Opinión

La trivialidad del matrimonio español

Las tasas de divorcio con acuerdo se han disparado en los últimos años

España es, con Japón, el país del mundo con menor fecundidad. La fecundidad se suele medir con un índice: el número de hijos por mujer, es decir, cuántos hijos tendría una mujer si estuviera sometida a las tasas de fecundidad por edad que se observan durante un año del calendario.

En ese bajísimo índice español influyen muchas variables, por ejemplo, las condiciones y la estabilidad laborales en las que trabajan las mujeres y también las preferencias de fecundidad que muestran tanto las mujeres como los varones. Sin embargo, respecto a estas preferencias, las encuestas que realiza el INE arrojan unos resultados según los cuales los españoles y las españolas en edad fértil muestran deseos de tener más del doble de hijos de los que acaban por tener.

Otro de los factores que sin duda influye en la fecundidad es la estabilidad de las parejas, sean éstas formales -previo matrimonio- o libres. A este respecto conviene saber que el número de hijos fuera del matrimonio es cada vez más alto en España y en toda Europa. Por otro lado, desde que se aprobó la ley del divorcio (Ley 30/1981, 7 de julio, por la que se modifica la regulación del matrimonio en el Código Civil y se determina el procedimiento a seguir en las causas de nulidad, separación y divorcio) se han tramitado en España 3.658.530 procedimientos de separación y divorcio y 4.754 de nulidad, según datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). El CGPJ señala el año 2020 como el primer año en que hubo más disoluciones que matrimonios y lo atribuye a la pandemia.

Según esa ley de 1981, se podía conseguir un divorcio tras un año de separación de mutuo acuerdo, que se podía extender a dos años en otros casos. Junto a esa ley se aprobó la modificación del Código Civil en materia de filiación, patria potestad y régimen económico del matrimonio y entre ambas se adecuó el derecho de familia al principio de igualdad de la Constitución.

Tras la aprobación de la ley se cerraban sobre todo divorcios contenciosos, pero la tendencia cambió a partir de 1999 y ahora es justo lo contrario: tres de cada cinco se presentan con mutuo acuerdo entre los cónyuges.

La edad media de los divorciados durante 2020 es de 46,87 años -48,5 en los hombres y 45,2 en las mujeres- y en el 20% de los casos el divorcio se produce tras un matrimonio de entre 20 y 29 años. El número de divorcios ha pasado de 22.578 en 1972 a los 91.050 en 2020. El año con más divorcios fue 2006 (141.317) y es que en 2005 se aprobó la ley llamada de divorcio exprés, que acabó con la obligatoriedad del tiempo de separación previo y de especificar las causas ante el juez.

Por otro lado, los divorcios producto de acuerdos entre los cónyuges no hacen sino crecer (el 60% en 2020, 54.960 frente a 36.090 que lo fueron sin acuerdo).

Parecería normal pensar que cuando alguien se casa es con la intención de que la unión sea "para toda la vida", pero los datos estadísticos ponen en cuestión esa intención, pues dan la impresión de que una buena parte de los contrayentes considera sus decisiones matrimoniales con una trivialidad poco recomendable.

comentarios6WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 6

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en Google+
Juan G
A Favor
En Contra

El matrimonio es una institución que carece de sentido con el divorcio express.Aveces es más fácil divorciarse que cancelar una cuenta corriente, por lo que es un contrato sin sentido. La regulación del matrimonio y sus ventajas tienen como origen favorecer una institución que es una fábrica de futuros contribuyentes, no se debe a que dos personas "se quieran". El amor jurídicamente debe ser irrelevante. Si no se aportan futuros contribuyentes no tiene porqué haber institución del matrimonio. Cuando mi compañero de trabajo se casa y le dan 15 días de permiso laboral por matrimonio , a mi me toca hacer su trabajo y si lo hago no es porque se amen, es porque espero obtener un beneficio futuro: que el nuevo matrimonio aporte futuros cotizantes que paguen mi pensión.

Creo que hoy en día se debería proteger y regular exclusivamente a las mujeres que tienen hijos, sin más.

Yo soy católico y he prometido ante Dios querer a mi mujer todos los días de mi vida, en la salud, en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza. Lo mismo ella a mí. Y como decía Chesterton pensar que un juez o una ley me pueden eximir de tal promesa es una mera superstición.

En cualquier caso es una promesa personal que no debe ser objeto de regulación por el estado.

Puntuación -4
#1
yomismo
A Favor
En Contra

Que tiempos aquellos donde el matrimonio era para toda la vida y el hombre era el cabeza de familia.

Puntuación 4
#2
A Favor
En Contra

Solo puedes tener hijos si eres un inmigrante con renta de integración, si además tienes problemas psíquicos te puedes permitir familia numerosa, el satán-comunista Sanchinflas te paga todo, de manera que no necesitas trabajar y te puedes quedar en casa fo.llan.do. A ver, Leguina, que eres demógrafo, llama a las cosas por su nombre: la juventud española ha sido castrada por este sistema demencial.

Puntuación 4
#3
Demasiada lagarta
A Favor
En Contra

El matrimonio caería a tasas cercanas al 0% si fuese obligatorio hacer relación de bienes que se aportan al matrimonio y especificar el régimen económico ganancial o separación de bienes.

Mucha igualdad, mucho feminismo, pero que pague en efectivo el hombre y ellas "en especie" sigue habiendo DEMASIADA LAGARTA , que tienen mas amor al dinero y a los ladrillos que al marido.

lo mejor: arrejuntados y viviendo de alquiler.

Puntuación 4
#4
Demasiada lagarta suelta
A Favor
En Contra

El matrimonio caería a tasas cercanas al 0% si fuese obligatorio hacer relación de bienes que se aportan al matrimonio y especificar el régimen económico ganancial o separación de bienes.

Mucha igualdad, mucho feminismo, pero que pague en efectivo el hombre y ellas "en especie" sigue habiendo DEMASIADA LAGARTA , que tienen mas amor al dinero y a los ladrillos que al marido.

Cuando una mujer se ha casado en gananciales con un hombre que gane menos que ella.

lo mejor: arrejuntados y viviendo de alquiler.

Puntuación 4
#5
vivaeldivorcio
A Favor
En Contra

lo de matrimonios acaparando medios de tele yr adio es el colmo

Puntuación 0
#6