Opinión

Lejos de una recuperación en forma de V

Una recuperación en forma de K es la previsión para la UE

La forma de la recuperación económica pospandemia ha pasado por muchas caracterizaciones de letras, desde la V hasta la W, para aterrizar más o menos en la letra K. La línea vertical de la letra representa la caída de la actividad al comienzo de la pandemia. Luego hay una división, que da lugar a los dos "brazos" que captan las diferentes direcciones que ha tomado la actividad económica en los distintos sectores.

La tecnología digital y los productos farmacéuticos, por ejemplo, han visto cómo se dispara su actividad. Por otro lado, sectores como la hostelería, el turismo y también la energía, han experimentado un estancamiento parcial o total. Por tanto, ha habido claros ganadores y perdedores de la pandemia.

La evidencia muestra que esta división K que caracteriza a los diferentes sectores se mantiene también para los individuos en los extremos opuestos de la distribución de ingresos. Después de las reducciones iniciales de los ingresos de todos, los ricos se están recuperando rápidamente, mientras que los de menores ingresos siguen teniendo problemas.

La política fiscal a nivel nacional debe poder desviarse de las normas de la Unión Europea

Cualquier intento de diseñar más apoyo fiscal para el resto de la pandemia debe tener en cuenta esta división, o corre el riesgo de perder la perspectiva. Por lo tanto, el papel principal de la política fiscal será apoyar únicamente a los segmentos de la economía y la sociedad que se encuentran en el "brazo" descendente de la letra K.

Esta es en gran medida la lógica que subyace al más reciente paquete de rescate fiscal en Estados Unidos, que tiene tres propósitos. El primero es ocuparse de los aspectos sanitarios de la pandemia, incluyendo la ayuda a la vacunación y la seguridad de las escuelas. El segundo es apoyar a los que han perdido sus empleos. El tercero es proporcionar transferencias de dinero a los que tienen menos ingresos.

¿Cómo se aplica esta recuperación en forma de K a las necesidades fiscales de la UE? En una carta dirigida a sus colegas del G20, el 25 de febrero, la secretaria del Tesoro de EEUU, Janet Yellen, instó a sus homólogos, como mínimo, a no dar un paso atrás en el apoyo fiscal, diciendo entre otras cosas que "si alguna vez hubo un momento para ir a lo grande, este es el momento".

Esto resonará en los líderes de la UE, que están a punto de debatir si volver a las normas fiscales comunes de la UE, suspendidas temporalmente, y cuándo. La última previsión económica de la Comisión Europea prevé un crecimiento del 3,7% para la economía de la UE en 2021, pero esta estimación es muy incierta y el crecimiento variará significativamente entre los países de la UE. Por lo tanto, hay una división adicional de tipo K implícita, más allá del rendimiento sectorial o de los ingresos, que tiene que ver con el patrón geográfico de la recuperación.

Dadas las diferencias entre los países de la UE en cuanto a la velocidad de la recuperación, cuando se trata de la política fiscal en la UE, la cuestión más urgente es cuándo debe restablecerse el marco fiscal común. Un estudio reciente mostró el impacto diferenciado de la pandemia en función de la dependencia de la economía de cada país de la UE del comercio exterior y de las profesiones de proximidad, como los servicios. Esta dependencia definirá también el ritmo de la recuperación.

En esta pandemia se debe tener en cuenta que ha habido ganadores y perdedores

La primera prueba de la variabilidad de la recuperación puede verse en el ritmo de creación de nuevas empresas en comparación con la tasa de quiebras. Ambas cifras se desplomaron al comienzo de la pandemia. Sin embargo, en el tercer trimestre de 2020, el registro de nuevas empresas había vuelto al nivel anterior a la pandemia, en promedio para toda la UE. Las quiebras siguen siendo mucho más bajas que en 2019. Esto sugiere que el apoyo se sigue extendiendo a demasiadas empresas que, de otro modo, irían a la quiebra. ¿Debería eliminarse el apoyo fiscal y dejar que esas empresas quiebren en su lugar?

Un examen más detallado de los datos nacionales muestra enormes diferencias entre los países. Por ejemplo, la tasa de registro de nuevas empresas fue mayor en Francia y Bélgica (un 21,5% y un 14,3%, respectivamente), en el tercer trimestre de 2020 que en el mismo trimestre de 2019. Fue menor en Alemania y los Países Bajos (en un -14,6% y un -13,3%). La tasa de quiebras fue muy baja en todas partes: Francia, -34,9%; Bélgica, -32,3%; y -27,2% en Alemania. Por lo tanto, el grado de apoyo fiscal necesario es muy diferente en los distintos países y no tiene mucho sentido volver al marco de normas fiscales comunes mientras existan diferencias tan grandes.

Por último, la tasa de desempleo en la UE solo ha subido un 1,5% durante la pandemia. Esto es un gran éxito si se tiene en cuenta la profundidad de la recesión y se debe a los esfuerzos fiscales concertados para mantener a la gente en sus puestos de trabajo. Sin embargo, un examen más detallado de las cifras nos indica que se ha producido un aumento de la desigualdad a la hora de conservar el empleo. Esto es muy visible entre las personas con menor nivel educativo, los jóvenes y las mujeres. Los datos demuestran que la pandemia corre el riesgo de acabar con los avances en materia de igualdad de género de los últimos 25 años. Los planes de mantenimiento del empleo y la política fiscal nacional en general tendrán que ser mucho más selectivos para hacer frente a estos efectos divididos.

Por el momento, el diseño de la política fiscal no debería basarse en promedios, ya que estos enmascaran estas divisiones de tipo K. En la UE, mientras las diferencias en el ritmo de recuperación sean económicamente significativas, la política fiscal a nivel nacional debe poder desviarse de las normas de la UE.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin