Podcasts

El campo español mantiene su negocio en Reino Unido pese al Brexit y la competencia de Marruecos

  • Londres se ha abierto a negociar con otros países como Egipto o Turquía
  • Marruecos supera a España como el segundo mayor vendedor de tomates
  • Seguirá siendo un destino prioritario para los agricultores españoles
Madrid

Las empresas agroalimentarias españolas han logrado mantener su volumen de negocio en Reino Unido este año, el primero de la salida del mercado comunitario tras el Brexit. Se trata del quinto principal cliente de sus exportaciones, y han logrado salvar el curso a pesar del incremento de la competencia, y de las trabas sufridas, como el colapso del transporte.

Productores, exportadores y toda la industria destacan que Reino Unido sigue siendo y seguirá siendo un socio importante, tras cumplirse el primer año desde que se materializara el Brexit. Ni las tensiones políticas, ni las dificultades logísticas, como la falta de transportistas o de mano de obra, entre otras, han supuesto un gran freno.

Frutas, cítricos, vino y aceite de oliva son los alimentos más vendidos en el país británico. Y aunque sigue siendo un destino prioritario para los productores españoles, sí reconocen que es un mercado más abierto a competidores de otros países con productos y calendarios similares, como pueden ser Marruecos, Egipto, Turquía o Sudáfrica.

En concreto, y por poner ejemplos, Marruecos ha disparado sus ventas de frutos rojos en Reino Unido un 400 o un 500%, mientras que en ventas de tomate ha desplazado a España como segundo mayor proveedor, solo por detrás de Países Bajos.

En este sentido, desde Fepex, en declaraciones a EFE, destacan que el volumen de ventas exteriores de frutas y hortalizas a Reino Unido se redujeron ligeramente, aunque se compensó por el incremento de costes.

La transición de la UE hacia un modelo alimentario más verde aumenta las exigencias al agricultor

Los comercializadores españoles, recuerda, hacen un esfuerzo muy significativo para mejorar la competitividad, lo que choca con la transición que está acometiendo la Unión Europea hacia un modelo alimentario más verde, y a la vez más exigente para el agricultor.

De hecho, de cara a 2022, los exportadores están pendientes de las exigencias fitosanitarias que Reino Unido va a reclamar a partir del 1 de julio.

Pese a todo, el sector está tranquilo. Creen que las perspectivas de demanda son positivas, ya que Reino Unido sigue necesitando abastecerse, y además sufre una importante falta de mano de obra.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Sanciones rusas, aranceles americanos . importaciones extracomunitarias
A Favor
En Contra

Ruina total ..Sanciones rusas ahora , aranceles americanos ,, importaciones de terceros paises extracomunitarios ,( a cambio de que en esos paises se instalen multinacionales , electricas , bancos , telefonicas ,se vendan coches alemanes etc , ), la demostrada incapacidad politica y necedad o falta de colaboracion en equipo unido alas carreras de trepas politicos dentro de los partidos, los oscuritos intereses de la delincuencia economica adjunta ..el famoso e inutil"" Tribunal de la competencia ""( chiringuito politico controlado por el PP) que impide la fijacion de unos precios minimos para el campo que garantice la rentabilidad y continuidad de las explotaciones

Puntuación -1
#1
VIO
A Favor
En Contra

Ante las numerosas trabas europeas al campo, prohibición extrema de productos fitosanitarios, abonos, tipo de cultivo, etc., las grandes empresas hortícolas españolas se han trasladado a Marruecos o Sudáfrica para producir allí sus productos y seguir comercializándolos en Europa e Inglaterra a través de sus canales de distribución. Los empresarios agrícolas españoles no han encontrado otra salida mejor que llevar su producción a otros países y poder seguir liderando estos mercados. Hay un momento en que la numerosísima burocracia Europea impide el normal desarrollo agrícola y sucede lo que estamos presenciando: no solamente se deslocalizan empresas industriales, también lo hacen las empresas agrícolas que buscan grandes extensiones de terreno, salarios más bajos y mayor facilidad a su implantación. No hay que perder de vista que un buen tomate requiere de aguas salinas que le den una carne o cuerpo consistente. El riego continuado con este tipo de aguas acaba salinizando el terreno, a veces en una sola cosecha, por lo que hay que dejarlo en barbecho durante numerosos años mientras se traslada la producción a otros campos colindantes y así sucesivamente. Si en España no les dan facilidades los empresarios agrícolas más activos y dinámicos optan por trasladarse a otros lugares más benignos. Exactamente lo mismo ocurre con los cítricos: naranjas, limones y pomelos, y muchos otros productos hortícolas. Al imponer leyes que rozan el absurdo puede ocurrir este fenómeno de deslocalización y después vienes los lloros y quejas que no sirven para nada. Corolario: el sentido común es útil en muchos aspectos de la actividad económica y brilla por su ausencia. Además, facilita que algunos países pobres y atrasados mejoren lentamente su nivel de vida al que también tienen derecho e impide su emigración al nuestro.

Puntuación 0
#2