Opinión

Buenas perspectivas sobre Marta Ortega

Marta Ortega, futura presidenta de Inditex

Habrá una serie interminable de peleas familiares. La gestión será caótica. Y los herederos sin talento y con demasiados derechos ascenderán más allá de sus capacidades, hundiendo la empresa en un juego de poder dinámico. Los mercados no vieron con buenos ojos que Marta Ortega tomara el control de Inditex, la mayor cadena de moda europea, esta semana, marcando las acciones a la baja, y preocupándose abiertamente por lo que pasaría con la dueña de las tiendas Zara.

Pero, agárrense. Claro, cuando los hijos se hacen cargo de un imperio empresarial familiar es casi siempre una mala noticia para los accionistas. Normalmente no están a la altura del trabajo. Pero las hijas son una historia diferente. No es porque sean mejores gestoras, aunque ese sea siempre un argumento popular entre los partidarios de la diversidad. Es porque no se ven presionadas para tomar el relevo, sino que lo hacen con entusiasmo; porque rara vez sienten la necesidad de probarse a sí mismas con acuerdos temerarios; y porque suelen estar contentas de dejar paso a los ejecutivos profesionales cuando es necesario. En realidad, es probable que Marta Ortega lleve el imperio que fundó su padre con fuerza, al igual que lo harán otras hijas que asuman la dirección de la empresa familiar.

Aunque sus principales marcas, desde Zara a Massimo Dutti, son bien conocidas en el Reino Unido, Inditex, que cotiza en bolsa, es menos familiar. Aun así, es una de las historias de éxito comercial más notables del último medio siglo. Amancio Ortega dejó la escuela a los 14 años, consiguió un trabajo en una camisería local, luego empezó a hacer sus propios diseños y abrió la primera tienda Zara en 1975. Hoy el imperio se extiende por todo el mundo. Se calcula que Ortega tiene un patrimonio neto de 77.000 millones de dólares, y en 2015 fue brevemente el hombre más rico del mundo, aunque desde entonces lo han superado personas como Elon Musk y Jeff Bezos. Con diseños elegantes, precios asequibles y un proceso de producción ultrarrápido de pasarela a High Street, Ortega tomó un negocio muy tradicional y lo reinventó con un efecto brillante, acuñando una fortuna en el proceso.

El anuncio esta semana de que Marta Ortega tomaría el relevo de su padre, de 85 años, fue recibido como si se tratara de una trama de Sucesiones o Dinastía. Los gestores de fondos miraron con nerviosismo las acciones de Inditex en su cartera y se preguntaron si era el momento de vender, mientras que la prensa y la cobertura de los analistas se preocupaban por si era el movimiento correcto. Y, para ser justos, no es difícil entender por qué. La historia de los negocios está llena de ejemplos de hijos que se han hecho cargo de los imperios empresariales de sus padres y, en poco tiempo, los han convertido en un completo desastre. Un estudio de la Harvard Business Review estimó que el índice de fracaso era del 70 por ciento una vez que la segunda generación estaba al mando. "Tres generaciones de mangas de camisa a mangas de camisa", bromeó una vez el magnate Andrew Carnegie sobre la forma en que las empresas se destruyen tan rápidamente como se construyen. Sin embargo, este es el punto importante. Las historias de terror se refieren casi todas a hijos que se hacen cargo de la empresa familiar. Las hijas, sin embargo, son algo diferente.

Podría ser políticamente correcto argumentar que las mujeres son mejores gestoras, más inclusivas y más incisivas que los hombres, especialmente para los inversores impulsados por el ESG que exigen que estén mejor representadas en los consejos de administración. En realidad, no hay muchas pruebas de ello. Pueden ser brillantes o terribles, amables o bravuconas, y pacientes o cortoplacistas, tanto como lo pueden ser los directores ejecutivos masculinos. Todo depende de la persona. Dicho esto, las mujeres son mucho mejores que los hombres a la hora de tomar el control de la empresa familiar. He aquí el motivo.

En primer lugar, no están sometidos al mismo tipo de presión para tomar el mando. Casi por definición, los mejores empresarios también son impulsivos, poco razonables y exigentes. Todo ello forma parte del paquete de personalidad que conlleva la fundación de una gran empresa. Quieren crear una dinastía por la misma razón por la que querían que su empresa conquistara el mundo. ¿El resultado? Hijos que preferirían dedicarse a otra cosa, y que estarían mejor cualificados para ello, se ven obligados a aceptar el trabajo por unos padres prepotentes. Cuando se les pone al frente, se ven irremediablemente superados. Pero las mismas presiones se aplican muy raramente a las hijas. Cuando se encargan de la empresa familiar, lo hacen porque realmente lo desean y tienen las habilidades necesarias para hacerla funcionar. Están ahí por mérito, tanto como por herencia, y eso marca una gran diferencia.

Además, no existe el mismo impulso psicológico para superar al padre, con acuerdos más grandes y adquisiciones más agresivas. Los accidentes de tráfico se producen cuando los hijos heredan una empresa familiar y tratan de demostrar que son dignos del legado con una ronda de expansión imprudente. En los años 80, por ejemplo, Edgar Bronfman trasladó el imperio familiar Seagram de las bebidas y los productos químicos al negocio del cine, con resultados catastróficos. En cambio, las hijas sienten menos necesidad de superar a sus padres. Suelen contentarse con hacer crecer el negocio de forma constante y mantenerse en el sector que ya dominan. Los resultados son siempre mucho mejores.

Por último, las hijas suelen adoptar un papel menos práctico. Muchas de ellas se contentan con dirigir el negocio, mientras contratan a gestores expertos y profesionales para que realicen el trabajo diario. Es más probable que conozcan sus límites, que estén menos tentadas de romper el manual establecido y que estén más dispuestas a escuchar consejos externos. Es más probable que un presidente de la familia mantenga el imperio intacto que un director general de la familia, y es más probable que las hijas encajen en ese papel.

Por supuesto, hay excepciones. Shari Redstone es famosa por sus disputas con su padre, Sumner, sobre el conglomerado de medios de comunicación Viacom, aunque la empresa casi sobrevive. Pero el imperio de cosméticos L'Oreal apenas sufrió después de que Liliane Bettancourt tomara el control de su padre, el fundador del negocio. Y Walmart apenas ha tropezado desde que Alice Walton heredó una participación dominante en la cadena minorista que creó su padre, Sam, aunque mantiene sensiblemente un papel secundario. Por supuesto, Amancio Ortega va a ser un acto muy difícil de seguir. Es uno de los magnates más exitosos de los últimos 50 años. Pero si alguien puede hacerlo, Marta probablemente pueda, y los accionistas se equivocan si piensan que ella va a hundir el negocio.

comentarios8WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 8

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Chanes
A Favor
En Contra

Las perspectivas sobre Marta Ortega, las veremos con el tiempo. Lo que sí es cierto es que Pablo Isla ha puesto el listón alto, altísimo, en Inditex y es muy difícil superar lo que él ha hecho. Ojalá Marta Ortega siga los pasos de Pablo Isla y los buenos consejos -que sin duda tendrá- del consejo de administración de Inditex. No tiene las cosas fáciles Marta Ortega. Como se dice en el mundo taurino: "Para ser buen torero, se necesita haber pasado mucha hambre". Seguro que Amancio Ortega, pasó muchas necesidades y tuvo que bregar muchísimo para hacer un "imperio", como ha hecho. Lo que es menester es que su sucesora sepa valorar todo eso y que el "imperio" que ha hecho su padre, continúe siendo mayor y multiplique las ganancias para poder seguir creando puestos de trabajo que tanta falta hacen en España. Ojalá que hayan muchos Amancio Ortega en España. Falta hace.

Puntuación 3
#1
Chanes
A Favor
En Contra

Las perspectivas sobre Marta Ortega, las veremos con el tiempo. Lo que sí es cierto es que Pablo Isla ha puesto el listón alto, altísimo, en Inditex y es muy difícil superar lo que él ha hecho. Ojalá Marta Ortega siga los pasos de Pablo Isla y los buenos consejos -que sin duda tendrá- del consejo de administración de Inditex. No tiene las cosas fáciles Marta Ortega. Como se dice en el mundo taurino: "Para ser buen torero, se necesita haber pasado mucha hambre". Seguro que Amancio Ortega, pasó muchas necesidades y tuvo que bregar muchísimo para hacer un "imperio", como ha hecho. (sigo)

Puntuación 0
#2
Chanes
A Favor
En Contra

(continuo). Lo que es menester es que su sucesora sepa valorar todo eso y que el "imperio" que ha hecho su padre, continúe siendo mayor y multiplique las ganancias para poder seguir creando puestos de trabajo que tanta falta hacen en España. Ojalá que hayan muchos Amancio Ortega en España. Falta hace.

Puntuación -1
#3
Carmen
A Favor
En Contra

El problema es que nunca ha dado imagen de ser la sucesora ni querer serlo y si no tiene carácter para no dejar que sea su marido quien tome las decisiones y son malas decisiones? No se puede decir que no sabes nada de los números de la empresa y confiar en quien delegues. Ahí falta criterio. No sé, a mí me parece una chica un poco sensible y emocional de más para ese puesto pero bueno, ya está decidido. Esperemos que vaya bien.

Puntuación 1
#4
Fernando
A Favor
En Contra

Joer con Carmen.

No se puede escribir más machiruladas en menos espacio: que si no tiene carácter,,,, que si va a dejar que su marido tome las decisiones,,,,, que si es demasiado sensible... que si es emocional de más,,, que si le falta criterio,,,

Toda una tormenta de topicazos machistas en una progre feminista. Enhorabuena.

Puntuación 1
#5
Carmen
A Favor
En Contra

5. Sí, suena un poco raro pero yo no le niego cualidades por ser mujer ni se las veo como otros por ser hija de quien es. Lo del marido lo comento porque para mí, y creo que para muchos, es quien está detrás de este movimiento. Lo digo de verdad objetivamente, cada persona vale para una cosa más que para otras, hombre o mujer y a mí no me da buenas sensaciones lo que leí en su entrevista, para nada. Pero puede sorprendernos y dar valor añadido a la empresa, nunca se sabe.

Puntuación 0
#6
Carmen
A Favor
En Contra

La Presidenta de El Corte Inglés por ejemplo me gusta más para un cargo así, se la ve con carácter, preparada, ha luchado como una loba por lo que cree para echar a quien no veía adecuado para la compañía y por sus criterios para relanzar la compañía que sí conoce bien, y a la que aporta su visión femenina... Y no me planteo ni su sensibilidad ni la influencia de nadie.

Ana Botín desde luego preparada está pero le ha faltado empatía en más de una ocasión, y aunque la banca lo último que necesita es ser empática sí necesita una visión amplia para los negocios y no sé hasta qué punto alguien que a veces ha rozado la crueldad puede aportar realmente algo importante a la empresa.

Puntuación 0
#7
yomismo
A Favor
En Contra

Los hijos de papa suelen fallar como escopetas de feria, educados en la estulticia, en vicio, la pereza, la apatía, la soberbia y el engreimiento, resultan nefastos para las empresas de sus papas. Lo cual es muy malo para la empresa y para ellos, pero muy bueno para el conjunto social, implica una distribución más justa de recursos, y una oportunidad para nuevos emprendedores. Lo otro seria vivir de rentas para siempre, como las dinastías de nobles.

Puntuación 2
#8