logros artísticos son cisnes negros, sin dirección e impredecibles. Ahí podrían enmarcarse hechos como el auge de internet, la aparición del odernador personal, la I Guerra Mundial, la disolución de la Unión Soviética o los ataques del 11-S.

¿Qué es un evento cisne negro?

Para Taleb, un evento que se pueda considerar cisne negro debe tener tres atributos. El primero, que debe estar fuera de las expectativas, porque nada en el pasado puede señalar convincentemente su posibilidad. El segundo, que tenga un impacto extremo. Y el tercero, que a pesar de lo inesperado de su ocurrencia, que la gente busque después razones que lo hagan explicable y predecible. En resumen: rareza, impacto extremo y retrospectiva previsibilidad.

El libro de Taleb fue un auténtico superventas, con más de 3 millones de copias vendidas, sobre todo tras el estallido de la crisis de 2008, que encaja perfectamente en la categoría de cisne negro, y que venía a corroborar su teoría.

El objetivo práctico de Taleb con esta teoría no es predecir eventos impredecibles, sino ayudar a la sociedad, y especialmente a las grandes empresas y los grandes bancos, a construir robustez para resistir ante los cisnes negros.

Predicciones para 2024

Desde la publicación del libro, se ha hecho habitual que economistas y grandes entidades traten de adivinar los 'cisnes negros' que pueden producirse y las consecuencias que podría tener para las economías, los mercados y las personas.

Han ocurrido tantas cosas en los últimos años y tan inesperadas que cada vez estas predicciones se hacen más complicadas. Saxo Bank, que emite el informe de más prestigio en este campo, pone el foco para 2024 en eventos poco probables y de inesperadas consecuencias como el fin del capitalismo, la vuelta del petróleo a los 150 dólares por barril o la salida del Banco de Japón de sus políticas ultra-expansivas.

La historia está repleta de eventos de este tipo, y en un mundo cada vez más complejo y globalizado, los cisnes negros son cada vez más comunes, y es necesario acostumbrarse y estar preparados.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud