Opinión

La guerra de Ucrania reconfigura el desarrollo de los mercados emergentes

La recuperación económica mundial de la pandemia del COVID-19 siempre fue frágil, especialmente en el mundo en desarrollo. Con la desastrosa guerra de Rusia en Ucrania, ha quedado prácticamente destrozada. Pero las consecuencias inmediatas de la invasión son sólo el principio. En un mundo definido de nuevo por el conflicto entre grandes potencias, los países tendrán que replantearse su enfoque del desarrollo.

Hubo un tiempo en que los economistas del desarrollo se centraban principalmente en el crecimiento. Se creía que una rápida expansión económica era la clave para lograr una amplia prosperidad. Pero, en la década de 1980, la inclusión social y el medio ambiente empezaron a figurar en la agenda política, y han cobrado cada vez más importancia a lo largo de los años.

Incluso antes de que Rusia invadiera Ucrania -e incluso antes de que la pandemia se afianzara- los mercados emergentes y las economías en desarrollo (EMDE por sus siglas en inglés) estaban luchando en todos estos frentes. En marzo de 2020, el Banco Mundial estimó que la desigualdad dentro de las EMDE, y la brecha entre ellas y las economías avanzadas, había alcanzado niveles vistos por última vez una década antes. En medio del aumento de la pobreza, las catástrofes naturales y la intensificación de los conflictos civiles, no debería sorprender que los responsables políticos de los países en desarrollo se esforzaran por formular políticas climáticas que pudieran cumplir los compromisos internacionales.

Y nos esperan más desafíos. Con una inflación que alcanzó el 7,5% en Estados Unidos en enero, la Reserva Federal estadounidense se ha embarcado en el endurecimiento monetario, aplicando la primera de las siete subidas de tipos de interés de un cuarto de punto previstas para este año. El presidente de la Fed, Jerome Powell, ha indicado que podrían ser necesarias subidas aún mayores, si la inflación sigue aumentando. Para las EDE, esto creará un entorno político difícil, caracterizado por una menor liquidez, un dólar estadounidense más fuerte y rápidas salidas de capital.

La guerra de Rusia en Ucrania ha empeorado mucho las cosas. Según la OCDE, el conflicto reducirá el PIB mundial en al menos un punto porcentual este año, debido a la profunda recesión en Rusia, y provocará un aumento de los precios al consumo de unos 2,5 puntos porcentuales. Para los países emergentes (sin incluir a China), esto implica un crecimiento inferior al 3,2% este año, menos de la mitad de su tasa media de crecimiento anual antes de la crisis financiera mundial de 2008.

Pero el crecimiento es sólo una parte del panorama. La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) predice que la mayor volatilidad financiera y el aumento de los costes de los alimentos, el combustible y el comercio podrían desencadenar un círculo vicioso de ventas de activos, devaluaciones de los tipos de cambio y crisis de la deuda.

Los países emergentes tienen pocas opciones para mitigar los riesgos a los que se enfrentan. Con niveles de deuda en máximos históricos, carecen de espacio fiscal para apoyar sus economías. Además, a diferencia de los países que emiten monedas de reserva, no pueden recurrir a la flexibilización cuantitativa. Además, dado que las economías avanzadas, especialmente en Europa, se enfrentan a mayores riesgos de seguridad, a un aumento de las necesidades de gasto en defensa y a la mayor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial, los EDE no pueden contar con mucha ayuda externa para hacer frente a los impagos de la deuda o a las crisis financieras y de gobernanza.

Para complicar aún más la respuesta política, la intensidad y la duración de la guerra del presidente ruso Vladimir Putin, las sanciones que Occidente ha impuesto en respuesta a ella y los consiguientes cuellos de botella en la cadena de suministro siguen siendo imposibles de predecir. En otras palabras, no se puede saber la gravedad de los riesgos.

Pero, independientemente de cómo se desarrolle la guerra, parece claro que los países tendrán que dar a la seguridad nacional una posición mucho más prominente en sus agendas de desarrollo. Como ha señalado la OCDE, esto no sólo significa aumentar el gasto en defensa, aunque existe una importante presión para hacerlo. También significa diversificar las fuentes de energía y alimentos, y prepararse para la fragmentación económica mundial.

En las últimas décadas, la "globalización liberal" ha permitido la integración de los EEMD en la economía mundial. Pero, como explicó recientemente Dani Rodrik, de Harvard, la invasión rusa de Ucrania "cerró el ataúd del orden internacional 'liberal' posterior a 1989", incluida la hiperglobalización que permitió.

Las sanciones económicas y financieras a las que se enfrenta Rusia -entre las que destaca su exclusión parcial del sistema de mensajería financiera SWIFT para pagos bancarios internacionales- acelerarán el esfuerzo por desarrollar sistemas y estructuras alternativas. Esto podría, según advierte la OCDE, erosionar el dominio del dólar estadounidense en los mercados financieros y en los pagos transfronterizos.

En el caso de los países emergentes, puede ser necesario modificar la composición monetaria de las reservas de divisas. En términos más generales, tendrán que adaptarse a un mundo en el que la especialización, las economías de escala y la difusión de información y conocimientos técnicos son mucho más difíciles.

En este sentido, los países en desarrollo emergentes podrían extraer lecciones de un reciente informe de la UNCTAD sobre la transformación estructural de China, que destaca el éxito del país en la elaboración de estrategias políticas pragmáticas, integrales y cohesionadas en áreas como las finanzas, el desarrollo industrial, el comercio internacional y la economía digital. Como venimos sosteniendo desde hace tiempo, la historia de China de aprender de sus errores y adaptarse a las condiciones cambiantes ha sido esencial para su éxito, en términos no sólo de crecimiento, sino también de resistencia.

Occidente insiste en que el modelo de gobernanza de China no es replicable en otros países. Pero los países occidentales, que se enfrentan a sus propios retos, no parecen dispuestos a dar a los países emergentes el apoyo que necesitan para mantener el desarrollo. Por ello, los países emergentes deben transformar su enfoque del desarrollo. La experiencia de China puede servirles de guía.

comentarios4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 4

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Aurelio
A Favor
En Contra

En realidad lo queda claro es que China con una visión de superpotencia hace lo mismo pero peor que las otras superpotencias. Utiliza su potencia para depredar a los paises pobres productores de materias primas sin importarle en absoluto que sigan en la miseria los próximos siglos. No hay mas que ver la actitud del gobierno chino en el genocidio de Ucrania. La actitud es hacer negocios y ganar dinero aunque esté empapado de sangre. Son colaboradores de Putin a cambio de gas y petróleo barato. Los europeos nunca deberíamos olvidarnos de esta actitud. Yo personalmente he dejado de comprar productos chinos. En mi casa no entra un "Made in RPPC"

Puntuación 5
#1
A Favor
En Contra

Si tuviera hacer lo que dice #1 hace años que no compraría nada a nadie...ni siquiera comida...De donde se creerá la que sale el litio y el tántalo que se necesita para fabricar su teléfono móvil o la gasolina y el diesel que consume su vehiculo de combustión o el níquel de la batería de su coche eléctrico...y así sucesivamente hasta el infinito...una cosa es predicar y otra muy diferente es dar trigo. (Que atrevida es la ignorancia)

Puntuación 1
#2
Aurelio
A Favor
En Contra

A dos, no hace falta tanto sacrificio para comprarse un Samsung en vez de un HAWEI, o para comprarse un paraguas hecho en cualquier punto de España en vez de China...hay muchas maneras de hacerlo pero si uno quiere buscar disculpas también es fácil. Lo pero es no hacer nada PORQUE NADA DA COMO RESULTADO NADA!

Puntuación 0
#3
A Favor
En Contra

Aurelio, no necesito buscar excusas...desde que el mundo es mundo el hombre ha iniciado todas las guerras solo por un unico motivo, los recursos ajenos y los ha disfrando siempre con narrativas que calmaran la conciencia colectiva, donde ellos, eran siempre los buenos y los de enfrente, siempre los malos. En realidad todos somos malos, unos son mas listos y otros son mas tontos... pero todos somos malos y la mayoria encima hipocritas.

Puntuación 0
#4