Podcasts

La tontina, el producto financiero del siglo XVII que salió en Los Simpson

  • Los inversores crean un fondo común y reciben intereses el resto de su vida
  • Cuando un participante muere, el interés que recibe el resto se incrementa
  • Se hizo hueco en la cultura popular al salir en un capítulo de Los Simpson
Madrid

Hoy en día está prácticamente olvidado y en muchos sitios prohibido. Pero durante mucho tiempo, particularmente entre el siglo XVII y el XX, fue uno de los productos financieros más habituales para gobiernos e individuos, antecesor de pensiones y seguros de vida. Es la tontina, uno de los grandes precursores de las finanzas modernas.

La historia sitúa el origen de este esquema en el banquero italiano Lorenzo de Tonti (de ahí el nombre) en el siglo XVII. Natural de Nápoles, tuvo que pedir asilo político en Francia tras participar en una revuelta contra el dominio español. A principios de la década de los 50 de aquel siglo, propuso un particular sistema al gobierno del cardenal Mazarino (la Francia de Luis XIV, tras la guerra de los 30 años, necesitaba desesperadamente dinero) para obtener fondos.

El esquema, que sirve de base para las numerosas versiones de tontina que llegaron posteriormente, es simple: los inversores crean un fondo común aportando el capital inicial y reciben intereses el resto de su vida. Cada vez que uno de los partícipes muera, el interés que recibe el resto se incrementa, y cuándo el último muere, en el esquema de Tonti, el capital restante del fondo vuelve a las arcas públicas. En otros casos, dependiendo de cómo se estructurara, cuando solo quedara un número determinado de supervivientes se repartían el dinero.

Los Simpson tuvieron su propia tontina.

La propuesta original de Tonti, en 1653, no llegó a buen puerto. Tampoco una iniciativa similar del mismo año en Dinamarca. Fue en los Países Bajos, pioneros de las finanzas en muchas ocasiones, donde diversas ciudades comenzaron a organizar tontinas, y entre 1670 y 1700 se contabilizaron unas 200. Tonti, mientras tanto, cayó en desgracia en Francia, dio con sus huesos en la Bastilla y murió en 1684, cinco años antes de que Francia lanzara su primera tontina en 1689.

En el siglo XVIII las tontinas fueron organizadas por diferentes estados y otros organismos de forma regular, y comenzó también a popularizarse entre personas que organizaban sus propias tontinas privadas. En cierta manera, era una forma de seguro de vida o pensión rudimentaria, puesto que garantizaba un ingreso constante hasta el día de la muerte.

Modernizando el registro e identificación de las personas fallecidas

Pero las tontinas de la época tuvieron un problema que ayudaron a resolver: el registro e identificación de los fallecidos. Con dinero de por medio, éstos se modernizaron y comenzaron a crearse las primeras tablas de mortalidad.

Las tontinas financiaban todo tipo de iniciativas privadas y públicas, desde calles hasta hoteles. En origen ayudaron sobre todo a las guerras, por lo que se pueden considerar antecesoras de los bonos perpetuos y los war bonds.

La tontina comenzó a caer en desuso y fue prohibido en muchos países, aunque en Francia sigue en activo y regulada. El problema, como se puede entender fácilmente, es que genera unos incentivos bastante fuertes para el asesinato.

Como curiosidad, la base del sistema (y del incentivo al delito) se puede entender en el capítulo de Los Simpsons, en el que el Sr. Burns trata de matar al abuelo. Ambos, junto a otros miembros de su unidad en la II Guerra Mundial, habían firmado un pacto según el cual el último superviviente se quedaría con una colección de arte que habían encontrado en un castillo alemán. Una forma de tontina simple pero que retrata a la perfección el peligro de este esquema.

comentarios4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 4

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Políticamente Incorrecto
A Favor
En Contra

No conocía la "tontina", muy interesante. En España también tenemos nuestra "tontina", pero aquí se llama "Sistema Público de Pensiones" (suena mejor, ¿verdad?). El esquema es muy sencillo: El Estado despluma a los trabajadores y autónomos actuales para darle ese dinero a los actuales pensionistas. Cuando los trabajadores y autónomos actuales vayan a cobrar su pensión no habrá suficientes trabajadores y autónomos a los que desplumar, y entonces los nuevos pensionistas cobrarán menores pensiones que sus antecesores. Bonito, ¿verdad?

Puntuación 32
#1
Alberto Martin
A Favor
En Contra

Y lo mejor del capítulo, el final: "¡pervertidos, iros a un hotel!" XD

Puntuación 25
#2
j.f
A Favor
En Contra

Creo que funciona mejor que nuestro sistema de pensiones.

Puntuación 5
#3
yomismo
A Favor
En Contra

Con cien años a sus espaldas, pocas cosas funcionan mejor que el sistema publico de pensiones de España y de la mayor parte de paises europeos. Por mas que le pese a algun tontaina, que prefiere la tontina por afinidad.

Puntuación 4
#4