Opinión

Sindicatos, asesores y otros sobrecogedores

Los Presupuestos son el ejemplo más inmoral de oportunismo político

Cuando yo empezaba en esta profesión de contar cosas, en los albores de la Transición, había un grupo de veteranos periodistas a los que se conocía como los "sobrecogedores" porque, se decía, que en las convocatorias de presentación de resultados de las entidades financieras y grandes empresas recibían oculto dentro de la documentación general un sobre con dinero para que fueran favorables en sus informaciones y comentarios de opinión. Pues bien, esta práctica ya afortunadamente desterrada se ha trasladado ahora a la política impulsada y potenciada por el sanchismo gobernante para comprar voluntades y la paz social, como en el caso de los sindicatos, favores y sumisiones como ocurre con los asesores, y la permanencia en La Moncloa como hemos visto sucede con los independentistas y los herederos de los terroristas en los Presupuestos del Estado que, otro año más, son el ejemplo más inmoral de oportunismo político y de la discriminación entre las comunidades autónomas y los ciudadanos.

Una práctica que en el lenguaje ortodoxo y en la calle se define como soborno o corrupción y que en el caso de Comisiones Obreras y UGT se traduce en un aumento de 17 millones de euros en la subvención que ambos sindicatos van a recibir de las cuentas del Estado y en una partida de 100 millones de euros para modernizar las sedes sindicales con cargo a los fondos europeos. Así se entiende su pacto vergonzante para cerrar el parche de la reforma del sistema de pensiones que es una barrera a la creación de empleo y al crecimiento de la economía, su indecente pasividad ante la disparatada subida de los precios de la electricidad que aboca a la pobreza energética, ante la realidad de cuatro millones de parados o ante los ataques al poder adquisitivo y la calidad de vida de los trabajadores que suponen los atracos fiscales, la inflación galopante o su inmoral desentendimiento de las movilizaciones espontáneas de agricultores, policías, metalúrgicos y en el automóvil, entre otras que se anuncian.

Por cierto, que, en un país democrático, de régimen de libre mercado, con un déficit público del 8 por ciento y una deuda que supera el 120% del PIB, resulta de difícil justificación que unos sindicatos en decadencia sigan recibiendo dinero del Presupuesto cuando la lógica y el sentido del Estado indican que deberían vivir de las cuotas de sus asociados.

Tan sangrante o más es el gasto en asesores que con el gobierno socialpodemita ha aumentado nada menos que un 60 por ciento. Los datos de la Intervención General del Estado reflejan que la remodelación del Gobierno que Sánchez realizó en julio subió el coste en asesores un 115,1 por ciento. Si en julio de 2020 alcanzó los 3,3 millones de euros, en el mismo mes de 2021 se disparó hasta los 7,1 millones. Y en los primeros siete meses del año, este gasto en personal de confianza alcanzó otro récord de 37,9 millones frente a los 33,2 millones de hace un año, con un incremento del 14,3 por ciento, casi tres veces más que las subida registrada en el pago a los empleados públicos de la Administración Central.

Luego no hay dinero para las pensiones, para bajar el IVA del precio de la luz o en las peluquerías, para pagar las ayudas prometidas a los afectados por el volcán de la isla de La Palma o para repartir las ayudas públicas a empresas y autónomos afectados por el covid-19, un total de 18.000 millones de euros de los que sólo se han ejecutado 4.880 millones, el 27 por ciento del total, o lo que es lo mismo, 1 de cada cuatro euros.

Pero, eso sí, ellos, el Gobierno, no han tenido pudor en, con la que está cayendo, subirse el sueldo un 2 por ciento o regalar bonos para videojuegos a los jóvenes en lugar de darles puestos de trabajo. Y, ¿este es el Gobierno que presume de política social y de no dejar atrás a nadie? Nos lo expliquen, si es que pueden.

comentarios6WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Facior
A Favor
En Contra

Gracias una vez más por su artículo valiente, lógico y basado en hechos y no en opiniones.

Por desgracia, es predicar en el desierto, porque la nueva política no se base en hechos sino en odios, fobias y filias.

Por suerte tenemos un ministerio de igualdad al que hay que reclamarle defienda la igualdad de verdad.

Yo quiero ser igual que los independentistas. Quiero que igual que a ellos se me permita infringir las leyes y no acatar las sentencias de los tribunales. Ser solo igual en la distribución de mentiras y odios no me hace feliz.

Puntuación 21
#1
yomismo
A Favor
En Contra

Me parece que es usted un cínico o un ignorante, su artículo es un copia y pega de las manifestaciones de un cuñado ebrio, que debido a sus pocas luces y a la influencia del alcohol, nos castiga con sus reflexiones más simples que el mecanismo de un botijo

Puntuación -30
#2
manolo37
A Favor
En Contra

Vaya, ahora que parece que han desaparecido los sobrecogedores de la prensa empiezan los periodistas a denunciar que existen entre políticos y sindicalistas.

Qué raroooooo!!!!!!!!

Puntuación -16
#3
Diego desde Tabarnia
A Favor
En Contra

Pues no se lo van a explicar sr. Tripper, ni a vd. ni a nadie, porque no hay tu tía que pueda hacerlo. Es todo un sin sentido y un contrasentido. Más de lo mismo y la cosa va en aumento. Vergonzoso, como no.

Puntuación 15
#4
VIO
A Favor
En Contra

Los sindicalistas Pepe Álvarez de UGT y Unai Sordo de Comisiones son los palmeros de la ministra del Paro Yolanda Díaz. ¿Sabe alguien quien va a fiscalizar la lluvia de millones que van a recibir? Es un misterio profundo. Ellos se lo guisan y ellos se lo comen. A algún bolsillo irán a parar. Por otra parte, Pedro Sánchez se mantiene como presidente de gobierno ya que su debilidad es el seguro que tienen los diversos partidos políticos que le apoyan para chantajearle en cada votación. A cara descubierta. A la vista de todos. Cuanto más asesores necesita es un reflejo de la falta de preparación del grupo de amiguetes que forman el gobierno de Pedro Sánchez. Sin ellos no son nada. No saben nada. Son humo.

Puntuación 16
#5
eu
A Favor
En Contra

Asi es Sr. Triper, estamos hablando de la indecencia rayana con la delincuencia y llevada a su maximo extremo.

Puntuación 11
#6