Opinión

Triste sino el nuestro

María Jesús Montero, ministra de Hacienda

Muchos todavía no salen de su asombro. Cuando España económicamente está tocada, y no sé si hundida, y lo prudente ahora es promover todo tipo de acciones que den empuje a un país muy molido por la crisis, sin duda uno de los más golpeados como evidencian los datos, el Gobierno de la nación habla de reformas fiscales y laborales como si acá no pasara nada y todo marchara viento en popa. Ayer decíamos que este no es el momento de plantear una reforma fiscal cuyos resultados ya sabemos de antemano: subidas de impuestos. Pero convendría señalar de qué impuestos hablamos.

No es descartable que barajando cambios fiscales se reajuste el Impuesto sobre la Renta, el IRPF de nuestras vidas, que, en definitiva, grava la renta que obtenemos, y se pergeñen aumentos en los tipos marginales, esos que afectan a las teóricamente rentas altas. Claro que en España la referencia de renta alta, a la que se da el sopapo de tipos marginales que hacen temblar, es más bien baja. En otros países, de esos que nos sirven de referencia, los tipos marginales operan a partir de 300.000 o 400.000 euros. Aquí al pobre currante que con su ejemplar esfuerzo y echándole más horas que un reloj obtiene una renta de más de 60.000 euros se le tilda fiscalmente de ricachón.

En cuanto a reajustar, subiéndolo, el Impuesto sobre Sociedades, a la vista del dantesco campo de batalla empresarial, con tantas pequeñas y medianas empresas entre fallecidas y magulladas, con otras resistiendo en plan defensa numantina sin ayudas ni compensaciones de ningún tipo por parte del Estado, su mero anuncio suena a abracadabrante juego.

Es un contrasentido que si uno es persona cabal y juiciosa y mira por el futuro, ahorra lo que puede, se compra la vivienda y algún inmueble que el día de mañana, cuando llegue la jubilación, le reporte un pico complementario a la pensión, e igual invierte algún dinerillo en bolsa, y todo ello mediante la renta por la que ya ha tributado, le llegue el palo del Impuesto sobre el Patrimonio. Por el contrario, si uno es pródigo, desprendido y se ajusta al lema del carpe diem, no pagará Impuesto sobre el Patrimonio.

Y, después, cuando uno la palma, que a todos nos llega nuestra hora, y a lo largo de su vida terrenal ha logrado reunir un patrimonio más o menos decente, de mayor o menor cuantía, como premio a la defunción irrumpe la tributación del muerto en forma de Impuesto sobre Sucesiones.

La solución para ajustar el demencial déficit no es estrujar hasta la saciedad a pymes y autónomos

A la postre, se trata de exhibir ante Bruselas una senda con la que ajustar el demencial déficit público español, con la excusa de alinear la presión fiscal de este país con la media europea. Y la panacea consiste en hacer tributar más a los currantes que ahorran y son cautelosos, acrecentar la recaudación de impuestos gracias a los muertos y estrujar hasta la saciedad a nuestras pymes y autónomos. Todo vale. Con este mejunje mal vamos, porque el elixir mágico para remediar nuestro implacable y aterrador déficit no está en el lado de los ingresos, sino en el imprescindible recorte del gasto público, algo que no entra en la mentalidad de la clase política que arremete sin piedad contra el modesto ciudadano.

Esos impuestos, más otras posibilidades al amparo de los pronunciamientos que los expertos formulen -donde el IVA no quedará a salvo, la fiscalidad medioambiental será otro objetivo y se propondrá alumbrar otras criaturas tributarias so pretexto de encarar un sistema tributario moderno, progresista y del siglo XXI, que, en definitiva, implicará que todos paguemos más impuestos-, son la diana de una reforma fiscal incompleta y desequilibrada que rompería el espíritu de lo que en su día fueron las reglas del juego de la financiación autonómica sobre la base de unos tributos estatales cedidos a las comunidades autónomas para que cada una de ellas modulara las cuotas efectivas de tributación en función de exenciones, bonificaciones, deducciones, lo que cabe interpretar como un guiño al federalismo. Ahora, con esa proclama de reforma fiscal se daría el paso en la dirección contraria, es decir, la armonización, cual perífrasis de más tributación, y la uniformidad de los tributos, quebrando las facultades tributarias de las comunidades.

Si hay que acometer una reforma fiscal como Dios manda, entonces es preciso abordar todo el sistema tributario español y, sí, adecuarlo a los nuevos tiempos, pero sin parchear ni remendar figuras tributarias existentes a través de malabarismos legales que conforman tortuosos laberintos interpretativos.

No sé si en España tenemos claro lo que somos ni si sabemos a qué aspiramos. El Estado autonómico deviene en realidad en un estado federal, en el que las comunidades y las corporaciones locales canalizan el grueso del gasto público. De los 586.389 millones de euros de gasto público en 2020, año excepcional, las comunidades autónomas gastaron 205.892 millones y las corporaciones locales 70.983 millones, lo que supone más del 47% del gasto total. Pero en 2019, con un gasto público total de 523.441 millones, entre autonomías y corporaciones locales gastaron 267.695 millones, el 51,1% del gasto total

En esta coyuntura tendría que prevalecer dar todo tipo de facilidades para que la economía española se ponga a andar, intente borrar cuanto antes las manchas de la crisis, se fomenten todo tipo de iniciativas empresariales y tengamos claro algo crucial: la economía de un país se construye gracias a sus empresas y no a base de palos tributarios y de reformas laborales en un marco en el que el trabajo lamentablemente brilla por su ausencia.

comentariosforum14WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 14
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

orwell
A Favor
En Contra

Señor Gay de Liébana, usted sí sabe de economía. Es un placer leerle. Y más placer me da en coincidir plenamente con su opinión. Pero por desgracia este país no está gobernado por economistas de prestigio y experiencia. Aquí la economía y Hacienda la lleva una médico que no ha ejercido, y una funcionaria que jamás ha realizado una autoliquidación de IVA propia. Así nos va. Y lo peor, la agonía irá a más.

Gracias por escribir en este diario, y poder leer a personas que saben.

Puntuación 62
#1
Marcos
A Favor
En Contra

Buen día,

Respetado profesor... me temo que es preciso matizar eso de '...el elixir mágico para remediar nuestro implacable y aterrador déficit no está en el lado de los ingresos, sino en el imprescindible recorte del gasto público, ...'; es el descontrol en el gasto público lo que hay que erradicar: presupuestos que engordan en la ejecución un cien%, gastos fantasma, pagos en B, C, ...XYZ

Y también se agradecería matizar, centrar eso de '...se fomenten todo tipo de iniciativas empresariales ...'; de verdad...¿todo tipo?, ya lo ejecutó el Sr. Aznar con la liberalización del suelo y ... sufrimos la mayor estafa inmobiliaria que se recuerda. Energía solar, eólica...centrífuga y centrípeta, tocará ya complementar la 'industria del turismo' con las fábricas que derechas e izquierda se han ocupado en desmantelar a lo largo de los últimos 40 años, es decir: naval, automóviles, banca, telefonía... etc.

No obstante estoy muy de acuerdo con Ud. en que 'freir' a empleados, pymes y autónomos solo lleva al desconsuelo y... tratar de vivir carpe diem

Muchas gracias por su tiempo

Un saludo

Puntuación 11
#2
Nicaso
A Favor
En Contra

No se diga más caballero, lo ha clavado usted pero no le van hacer caso. Los impuestos son el alpiste de la política. Si a un crio no le podrá quitar el caramelillo que le da sin que se la arme así ocurre con los impuestos. Los políticos de estos tiempos, no todos claro, no saben hacer nada si no es con la cartera llena . Acostumbrados a gastar o endeudarse sin mayor control, reparten el botín adecuadamente para mantenerse en el poder. Ninguna persona con sentido común se endeuda per se para mantener un vivel de vida ficticio porque al final viene la ruína.

Un saludo virtual caballero.

Puntuación 49
#3
VIO
A Favor
En Contra

Parece que Marisu Montero, ministra de Hacienda, ha encargado formar un Comité de Expertos a la carta, presidido por Jesús Ruiz-Huerta, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, y todo apunta a que este profesor se va a prestar al juego de dar visos de legalidad al desmadre de impuestos que quiere imponer el PSOE, en pocas palabras, sobre todo fundir Madrid a impuestos para financiar a vascos y catalanes. En fin, una pandilla de amiguetes jugando a dirigir una nación y con una pandemia encima. Es para echarse a temblar. Creo que ni saben jugar al monópoly.

Puntuación 30
#4
FELIX
A Favor
En Contra

Aunque cargado de argumentos y razón predica Vd. en el desierto.......de los políticos formados para prometer y gastar, no para comprometerse y administrar bien.

Puntuación 13
#5
forrest gump
A Favor
En Contra

Para aumentar la recaudación TOTAL por tasas e impuestos es imprescindible aumentar la actividad productiva cosa que jamas se consigue subiendo estos, una vez entado en la curva de LAFFER la actividad empieza a frenarse, esta claro que vamos en dirección equivocada.

Un saludo profesor

Puntuación 14
#6
alf
A Favor
En Contra

Solo hay dos caminos. Reducir pensiones, o subir impuestos cada año. Nadie tiene los bemoles de reducir pensiones (los jubilados votan mucho). Muy cierto en lo de re-hacer de verdad... todo está cargado en el lomo del trabajador de nómina que no puede escabullirse... y de la tabla rasa del consumo, en un mundo en que la norma es la elusión y la evasión. Pagar impuestos es de pobres. Igual caminando hacia un futuro en el que el trabajo humano cada vez va a ser menos necesario, habría que re-enfocar la mirilla de hacienda hacia el beneficio económico, y ya en el plano teórico pues optimizar el gasto también y reducir las pensiones a niveles sostenibles (puestos a fantasear). Lo que no estoy de acuerdo es con sucesiones: no es un impuesto al muerto. Es un impuesto al vivo que le llueve ese dinero del cielo por haber nacido en una casa y no en la de al lado... todos quieren suprimirlo, nadie quiere un mínimo exento (1M€? 2?). Por algo será... porque no piensan en el pobrecito mío que hereda una casita... sino en las grandes fortunas.

Puntuación -11
#7
Patriotismo fiscal.
A Favor
En Contra

Según el estudio de Gabriel Zucman de la Universidad de Berkeley, España pierde cada año un 12% de su impuesto de sociedades, 3000 millones de € (¡!) por ingeniería fiscal dentro de la Unión Europea, sin contar los 12500 millones de € de beneficios que se van fuera. La mitad de todo esto va a Holanda, según el ICEX. España cuenta con una de las gasolinas más carísimas de Europa antes de impuestos y con los impuestos más bajos a la gasolina, datos de la CNMC. En fin, si Warren Buffet decía que su secretaria pagaba más impuestos que él, cómo no será la cosa... Ayudar a pymes, totalmente de acuerdo, pero una plaza grande o avenida principal dedicada al señor Falciani en todas las ciudades de España, incluso se puede fijar un día festivo en su honor.

Puntuación -1
#8
Liberal
A Favor
En Contra

Socialismo es expolio a los ciudadanos.

En España un español medio se pasa más de la mitad del año trabajando para el Estado y a los socialistas les parece poco. Eso se llama semi esclavitud.

Socialismo o libertad

Puntuación 9
#9
Prof Gay, dígalo, por favor, denúncielo !
A Favor
En Contra

Prof Gay, no son incompetentes, están destrozando adrede la economía y la sociedad española y Vd lo sabe, por qué no lo dice ? , créame que no le entiendo. DENÚNCIELO !!! por favor. El objetivo es sacar a España del Euro y lo tienen prácticamente al alcance de la mano.

Puntuación 0
#10
Ppepe
A Favor
En Contra

Tenemos una de las administraciones más ineficaces de la OCDE.

Los socialistas, en vez de mejorar la eficiencia de la administración, suben los impuestos a los ciudadanos: Los ciudadanos acaban pagando más por unos servicios que podrían costar mucho menos, pero el dinero se derrocha en redes clientelares.

Socialismo o Libertad

Puntuación 1
#11
dameunapalanca
A Favor
En Contra

Claro que no , pero es que los otros no se dejan estrujar , si acaso estrujan al gobierno y al ESstado de todos , y comiendo y bebiendo de los impuestos de todos , incluso diria que les sobran dinero para buscar la colaboración en economistas que ya se encargan de darles prestigio , asi funciona y no solo aqui

Puntuación 1
#12
pepe
A Favor
En Contra

CON ROJOS HAMBRE Y PIOJOS . a disfrutar de lo votado ..o acaso este felon aparecio de la nada........donde estan las masas de ciudadanos disconformes ..ja ja en casita viendo los toros desde la barrera...

"El vicio inherente al capitalismo es el desigual reparto de la riqueza; la virtud inherente al socialismo es el equitativo reparto de la miseria" Churchill

Puntuación 1
#13
marian
A Favor
En Contra

Tiene toda la razón en todo el artículo.

El progreso nunca ha venido de la mano de funcionarios, a ellos les va bien así.

El mal endémico de España son los políticos y para rematarlo solo faltaban las Comunidades Autónomas.

Un país en el que la gente aspira a ser funcionario público para pegarse la gran vida está destinado al fracaso.

La crisis no sólo es económica, hay una gran crisis de valores. No se premia el esfuerzo, la inteligencia y la virtud.

Tampoco les interesa que el pueblo tenga cierta cultura ya que sino los echamos a patadas.

De esta solo nos salvamos si nos rescatan y auditan gestores.

Puntuación 4
#14