Opinión

La batalla contra la inflación ya está ganada

El autor se muestra optimista con los precios

El precio de los alimentos sigue disparado en las tiendas. Llenar el depósito de un coche familiar medio cuesta más de 100 libras. Las facturas de la electricidad aumentan, al igual que las de los demás servicios públicos, mientras que cualquier cosa, desde un corte de pelo hasta una comida fuera de casa o una suscripción al gimnasio, parece subir cada semana que pasa. El consumidor medio no necesita que el Gobernador del Banco de Inglaterra o cualquiera de las docenas de candidatos a liderar el Partido Conservador le convenzan de que la inflación es un problema real. Lo pueden ver todos los días en los extractos de sus tarjetas de débito.

Sin embargo, hay un giro, y uno importante. Por muy malo que parezca ahora mismo, la batalla contra la inflación ya se ha ganado. Los precios de las materias primas, como el trigo, el cobre y, sobre todo, el petróleo, están bajando mucho a medida que se reduce la demanda y aumenta la oferta. No hay señales de una espiral de precios salariales, y sin eso la inflación rara vez se mantiene. Y la oferta monetaria, aunque haya sido vergonzosamente ignorada por la mayoría de los principales bancos centrales, está bajando rápidamente. Si sumamos todo esto, los precios volverán a una senda más estable a principios del año que viene, y todos nos preocuparemos mucho más por una recesión mundial que por la inflación.

No hay duda de que la inflación ha resultado ser mucho peor este año de lo que se esperaba. Ha alcanzado el 9 por ciento en el Reino Unido, el 8,6 por ciento en Estados Unidos, e incluso en Alemania, la única gran economía que suele evitar que los precios se desborden, ha llegado al 8,7 por ciento. En Grecia, la subida es de un alarmante 12%, y en Estonia, de un aterrador 20%. Todos podemos ver la evidencia de esto a nuestro alrededor cada día. 

Puede parecer el inicio de una espiral inflacionista al estilo de los años 70, con una aceleración de los precios hacia el nivel del 20 o 30 por ciento. Pero, en realidad, la batalla contra la inflación, aunque estemos ahora mismo en medio de la tormenta, ya ha terminado. He aquí la razón.

En primer lugar, en los mercados de materias primas, los precios ya están empezando a caer bruscamente. El precio del trigo ha bajado un 33% desde mayo, con dos tercios de esa caída sólo en las últimas tres semanas. El precio del níquel ha bajado un 26,5% en el último mes. El precio del cobre ha bajado un 28% desde sus máximos de mayo, y un 23% en las últimas tres semanas, mientras que el precio del petróleo, tan importante, ha bajado un 16% en el último mes, con una impresionante caída del 9% sólo el pasado martes. Esto tiene varias explicaciones. En el mercado del trigo, parece que habrá más grano ucraniano del que se esperaba (aunque parte de él sea de contrabando en barcos controlados por Rusia). En otros casos, la subida de los precios ya ha frenado la demanda, presionando a la baja los precios (no debe haber muchos de nosotros que no se hayan saltado un viaje en coche o dos en las últimas semanas). Con la excepción del gas europeo, que tiene su propio y extraño mercado, los precios de las materias primas están cayendo en todas partes. Dado que gran parte del repunte de la inflación se debe al aumento de los costes de las materias primas, esto empezará a reflejarse en los índices en los próximos tres meses.

Además, hemos evitado una espiral de precios salariales. El crecimiento medio de los salarios en el Reino Unido es del 4% que está más o menos en línea con sus promedios a largo plazo. Es cierto que se están produciendo algunas huelgas, sobre todo en el sector público, porque los trabajadores intentan seguir el ritmo de la subida de precios, pero las tasas de sindicalización son ahora tan bajas que no influyen mucho en la tendencia general. El golpe en el nivel de vida lo están sufriendo los trabajadores de a pie. Es cierto que es doloroso. Pero la alternativa es mucho peor. Una vez que los salarios y los precios entran en una espiral, con salarios más altos que obligan a las empresas a aumentar los precios, y luego obligan al personal a pedir más dinero de nuevo, la inflación se sale de control. Rápidamente se llega a un 20 o 30 por ciento. La mayor flexibilidad de los mercados laborales en los últimos treinta años significa que hemos evitado eso. Y sin un aumento de los salarios, la inflación no puede tener un control real.

Por último, la oferta monetaria ha empezado a descender de forma drástica. Hay muchas formas diferentes de medir la oferta de dinero, pero si tomamos una de las estándar - M4 para los puristas - la tasa de crecimiento ha caído a un 4% relativamente estable en el año hasta abril desde un alarmante 15pc a finales de 2020. Con la excepción de la zona euro, lo mismo ocurre en otras grandes economías. La flexibilización cuantitativa, que impulsó un crecimiento récord de la masa monetaria, ha terminado. El monetarismo está fuera de moda entre los bancos centrales, y la relación entre el crecimiento de la oferta monetaria y el aumento de los precios no suele ser sencilla. Aun así, sería una locura llegar a la conclusión de que una caída de esa magnitud no tendría ningún impacto en los precios.

Estos días, mientras todo el mundo prestaba atención al drama de Westminster, los mercados empezaron a valorar la expectativa de que los tipos de interés bajarán en el Reino Unido para el próximo año. Lo mismo ocurre en Wall Street, donde los operadores ya han llegado a la conclusión de que el año que viene la Reserva Federal estará más preocupada por luchar contra una recesión que por frenar la subida de los precios. Puede que no lo parezca cuando su tarjeta sin contacto le permite pagar seis libras por un café, o dos libras por una lata de judías, pero en realidad la batalla contra la inflación ya está ganada. El año que viene, por estas fechas, nos preguntaremos por qué tanto alboroto.

comentarios6WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 6

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

guille
A Favor
En Contra

"El año que viene, por estas fechas, nos preguntaremos por qué tanto alboroto".

Se dice que, había un Presidente de una gran empresa que dormitaba con la boca abierta en uno de los Consejos que presidía, se le acerco un Consejero y le dijo ""Señor, cierre Vd. la boca o se le va a llenar de moscas", la respuesta fue rápida "Y que hago con las que tengo ya dentro". Vd. nos habla algo así como lo de este durmiente, se lo diré rápido también ¿Y Que hacemos con el 20% de inflación que no recuperaremos en salarios, pensiones, en los activos financieros y en tantas cosas que nos ha desaparecido "ya" en estos casi dos años? sus pelillos a la mar es tan poco creíble como la "inflación coyuntural" prometida; esto no puede (debe) quedar así, el desastre es de juzgado de guardia.

Puntuación 22
#1
Usuario validado en Google+
Eugenio Garza
A Favor
En Contra

CORRECTO

Puntuación 3
#2
Nop
A Favor
En Contra

No se puede hacer un analisis tan burdo, incorrecto e incompleto sobre la inflacion actual, este es de los que decia que la inflacion iba a ser temporal y aun no se ha enterado que todos los economistas que conocen el tema ya dan por hecho que se viene gorda

Puntuación 5
#3
Intruso
A Favor
En Contra

Guarden esta diarrea mental y argumental y lo leen el año que viene...asi se podrán descojo.nar a gusto.

Puntuación 2
#4
mec...mec...mec....
A Favor
En Contra

si, la hemos ganado hoy a las 16:15 y 9 segundos.

Puntuación -2
#5
Tel?maco
A Favor
En Contra

Las principales causas de la inflación son diversas. Y para este articulista parece que sólo existe el desequilibrio entre la oferta y la demanda, por escasez de producción y exceso de masa monetaria. Recordemos los factores de forma sibtetica:

Demanda. ...

Aumentos en los costes de las empresas. ...

Inflación “autoconstruida” ...

Política fiscal expansiva. ...

Déficit fiscal. ...

Inflación estructural. ...

Inflación inercial.

Pues bien, todo indica que la inflación creada de forma artificial y criminal (presionando la reducción de productos y provocando desabastecimiento y por tanto, elevación de precios) es la causa principal y que la política fiscal expansiva junto al déficit estructural son causas que seguirán estando ahí de forma permanente con gobiernos socialdemócratas (en realidad socialcomunistas).

Lo que expone este individuo me parece banal, pueril y propio de un cantamañanas.

Puntuación 1
#6