Opinión

Los ingresos fiscales y otras sorpresas positivas

Este año 2021 nos está dando, también, algunas sorpresas agradables en el terreno económico: aunque el PIB de 2019 no se ha recuperado, la recaudación en los diez primeros meses de este año ha superado a la del mismo periodo de ese año. Efectivamente, hasta el tercer trimestre la demanda interna estaba creciendo un 6,1%, mientras que los ingresos tributarios homogéneos se incrementaban un 13,8% con respecto a 2020.

En 2021, los ingresos tributarios gestionados por la Agencia Tributaria no sólo son superiores a los de año pasado, cosa que cualquiera podría esperar, sino que son superiores en un 3,6%, en términos homogéneos, a los del mismo periodo de 2019, que además fue el récord histórico de recaudación. Esto supone que nos alejamos de una crisis fiscal. Recordemos que, en la anterior crisis, la recaudación se empezó a derrumbar antes incluso de que el PIB se cayese, en 2008, y luego se tardaron muchos años, casi una década, en volver a los niveles de recaudación anteriores, y con varias subidas importantes de impuestos de por medio.

Explicar por qué ocurre esto no es sencillo, sobre todo porque no hay una causa única. Lo que sí puede descartarse es la explicación más obvia: que el incremento de recaudación se deba a una gran subida de impuestos. Es cierto que hay algunos impuestos nuevos, y una subida de los tipos más elevados del IRPF. Pero el efecto neto, descontando la rebaja del IVA a la electricidad, rebaja de módulos, suspensión del impuesto eléctrico y el IVA cero a las mascarillas, deja el efecto neto de aumento en unos 600 millones de euros, frente a un incremento de recaudación de más de 26.000 millones de euros con respecto al año pasado.

Algo más de importancia tiene la recaudación de aplazamientos y fraccionamientos concedidos en 2020. Como la recaudación sigue un criterio de caja, cuando se conceden los aplazamientos se recauda menos y cuando se cobran se recauda más. Esto explica 1.700 millones de euros de recaudación adicional. Aquí el dato más destacado es que se están cobrando en plazo el 93% de los aplazamientos. Esto equivaldría a una tasa de mora del 7%, pero tengamos en cuenta que la inmensa mayoría de estos aplazamientos se conceden sin garantía. Y, sobre todo, a diferencia de un banco, la Agencia Tributaria no elige sus "clientes" a los que conceder el crédito, o no: son los contribuyentes los que solicitan los aplazamientos cuando no pueden pagar sus deudas tributarias, lo que no es precisamente un indicio de solvencia.

Este dato, que ha pasado completamente desapercibido, es particularmente positivo, porque si los bancos han hecho bien su trabajo, los niveles de mora en los créditos no deberían amenazar su solvencia, ni deberían ocasionar pérdidas públicas adicionales significativas por el aval del Instituto de Crédito Oficial (ICO). Ésta sería una nueva diferencia con respecto a la crisis anterior, que no generaría, de rebote, una crisis bancaria. Por supuesto, en esto también cuenta que los bancos están más saneados que hace una década, lo que no ha salido gratis para el contribuyente.

En consecuencia, el incremento de la recaudación parece deberse a la combinación de crecimiento económico, inflación y mejor cumplimiento de los contribuyentes. El crecimiento económico explica una parte del incremento recaudatorio, pero no todo, puesto que la recaudación está creciendo muy por encima de las demás variables económicas.

La inflación también explica una pequeña parte del incremento recaudatorio, pero tampoco todo. Aquí, deberíamos tener en cuenta dos cuestiones. Por una parte, que la mayor parte de las bases de los impuestos están ligadas a los precios, pero no todos. Por ejemplo, los impuestos especiales de base no monetaria, como gasolinas, gasóleos o alcoholes, al tener tipos específicos no se ven afectados por la evolución de los precios. En cuanto al IRPF, el factor fundamental es la evolución de los salarios, que no siempre es paralela a los precios. Pero, sobre todo, aquí hay que tener en cuenta la inflación media del periodo. Dicho de otra forma, los ingresos por IVA de octubre se ven afectados por la inflación del último mes o trimestre, pero los de febrero, por la inflación de enero. Y a principios de año, no había apenas inflación. Por eso, la inflación, aunque ahora empiece a ser elevada, sólo explica una pequeña parte del aumento de la recaudación. Como ya señalábamos en julio en El Economista, una inflación persistente y elevada, aunque contribuya a incrementar la recaudación, es una grave amenaza para la salida de la crisis.

Queda, obviamente, la mejora del cumplimiento de los contribuyentes. En la anterior crisis, antes incluso de que ésta llegase, lo primero que algunas empresas y ciudadanos dejaron de pagar fueron los impuestos, ahora afortunadamente no es así. Esto a su vez tiene otras causas como el mejor funcionamiento de la Administración Tributaria o la mejora de la conciencia fiscal.

Hay también otros factores como el incremento de los pagos con tarjeta durante la Pandemia, en los que hay menos fraude porque son rastreables, y en consecuencia están sujetos a un mayor control, a diferencia, por ejemplo, del efectivo. Por último, en 2020 la recaudación cayó menos porque, gracias entre otras cuestiones a los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTES), las retribuciones salariales se mantuvieron, aunque las empresas tuvieron fuertes pérdidas. Como se cobra más por IRPF que por impuesto de sociedades, este hecho limitó la caída recaudatoria.

Este año, contra pronóstico, el beneficio de las empresas se ha recuperado. Esto no sólo ha permitido recuperar la recaudación del impuesto de sociedades superando la de 2019 por estas fechas, debido precisamente a que el beneficio de las empresas, en los nueve primeros meses del año, ascendió a 266.038 millones de euros, un 6% más que en 2019. Este dato es el récord histórico de resultados contables positivos declarados a la Agencia Tributaria en el segundo pago fraccionado del impuesto de sociedades.

Probablemente, la economía se está recuperando con más vigor de lo que sugieren algunas estimaciones, como prueban la evolución de la recaudación fiscal, el empleo o los resultados empresariales. En todo esto, hay que reconocer que el principal factor positivo es el éxito colectivo que supone tener una de las tasas de vacunación más elevadas del mundo. Y aunque hay nubarrones en el horizonte, como la amenaza de nuevas mutaciones del virus del COVID, la crisis energética o la inflación, hay también aspectos positivos que no deberíamos obviar porque el pesimismo injustificado no es la vía para salir de la crisis, sino un camino melancólico hacia ninguna parte.

comentarios15WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 15

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

VIO
A Favor
En Contra

Es importante el aumento de recaudación fiscal que estamos viviendo. Si, desde luego. También lo es para el bolsillo de los inspectores de Hacienda que verán como en la cercana Navidad además de la consabida paga extra cobraran su suculento plus de productividad. Este aspecto de motivación de estos empleados públicos es de destacar ya que supone un agravio comparativo en relación al resto de funcionarios que carecen de él. Respecto a los créditos ICO, estos créditos se conceden a las empresas con una doble garantía; por un lado ante el banco responde la empresa con todos sus bienes y solidariamente sus accionistas con todos los suyos. Los actuales directores de sucursales son jóvenes bien capacitados que conocen perfectamente a sus clientes. Están respaldados por la opinión del Jefe de Zona. Si estas empresas aplazan sus pagos a la Agencia Tributaria deberá presentar un aval bancario y pagar los intereses correspondientes. Con lo cual la AT se asegura el cobro más los mentados intereses. El señor de la Torre Díaz parece que nunca ha tenido necesidad de pedir un aval bancario. Le explico en que consiste. La empresa deberá depositar en una cuenta especial que controla el banco el dinero necesario para devolver el aval y sus intereses. Hecho esto el banco concede el aval. Es decir, todo aval bancario se cobra ya que se ha pagado de antemano. Otra cosa llamativa es que habiendo recaudado más en lo que llevamos de año no se refiere el conocido articulista en ningún momento a que se pueden bajar o eliminar determinados impuestos ya que se ha cumplido sobradamente el objetivo de recaudación. Parece que para la AT cuanto más se recaude mejor. Añado yo, mejor también para el rapel de productividad. Creo que es un grave error, ya que el estado gestiona mal el dinero que tanto esfuerzo cuesta de ganar a las empresas y contribuyentes. Dado que el gasto no supone plus de productividad, no es necesario controlarlo y se puede despilfarrar impunemente. En este sentido muchos empresarios consideran a los inspectores de la AT como terroristas económicos, ya que esquilman a las empresas para enriquecer una bolsa llena de agujeros que es el estado. Un ejemplo claro es que no cabe pensar en una Pyme gestionada por funcionarios. Sería una ruina inmediata. Ni tres meses. Corolario: el dinero que a través de leyes injustas se roba legalmente a las empresas sólo acaba generando paro y miseria a la sociedad.

Puntuación 12
#1
Carmen
A Favor
En Contra

1. Nos diferencian 80mil millones del resto de la media europea, fíjate si aún queda.

Bajar impuestos cuando tenemos deuda y déficit? En qué mente sensata cabe? En la de los liberales irresponsables malos pagadores, ladrones y malos gestores del dinero y servicios públicos. Si la gente está cumpliendo con sus obligaciones y antes no, se ha dejado de recaudar mucho dinero y eso perjudica y ha perjudicado al Estado pues te recuerdo que el defecto del anterior Gobierno fue flaquear por los ingresos. Hasta esto lo hace bien este Gobierno. Lo importante es que el dinero público sea bien gestionado, no derivando en la privada a costa de perjudicar a la gente.

De todas formas las empresas pueden compensar pérdidas, supongo que la recaudación mayor vendrá del IVA y por supuesto que el IVA no es de las empresas.

Puntuación -24
#2
Lfvsr
A Favor
En Contra

En España se pagan muchísimos impuestos. Estoy de acuerdo en que es obligación del Estado y de los funcionarios hacer un uso diligente de los fondos que recaudan de la empresas y contribuyentes.

Discrepo de Carmen. Si en España se recauda menos que la media europea en términos relativos no tendrá algo que ver que aquí tengamos el mayor nivel de paro de toda Europa?

Puntuación 14
#3
Carmen
A Favor
En Contra

3. Pues yo no creo que lo importante sea el pleno empleo sino los sueldos y los tipos de los impuestos para la recaudación. Si tuviéramos los tres millones de desempleados con trabajo cobrando solo el SMI y a media jornada y bajando tipos en el irpf y demás impuestos cuánto crees que aumentaría la recaudación? Poco. Por algo fallaban los ingresos con el pp, que solo pueden hacer dumping fiscal como alternativa. Cuánto trabajo en negro ha aflorado? seguramente mucho. El control del Gobierno a los empresarios, la subida de los sueldos, la estabilidad laboral gracias a los ERtes, no bajar impuestos, todo hace. Esa estabilidad favorece el consumo y ese control responsable favorece no perder ingresos. Igual tambíen la gente es más consciente del esfuerzo del Estado ante la pandemia y es más cumplidora, vete a saber. Ojalá fuera así, sería un cambio de paradigma interesante.

Puntuación -18
#4
Usuario validado en elEconomista.es
andyboo
A Favor
En Contra

Que se recauda mas subiendo impuestos solo se lo creen los comunistas ultra radicales, que esos si se suben el sueldo muy bien, y la Carmen que es otra comunista ultra radical rancia que con sus 18 master en economía esta muy enterada y es muy lista, sigo sin comprender como no te ficho el Coletas de asesora con sueldo de 100.000 euros año.

Ahhhhh no podía ser, para eso estaba su pareja de hecho que esa si sabia de números en la caja del supermercado.

Dedicate al parchís que también se cuenta con las tiradas de dado y vas aprendiendo otro master del parchís.

Puntuación 10
#5
Carmen
A Favor
En Contra

5. Rezumas machismo, no sé si rancio o podrido, pero machismo déspota caducado. Ahora mismo lo urgente es parar los pies a los ladrones de Madrid, no es necesario subir impuestos de momento, eso ya lo hizo el pp. Ya dije yo de hecho que si la recuadación iba bien no solo era innecesario subirlos sino que Sánchez puede terminar bajando alguno. Si la deuda y el déficit empiezan a encauzarse estoy convencida de que lo hará. No sabéis el gran Presidente que tenemos, vuestro odio fascista os ciega.

Puntuación -11
#6
David
A Favor
En Contra

Machismo? Estamos hablando de economía Carmen. Que diga que pagamos menos impuestos que en Europa es de nota, usted tendrá un sueldo del que le descuentan el IRPF y claro yo como autónomo, soy un defraudador y explotador de los trabajadores. Me niego a justificarme, pero una cosita, este país lo estamos manteniendo mucha gente que encima se nos insulta y se nos esquilma para que gente como usted, cobre las puñeteras 14 pagas más los trienios, sexenios y demás prebendas.

Puntuación 9
#7
Carmen
A Favor
En Contra

7. El cómplice de un machista es también un machista. Y de economía he hablado yo todo el tiempo, otra cosa es que os explote el cerebro cuando se trata de impuestos.

Puntuación -12
#8
Usuario validado en elEconomista.es
andyboo
A Favor
En Contra

#8 Carmen

Fue hablar la feminista radical de machismo, me quieres dar clases de moral encima?

Yo tengo madre y hermanas y mujer y hijas y son mujeres todas, que dices de machismo, no escupas por la boca tan fácilmente machismo cuando tu eres peor que los machistas, que si que segregas por genero con todo tu feminismo radical.

Por mucho que quieras convencer a la gente de tu amado/a /e líder que solo puede gobernar entre 5 partidos y entre ellos comunistas obsoletos caducos en el mundo, etarras que le dan la bienvenida a los que salen de la cárcel por haber puesto bombas y matar a civiles, separatistas, acompañado de los otros separatistas que no me voy a extender que ya conocemos todos estas alegremente diciendo que el gobierno es de lo mejor del mundo.

Sigue con tu mujer de pareja de donde tu haces el roll de macho del que tanto criticas y deja de dártelas de lista que huele el tufo que hechas.

Puntuación 12
#9
Carmen
A Favor
En Contra

9.. Machista.

Puntuación -11
#10
La "carmen" esa es UN TIO, A SUELDO
A Favor
En Contra

Todavía hay imbéciles que dicen que que quieren más impuestos...(como ellos están a sopa boba del partido...pues venga! dice lo que le dicen que diga.)

HAY QUE BAJAR IMPUESTOS Y

BAJAR GASTO POLITICO que alimentan politicos e inútiles y ladrones, ni te cuento.

FUERA POLITICOS!!!!

LADRONES!!!!!!!

Puntuación 10
#11
Jose
A Favor
En Contra

No, si la inflación, subida de impuestos e inyecciones billonarias ayudan a recaudar más. Hombre claro, sólo faltaría. El problemita es que es a costa de la dignidad económica y humana de las familias.

A ver cómo se lo explico. La crisis fiscal también desaparecería si los funcionarios, políticos y sindicatos fuesen obligados a trabajar gratis. Ya no tendríamos ningún problema todos los demás. Usted, en cambio, se congratula de que sea a todos los demás a quienes se nos mantenga en un campo de concentración fiscal, y que la dignidad económica del ahorrador sea directamente exterminada, con tipos reales del -5%. Todo son puntos de vista. Pero su análisis adolece de una tara de moralidad en la evaluación de los datos y los efectos que sobre unos y otros se genera.

Puntuación 8
#12
Jorge
A Favor
En Contra

Una noticia estupenda, si: para la casta política y para los funcionarios que viven del erario público y muy especialmente, para los funcionarios de la AEAT que ven a incrementar su retribución variable. Un desastre para el resto de ciudadan@s que ven como sus ahorros se van a pagar impuestos. Si el PIB baja y la recaudación sube, cómo queda la presión fiscal?

Puntuación 5
#13
José Luis
A Favor
En Contra

Dice "Carmen" : "3. Pues yo no creo que lo importante sea el pleno empleo sino los sueldos y los tipos de los impuestos para la recaudación. Si tuviéramos los tres millones de desempleados con trabajo cobrando solo el SMI y a media jornada y bajando tipos en el irpf y demás impuestos cuánto crees que aumentaría la recaudación? Poco."

La opinión es de indigente intelectual: Si se alcanzara el denominado pleno empleo, con el 3 % de paro estructural, con 48 millones de habitantes, seguiríamos teniendo 1,5 millones de parados. De darse el caso (ojalá fuera así), no sería necesario fijar un S.M.I., ya que los sueldos subirían por las leyes del mercado, así como las demás condiciones laborales, mejorarían. Esto haría aumentar la recaudación por I.R.P.F., pero también las cotizaciones a la Seguridad Social y también mejoraría la productividad y el consumo con lo que se recaudaría más también por impuestos indirectos.

Por el contrario, si la jornada semanal se reduce a 4 días (solo para funcionarios y a costa de subir los impuestos al ciudadano medio y a los autónomos), como ha propuesto Íñigo Errejón, es entonces cuando muchos pequeños empresarios procurarán cerrar en cuanto tengan oportunidad, mediante jubilaciones anticipadas o incluso yendo al paro en los últimos años tirando de ahorros hasta alcanzar la edad de jubilación.

Puntuación 0
#14
A Favor
En Contra

De verdad que no me extraña nada que el país con mujeres Ministras vaya tan bien leyendo tanta absurdez de cerebro masculino.

Puntuación -1
#15