Opinión

La decadencia de Occidente, ahora

Afganistan marca el declive del Occidente tal y como le conocemos actualmente

Hace ahora casi un siglo, en 1923, Oswald Spengler exponía por primera vez, en el segundo volumen de su Decadencia de Occidente, la reflexión sobre el ocaso al que se encaminaba nuestra encumbrada civilización occidental. Un planteamiento que hoy se manifiesta en toda su crudeza en la vergonzante retirada de las tropas norteamericanas y del resto de aliados ante el avance de los talibanes y con la pasividad de los gobiernos y de las sociedades occidentales ante el genocidio afgano.

Como ocurriera con el hundimiento de la Roma imperial, la invasión de estos nuevos bárbaros, fanáticos de la sharía o ley islámica y del exterminio del infiel, ha puesto al mundo occidental ante el espejo de unos gobernantes mediocres y carentes de liderazgo, de una clase política manifiestamente mejorable y de una sociedad en general que, víctima de sus propias contradicciones, ha renunciado a la defensa de los derechos humanos y de las libertades que son el eje central de los valores que han sustentado las democracias y el progreso de la mayor parte del Planeta. Ni Biden, ni Macron, ni Johnson, ni Van der Leyen, ni por supuesto Pedro Sánchez dan la talla y Merkel se marcha antes de un mes.

Así, mientras los marines norteamericanos, nuestros soldados, policías y guardias civiles, o nuestro embajador Gabriel Ferran – que, por cierto, fue cesado por Sánchez el 4 de agosto- dan la cara y se juegan la vida sobre el terreno para salvar a muchos afganos de la tortura y de la muerte, aquí en Estados Unidos y en Europa, los doctrinarios del "no a la guerra" callan como Judas ante las atrocidades de los talibanes o se incorporan a los críticos de EE UU por retirar las tropas. Y las beligerantes del Me Too como el resto de movimientos feministas permanecen pasivas y con un silencio que deriva en complicidad mientras en Afganistán los talibanes obligan a las mujeres a vestir el burka y las que no lo hacen son azotadas en público, se les limita la libertad de movimiento, se les impide el acceso a la educación, no pueden trabajar ni acudir a los hospitales y se les obliga a casarse con los milicianos.

Hipocresía, sectarismo e incapacidad para entender que si queremos mantener nuestros valores necesitamos un sistema de protección para defenderlos ante quienes pretenden destruirlos. Resaltaba recientemente el embajador Jorge Dezcallar, desde estas mismas páginas que, "si hoy la democracia está en decadencia en el mundo, como muestran los informes de Freedom House, es porque también lo está en los propios Estados Unidos cuya calidad democrática ha bajado durante estos últimos años". Como también lo ha hecho en una Unión Europa que, una vez más, ha vuelto a dar un recital de incoherencias y de desatinos. Incapaz de hacer una declaración conjunta, y con una Comisión Europea y un Josep Borrell como responsable de las relaciones internacionales que han vuelto a poner de manifiesto que la política exterior es una de las grandes asignaturas pendientes de la Unión.

Falta de calidad democrática en Estados Unidos, en Europa, con la España del sanchismo como paradigma, y no digamos en el centro y sur del continente americano, que se traduce en el acoso de los gobiernos al poder judicial, el menosprecio al Parlamento, la hostilidad contra la libertad de información y la prensa independiente o el desprecio y la mentira a una ciudadanía anestesiada. Y ante esta realidad ¿cómo puede exportar Occidente su modelo de democracia cuando con el auge de los populismos ese modelo está en crisis?

Avanzamos inexorablemente hacia una recomposición del orden geopolítico mundial donde la deserción de EEUU va a dar paso a China y Rusia como potencias emergentes o, en el mejor de los casos, hacia un tripartito con los norteamericanos. Un nuevo orden en el que Europa va camino de la irrelevancia y España, si no hay cambio, ni está ni se le espera porque se le ignora.

comentarios4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 4

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

VIO
A Favor
En Contra

Cada uno debe cuidar de sí mismo y Europa no lo sabe hacer. Ahora andan lloriqueando para que Rusia devuelva Crimea a Ucrania cuando saben perfectamente que por estrategia y pura coherencia política no lo va a hacer. Las sociedades opulentas y bien intencionadas se vuelven inexorablemente débiles y dubitativas. Ya lo vimos entre los reinos taifas de la península ibérica frente al avance cristiano, a la inmortal Roma frente a la invasión lenta y progresiva de los bárbaros hasta llegar a su desintegración final. En un continuo nacer, crecer, mantenerse, caer y tal vez renacer de nuevo. Estamos en un momento difícil donde la demagogia más extrema se impone en unas democracias débiles y carentes de ideario político, religioso, moral y social. Sin educación no hay futuro y aquí todos piensan en el finde y a los alumnos que les den. Sin principios y con una tasa de natalidad bajísima en pocos años o pocas generaciones se nos van a comer sin contemplaciones. Muchas naciones, muchos idiomas y muchos derechos, sin apenas obligaciones, de modo que Europa anda desconcertada. Con ese panorama se puede hablar como reza el titular de este artículo de la decadencia de occidente. Seguramente sí. Pero de lo que quede de las cenizas de Europa seguramente sembrará la semilla para volver a renacer.

Puntuación 10
#1
yomismo
A Favor
En Contra

Está de moda criticar a Estados Unidos, si invaden un país son unos prepotentes que quieren imponer sus ideas por la fuerza o buscan petroleo, si se van son unos perdedores, unos desertores y unos inmorales por no hacer respetar las ideas Occidentales.

Que no, que Estados Unidos lo ha hecho muy bien, le ha dado leña a los Talibanes (tuvieron que huir o morir), les ha enseñado que nadie en el Mundo puede atacar a Estados Unidos sin pagar un precio muy alto. Ahora cuando ven que su presencia en Afganistán no les aporta nada se van, miran por lo suyo, como todos. Si los Talibanes vuelen a tocarle los cojo.., no dudaran en lanzarse a por ellos otra vez. Así funciona el Tio Sam desde hace decadas y les va bastante bien.

Puntuación 9
#2
Usuario validado en Google+
Juan G
A Favor
En Contra

¿Cómo que Europa ha abandonado la defensa de los derechos humanos?

¡Pero si muchísima gente va por la calle con bolsas del orgullo gay!

Lo de masacrar negros en Libia Turquía o Marruecos con dinero de la UE o lo de los latigazos a mujeres en Afganistán es una tontería. Aquí como se demuestra de verdad la solidaridad es llevando una bolsita con un arcoiris.

Puntuación 2
#3
wardcnnronaldinharubia
A Favor
En Contra

error fue no evacuar civiles antes de anunciar retirada de tropas aunque lo de restringir frontera indica que algo planean con esa gente y ojala permitan mujerestrabajar en fabricas y profesion al menos con burka

Puntuación 0
#4