Opinión

La decadencia de Cataluña

El separatismo catalán crea el caos, el conflicto y hunde Cataluña

Caos político, degeneración institucional, declive económico, confrontación social, ocaso cultural: eso es Cataluña hoy. Mal vivir y amargura para casi todos los catalanes, y por extensión, para el resto de españoles.

Esta situación tiene un sustrato en tendencias económico-tecnológicas de largo plazo que fragilizan la estructura productiva de la región. La relativa desindustrialización de Cataluña ha limitado su crecimiento propio y su lugar en la economía española. Conocida como downsizing, esta tendencia es un mal propio de las regiones y los países previamente avanzados. Ante el cambio tecnológico y el auge de los demás, deben desarrollar nuevos filones para el progreso.

La situación actual de decadencia de Cataluña tiene este fundamento y, a su vez, tiene un poderosísimo desencadenante: el desafío del separatismo a la democracia española, magnificado en la última década y que culminó en el golpe de Estado del otoño 2017. Se comprenderá que hayan tenido efectos los muchos lustros en que una administración autonómica ha fomentado la confrontación contra el supuesto enemigo exterior de España y ha construido estructuras de Estado.

La consecuencia del separatismo no es la independencia sino el profundo declive de la región

El ninguneo al Estado de derecho español, la nula neutralidad de la administración separatista, la corrupción general, el desastre social del sistema de enseñanza monolingüe en catalán, el caos en el sistema político, los desfiles de decenas de miles de personas cada 11 de septiembre y en tantos otros momentos, los frecuentes colapsos ejercidos sobre infraestructuras, la impunidad completa, el guerra-civilismo de TV3 y demás medios de comunicación públicos y privados subvencionados, el comedero de la cultura en catalán, los hechos gravísimos y multitudinarios del otoño 2017, la quema de Barcelona en octubre 2019, amén del perpetuo mal gobierno de la misma Generalitat y de las políticas de muchísimos ayuntamientos, todo lo anterior y lo demás que el lector conoce, se entenderá que haya tenido efectos. Por supuesto, la consecuencia no es la independencia de Cataluña. La consecuencia es la decadencia de Cataluña.

Entre 2010 y 2019 la competitividad de Cataluña entre las 271 regiones europeas ha pasado de la posición 103 a la 161. Madrid está en el lugar 98. Efectivamente, sobre una base de cambio económico se ha hecho la peor de las políticas posibles: introducir inestabilidad en las instituciones. Siendo así que en el mundo global dónde el capital circula libremente, la calidad de las instituciones es el elemento esencial de la competitividad. Cataluña, lugar de preferencia de las inversiones extranjeras, ha recibido en 2018 y 2019 el 5 % de ellas, el resto va principalmente a Madrid. Lo que los separatistas catalanes ahuyentan, Madrid lo acoge.

Todos los indicadores muestran la magnitud del declive catalán. Hoy no vamos a abundar en ellos, simplemente, es devastador. Podemos obviarlos: en cualquier página de este periódico el lector tropezará con signos negativos para Cataluña, desgraciadamente. La perennización, la cronificación del desafío separatista tiene un altísimo coste (pasado, actual y futuro), económico, político, social y personal.

La pérdida de competitividad es fruto de la menor calidad de las instituciones

¿Cuándo se revertirá la situación catalana (y española)? ¿Cuándo se podrá empezar a frenar la decadencia de Cataluña? Pues cuando el sistema político español así lo decida. Hasta ahora ha prevalecido la indolencia de los gobiernos de España, dejando que en una parte del país impere una autocracia independentista, e incrementando el coste político de hacer vigente el Estado de derecho en Cataluña.

Obviamente, Cataluña y España necesitan que los políticos y gobernantes españoles superen el cainismo. Cataluña necesita que los gobernantes tengan algo de sentido común, un poco de sensatez y un mínimo de responsabilidad. En su decadencia y en la indolencia del sistema político, Cataluña tiene un problema esencial. Quizá España también tiene un problema sustancial en la decadencia de Cataluña y en la indolencia de sus instituciones políticas.

comentariosforum11WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 11
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Jaume
A Favor
En Contra

Catalunya está en otra liga, No tiene posible comparación con España, ejemplo de economía arcaica encorsetado en inercias del pasado siglo y estrangulada en la melagomania centralizadora ineficaz e ineficiente de un inmenso agujero negro que lo absorbe todo Madrid y lo despilfarra todo sin futuro de posicionsrse en la modernidad.

CAT esta, como siempre ha sido, en plena reconversion de su estructura económica, a la nueva economía . Mueren los sectores obsoletos y renace con fuerza las actividades de la nueva economía con protagonismo y liderazgo europeo, conformándose entre las cuatro primeras regiones del continente. Sólo y a una distancia considerable, Euskadi la acompaña en esta nueva liga lde la Nueva Economía. El resto de lo que hoy aún es España queda una vez más descolgada de la vertiginosa nueva Revolución Industrial.

Puntuación -41
#1
A Favor
En Contra

CATALUÑA SE VA AL GUANO

Puntuación 16
#2
forrest gump
A Favor
En Contra

JAIME viajar abre las mentes

Puntuación 27
#3
Jota
A Favor
En Contra

El problema de Catalunya, politicos con poca vision de futuro a parte, es España. Un estado que hace malabares con la economia generada por las autonomias y que adémas quiere una uniformización total en un territorio que ni lo es a nivel cultural como tampoco en el político o económico. Nuestra forma de ser españoles es ser catalanes, muy orgullosos de formar parte del estado pero sin que esto implique ni renunciar a nuestra cultura, nuestra lengu, nuestra manera de ser y nuestra própia ideosincrasia.

El problema es que al no dejarnos ser españoles a nuestra manera, una gran parte de la sociedad ha adoptado desgraciadamente la postura independentista que tantos problemas esta generando y más aún cuando gran parte de la sociedad catalana solo encuentra reproches en los medios e informaciones que llegan desde el resto del estado siendo pocas las voces que realmente quieren una Catalunya integrada en España. A el resto, parece que les molesta más que otra cosa y que preferirian que esta no existiese.

Así que señores mios, si de verdad quieren derrotar al independentismo y que la economia catalana, y por ende la española, mejore, dejen ser a los catalanes el tipo de españoles que quieren ser y de la forma que quieran ser y no les inpongan una españolidad "castellana" ya que nunca va a generar acervo entre esta sociedad tant diferente a la de Madrid.

Las ventajas de un país heterogeneo son mucho mas suculentas y cuestan menos esfuerzo politico-económico que intentar uniformizar ideologicamente, culturalmente y económicamente un estado que nunca lo ha sido...

Puntuación -19
#4
senil
A Favor
En Contra

Para decadente el Brunete , pobres alumnos para tener que aguantar a determinados personajes que escriben por encargo y además se creen profesores

Puntuación -17
#5
jorge
A Favor
En Contra

Senil, haces honor a tu nombre. O quizá es que, cree el ladrón que son todos de su condición?

Puntuación 1
#6
Hugo Maduro
A Favor
En Contra

Y todo eso con una deuda de más de 90.000 millones con el resto de España, 3 veces el rescate a la banca.

Puntuación 8
#7
medanunapastapornohacerna
A Favor
En Contra

es cachondo el jorge , quizás has ido a su clase y los dos estais contaminados ideológicamente o lo que es lo mismo vuestra opinión vale una m.

Puntuación -2
#8
jorge
A Favor
En Contra

#8 NIVELAZO!!!

Puntuación 2
#9
jorge
A Favor
En Contra

NIVELAZO!!! #8

Puntuación 0
#10
Sergio Martín
A Favor
En Contra

Buenas tardes!

Estoy de acuerdo en el sentido de que la situación política no beneficia en el contexto económico.

Todo y eso, me gustaría que cuando hablas de indicadores, los menciones, y también en comparación con "quien", porqué depende siempre des de el punto de visto que lo compares la opinión puede ser diferente.

Des de mi punto de vista, veo un discurso demasiado apocalíptico, sin ningún argumento sólido que no sea el hecho nacionalista, pero no desde una referencia concreta que mencione por ejemplo a que sectores corresponden esas informaciones de decadencia.

Existe en este contexto, algún país, estado que haya mejorados sus indicadores en términos globales?.

Si de verás siempre defiendo el ser Economista, es por el hecho de tratar de explicar las causas y consecuencias en los términos mas objetivos posibles, cuando el corazón supera el conocimiento, no me suele convencer el argumento.

En definitiva, no comparto el artículo, pero al fin y al cabo, bien sabemos que las decisiones no se toman en función de tratar de contaminar la opinión.

Un saludo!

Sergio Martín

Puntuación -1
#11