Opinión

¿Cómo volverá el sector de la restauración a la normalidad?

El consumidor demanda ahora más calidad y productos "responsables"

Desde el inicio de la pandemia, todos los que tenemos vinculación con el sector de la restauración, hemos vivido esta situación con mucho estrés e incertidumbre. El sector se ha visto prácticamente maniatado, ya que ha sufrido fuertes restricciones horarias y de aforo, e incluso en varios lugares y periodos, debido a la incidencia de la pandemia, ni siquiera ha tenido la opción de abrir. Ante esta situación muchos negocios hemos potenciado el delivery o el e-commerce para poder llegar a nuestros consumidores, pero la realidad es que, en la mayoría de los casos, el sector aporta mucho valor con el servicio en las barras y las mesas, y este sigue siendo su principal fuente de ingresos. Añadamos además a los cierres y restricciones, algo tan lógico como el miedo al contagio, y por tanto a la socialización y la consecuente adopción de nuevos hábitos que al sector le son claramente desfavorables.

Las principales preocupaciones ante un cierre casi total del sector han sido tanto psicológicas, por ejemplo, la incertidumbre sobre el futuro o el desconocimiento de cuánto tiempo duraría la situación, como económicas destacando los costes de estructura y personal, las caducidades de los productos o los descuadres de producción entre otros. Son muchos los factores que nos han mantenido en vilo a todas las personas del sector horeca y que nos han obligado a buscar formas continuas de reinventarnos y a no dejar que la situación pudiese con nosotros.

En algunos casos, la adaptación más significativa fue el desarrollo de un nuevo e-commerce para aquellos que no disponíamos del mismo, una acción que, además, se tuvo que desarrollar en tiempo récord, dada la urgencia de la situación. Muchos de nosotros, ya notábamos un crecimiento importante en la venta online en plataformas generalistas, y el lanzamiento de un e-commerce propio fue, sin duda, un acierto absoluto.

Si hablamos de objetivos y futuro, sin duda la prioridad ahora mismo es recuperar el sector y los niveles de consumo para hacer viables miles de proyectos que se gestaron y crecieron con mucha ilusión. Y no todo son malas noticias, parece que en nuestro país se avanza a buen ritmo con las vacunaciones y en el verano se nota el deseo de la gente por volver a salir, cosa que se refleja en que han vuelto los pedidos de los distribuidores. No podemos aún hablar de normalidad, pues seguimos en fase de reapertura y, por tanto, no podemos saber a ciencia cierta cuando se conseguirá un consumo precovid o superior. Pero, como ya comenté, sí se notan las ganas de la gente por salir y socializar, y no debemos olvidarnos del factor importante del turismo, con el que, ya se puede volver a contar.

Por supuesto, seguir las medidas de seguridad en todo el sector es vital para recuperar esta ansiada normalidad. Es esencial que desde la restauración siga cumpliendo todas las indicaciones que marcan las autoridades y que tanto empresarios como trabajadores como consumidores sigamos tomando las precauciones necesarias para evitar que la hostelería se pueda volver a considerar un foco de transmisión. Creemos que en la responsabilidad de todos está el controlar este problema y conseguir unos nuevos hábitos con las precauciones ya conocidas.

Y hablando de hábitos, en cuanto a los nuevos hábitos de consumo, sin duda, como sociedad nos hemos acostumbrado a consumir con menos compañía y en el ámbito del hogar. Inevitablemente, llevamos unos meses en los que se ha perdido la costumbre de salir a cenar con amigos, a comer para cerrar negocios, a disfrutar de un afterwork tras el trabajo, o a disfrutar del ocio con la misma asiduidad que lo hacíamos antes. Ahora bien, ¿cuánto ha calado esto, y cómo afectará en la nueva normalidad? Tendremos que estar atentos para adivinarlo, buscar fórmulas para añadir valor y adaptar rápidamente nuestra oferta para que los consumidores vuelvan y disfruten como siempre lo han hecho.

Un aspecto positivo que sí percibimos es que la gente ha desarrollado un aprecio por la vida y el consumidor cada vez aprecia y demanda productos de más calidad y más "socialmente responsables". No es de extrañar, pues creemos que, como sociedad, hemos tenido tiempo de sobra para reflexionar en la importancia de aprovechar el tiempo y la salud, lo más importante que tenemos, para disfrutar de la vida al máximo. En definitiva, queremos consumir productos y ocio que realmente nos aporten felicidad en nuestro día a día.

Somos optimistas, eso nunca lo impedirá ningún virus, y encaramos un buen verano, ya que tanto España como otros países de la Unión Europea, importantísimos para el sector turístico, están dando pasos de gigante con la vacunación y la inmunidad de rebaño cada vez está más cerca. Todo esto, y las ganas de la gente de salir, divertirse y volver a la normalidad, aunque sea por unos días y con mucha precaución, nos mantiene viva la esperanza.

Esperemos que, entre todos, restauradores y clientes, podamos apoyar y ayudar a que este sector tan importante para el empleo y, porque no decirlo, para la salud mental de la gente. La felicidad debe vencer y además debe volver a ser un excelente motor económico del país.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin