Opinión

Las empresas españolas en Latinoamérica. Cómo les afecta la pandemia

El Covid puso al descubierto las debilidades de América Latina

La Unión Europea, y en concreto España, mantiene estrechas relaciones económicas y empresariales con los países de Latinoamérica, pero la crisis ocasionada por la pandemia del coronavirus está obligando a muchas multinacionales a abandonar sus inversiones, entre ellas las españolas.

América Latina, antes de la llegada hacia el mes de febrero de 2020 de la COVID-19, presentaba una situación compleja. Mostraba una desaceleración generalizada y sincronizada a nivel de países y de sectores, completando cinco años de bajo crecimiento, y seis si incluimos 2020. Se estimaba una disminución en la demanda interna, acompañada por una baja demanda externa, unos mercados financieros internacionales más frágiles y la inversión extranjera retrayéndose

Por su parte la pandemia, ha puesto de relieve las serias debilidades estructurales de las economías latinoamericanas, cuyo crecimiento ha caído fuertemente en 2020 (-7,4%), aunque comenzó una reversión y se recuperará en 2021 (4,1%), aunque  Como vemos en el siguiente gráfico de previsión de crecimiento para los próximos años será desigual.

Desde el segundo semestre de 2020 entre los factores positivos que favorecen a la región, se encuentra el aumento de los precios de algunas materias primas. El petróleo muestra signos de recuperación tras la caída récord que tuvo lugar en la primera mitad de 2020, si bien,  volver a los niveles de 2019 llevará cierto tiempo. Otros precios de minerales como el hierro y el cobre están aumentando, aunque las previsiones apuntan que no será tan intenso como el que siguió a la crisis financiera de 2008, que venía impulsado por un enorme auge de la construcción en China, aunque en esta ocasión, resulta poco probable que la situación se repita con tanta fuerza.

China en particular, ha experimentado una recuperación relativamente rápida de la actividad económica y fue la única gran economía del mundo que obtenía un crecimiento positivo en 2020. Según el FMI creció un 2,3% y en 2021 las previsiones son del 8,1%. Dado el comercio con América Latina y su papel como gran consumidor de materias primas, su recuperación puede nuevamente impulsar un ciclo favorable de materias primas. También a medida que se recupera la economía mundial, el repunte del las cadenas globales de suministro es importante para la región.

Un hecho constatado es que la pandemia, ha puesto de relieve las serias debilidades estructurales de las economías latinoamericanas, cuyo crecimiento ha caído fuertemente en 2020 (-7,4%), aunque comenzó una reversión y se recuperará en 2021 (4,1%). Pero los niveles de pobreza, desempleo y desigualdad han crecido y presumiblemente seguirá creciendo.

Quince años de progreso social y una década de progreso económico corren el riesgo de retroceder por completo si no se toman medidas apropiadas de inmediato. Además, la pandemia ha puesto al descubierto el precario estado de los sistemas de seguridad social y salud en la región, y la tasa de desocupación se ubicó en el 10,7%  al final del 2020, frente al 8,1% de 2019. Mientras que la alta informalidad del mercado laboral (que afecta a más de mitad de la población activa) supera el 50% de la población activa. En 2021 se estima que subirá a 7,5 millones los trabajadores en el sector informal con lo cual la tasa media estará entre  el 60% y 61.3%  según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En cuanto a las empresas españolas el sector servicios es el más presente: bancan energía telecomunicaciones, turismo... Aunque compañías como Telefónica y Naturgy han tomado la decisión de disolver sus filiales, no obstante no significa que en un próximo futuro retomen su presencia en la región. Pero no únicamente deshacen posiciones las empresas españolas, también lo hacen otras multinacionales como el banco estadounidense JP Morgan Chase, que ha vendido su área de banca privada en México a BBVA. También lo ha hecho en Brasil pasando los clientes a Banco Bradesco. City Bank vendió su banca minorista en Argentina al banco Santander, lo que la convierte en la entidad más importante en el segmento privado y en el número dos a nivel general, por detrás del Banco Nación.  Las empresas en general, no solo las españolas, ante un contexto tan desfavorable, tienen incertidumbre y redefinen su estrategia. Es el caso de Telefónica que se va de algunos países para fortalecerse en otros, como es el caso de Brasil donde ha reforzado su liderazgo. 

De manera que estas desinversiones pueden ser temporales ya que España es el primer inversor europeo en Latinoamérica y el segundo mundial con un stock de 145.907 millones de euros, solo por detrás de Estados Unidos, y no está entre los planes de las empresas ni del gobierno que América Latina deje de ser un mercado primordial y estratégico.

En cuanto a dónde invertirán ahora las compañías de nuestro país, 'la respuesta está clara: Estados Unidos, Europa y países asiáticos. Al respecto la Secretaria de Estado de Comercio; Xiana Margarida Méndez, indico en la Conferencia organizada por la Fundación Ramón Areces en la presentación del Informe del FMI: Perspectivas Económicas de América Latina 2021 www.fundacionareces.tv/directo: "Desde la secretaria de Estado de Comercio se continuará promoviendo los vínculos económicos entre España, la Unión Europea y todos los países y bloques económicos del ámbito iberoamericano: Seguiremos liderando la vigilancia de la buena aplicación de los acuerdos comerciales ya en vigor, impulsando la ratificación definitiva del acuerdo con Mercosur y fomentando los instrumentos financieros, de formación, información y promoción de la internacionalización de las empresas, las cuales son, en definitiva, las auténticas protagonistas en la apertura de nuevos mercados.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin