Opinión

El virus cambia las prioridades chinas

El efecto más profundo del Covid-19 está en la dinámica social china.

El pasado octubre, el Informe de Seguridad Sanitaria Mundial de 2019 incluía una dura advertencia: "La seguridad sanitaria nacional es fundamentalmente débil en todo el mundo. Ningún país está totalmente preparado para epidemias o pandemias, y todos los países tienen importantes lagunas que abordar". Sólo un par de meses después, un nuevo coronavirus demostró la exactitud de la evaluación del informe.

El virus, ahora llamado Covid-19, fue descubierto por primera vez en el municipio chino de Wuhan, pero no fue tomado suficientemente en serio por las autoridades en las primeras semanas. Se cometieron múltiples errores, entre ellos la falta de comprensión de la velocidad de transmisión del virus, agravada por el retraso en informar al público sobre el brote. De hecho, algunos de los primeros que advirtieron de la enfermedad, en particular el oftalmólogo Li Wenliang, fueron reprendidos por las autoridades locales. (Li murió posteriormente de la enfermedad).

No fue hasta el 20 de enero que el Gobierno actuó, después de que otro médico, Zhong Nanshan -un héroe en la lucha de China contra el brote de 2003 de otro coronavirus, el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS)- alertó al público de la gravedad del nuevo virus. Wuhan y las ciudades vecinas de la provincia de Hubei -con una población total de unos 58,5 millones de personas- están ahora en completo aislamiento. A lo largo de China, hasta 700 millones de personas están confinadas en sus casas.

El daño global será  más profundo que la mera interrupción de la cadena de suministro

El Gobierno de China movilizó posteriormente más de 200 equipos médicos de todo el país, incluidos los militares, para ayudar a contener la enfermedad. También construyó tres nuevos hospitales y nueve hospitales temporales, con una rapidez sin precedentes. Y dio a los gobiernos provinciales, municipales y de condado instrucciones estrictas sobre la mejora de la higiene pública, el aislamiento de las posibles víctimas y el intercambio de experiencias y conocimientos.

Las respuestas sin precedentes de China parecían haber frenado la propagación de la enfermedad a nivel nacional. Pero Wuhan, densamente poblada, es un centro de transporte, sede del aeropuerto más grande de China central, del que parten, en promedio, unas 30.000 personas diariamente. Esto significa que Covid-19 puede y se ha extendido rápidamente por todo el mundo, poniendo a prueba la capacidad de respuesta de la salud pública de países de muy variada índole.

A 25 de febrero, la Organización Mundial de la Salud informa de 80.239 casos en 33 países y 2.700 muertes (una tasa de mortalidad del 3,4%). La provincia de Hubei fue la responsable de la mayoría de los casos y del 95% de las muertes.

Corea del Sur es ahora el segundo país después de China en cuanto a infecciones por Covid-19, con 1.261 casos confirmados. El gobierno ha puesto al país en la más alta alerta posible, una medida que permite los cierres y otras medidas de contención. La ciudad sudoriental de Daegu, donde se concentran los casos, ha estado esencialmente bajo estado de emergencia. Japón, con 847 casos (alrededor de 700 de un solo crucero) es el tercero en la lista.

El virus también está ganando terreno en Europa, con 325 casos confirmados en Italia. El país ha puesto en cuarentena a más de 50.000 personas. Incluso Irán se enfrenta a un aumento de las infecciones. Las esperanzas de que una pandemia pueda ser evitada están disminuyendo rápidamente.

Todo esto está teniendo un grave efecto económico, ya que las cadenas de suministro mundiales se han interrumpido y los servicios se han paralizado. Además, parece probable que la economía del Japón -ya sometida a la presión de otro aumento de los impuestos sobre el consumo y las consecuencias del tifón Hagibis- se contraiga aún más.

En Corea del Sur, un centro clave en las cadenas de suministro mundiales, Samsung Electronics ha suspendido las operaciones de la planta de teléfonos inteligentes en Gumi después de que un empleado diera positivo en la prueba de Covid-19.

Después de que Apple advirtiera que sus ingresos trimestrales se verían afectados por la ralentización de la producción del iPhone y el cierre de las tiendas Apple en China, los inversores mundiales se están poniendo nerviosos. En EEUU, el S&P 500 cayó casi un 3% al inicio de sus sesiones el pasado lunes.

Con el brote aún en aumento, el daño global será más profundo que las interrupciones de la cadena de suministro. La súbita reducción de la producción y los servicios impulsa un cambio en los patrones de consumo y las operaciones comerciales en China hacia el comercio electrónico y el teletrabajo, una tendencia que puede reflejarse en otros países afectados a medida que el virus se propaga.

Los efectos económicos de este cambio -incluidos los cambios en la demanda china de viajes, servicios de turismo y bienes de lujo- repercutirán a nivel mundial durante los próximos meses. Pero el efecto más profundo del bloqueo de Covid-19 está en la dinámica social china.

Un número sin precedentes de chinos, hasta la mitad de la población, han estado confinados en sus casas durante más de un mes, con tiempo para reflexionar sobre las consecuencias de la enfermedad para la vida, la familia y la sociedad. Por difícil que haya sido el encierro, han podido contar con su gobierno para que les proporcione energía, agua y servicios en línea de manera confiable. Por supuesto, el gobierno también ha enfrentado críticas en los medios por sus primeros intentos de suprimir la información crítica. Pero desde entonces ha permitido un debate más abierto y una mayor retroalimentación, como lo han demostrado los informes exhaustivos de la revista Caixin.

Covid-19 demuestra que la prosperidad económica no compensa el bienestar social

La crisis de Covid-19 ha sacudido la creencia de que la prosperidad económica puede compensar el bienestar social. La muerte en los hogares de un solo hijo termina con todo el linaje generacional, algo sin precedentes en la historia familiar china. Como resultado, los chinos se van a preocupar más por la salud, el hogar y la familia, después de años más interesados por el aumento de los viajes y el consumo.

El frenesí de los medios de comunicación mundiales, algunos teñidos de xenofobia alimentada por el coronavirus, podría reforzar los impulsos de autorreflexión y autofortalecimiento de China, en particular para resolver los problemas de salud pública, seguridad social y gobierno nacionales. El Covid-19 ya ha dado lugar a un rápido control de los daños internos y a una reorientación masiva de las prioridades, como las formas innovadoras de abordar los flujos de efectivo de las empresas, la supervivencia de las pymes, las perturbaciones del empleo y el restablecimiento de las principales cadenas de suministro.

Pero incluso cuando el virus está contenido, se avecinan crecientes rivalidades geopolíticas, trastornos tecnológicos, cambio climático y la probabilidad de nuevas pandemias. Así pues, además de abordar la crisis actual, el Gobierno de China debería trabajar en reformas de fomento de la capacidad de recuperación a largo plazo en la educación, la atención de la salud, la red de seguridad social y los mecanismos internos de retroinformación. Su población no espera menos. Lo mismo ocurre en todo el mundo. En un momento de interconexión mundial sin precedentes, nuestros mayores desafíos son compartidos. Todos los países deben trabajar para aumentar su capacidad de recuperación, o nadie estará seguro.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en Facebook
Dane Lum
A Favor
En Contra

Para decir esto no hace falta ser un experto distinguido en nada.

Puntuación 0
#1
Papi
A Favor
En Contra

Si de la ocultación de información y demás no dices nada. Están contentos los chinos con su gobierno. Una super potencia que todavía come murciélagos, perros y demás. Como este sea elquebdesbanque a EEUU, Dios nos coja confesados.

Puntuación 0
#2