Opinión

Panorama no tan sencillo para el Brexit

Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido

Las guerras terminan cuando los beligerantes dejan de luchar. La forma más segura de que esto suceda, y a veces la menos destructiva, es a través de una batalla decisiva que lleve a la rendición incondicional.

La abrumadora victoria de Boris Johnson en las elecciones de Reino Unido de este mes fue una batalla de este tipo. Con los partidos de la oposición completamente derrotados, Johnson disfruta ahora del poder ilimitado otorgado a los primeros ministros británicos con grandes mayorías. La Constitución no escrita británica prescinde de los controles y equilibrios de otras constituciones nacionales, permitiendo una soberanía absoluta a la mayoría del Parlamento, a menudo descrita como "dictadura electiva".

La reputación de Johnson por su imprudencia hace que esta perspectiva sea aterradora, pero la historia sugiere que la dictadura electiva tiene una importante característica redentora. La concentración de poder significa concentración de responsabilidad. Con la oposición parlamentaria ahora irrelevante, Johnson tendrá que enfrentarse a un oponente más poderoso: la realidad económica y social. Tendrá que reconciliar ahora sus muchas promesas contradictorias y sus políticas inconsistentes -y se le culpará personalmente si no puede hacer que dos más dos sean iguales a cinco.

Ahora que el Brexit está previsto para el 31 de enero, el reto más importante al que se enfrenta Johnson es negociar la nueva relación de Reino Unido con la UE. El resultado determinará si Johnson tiene éxito o fracasa como primer ministro, y el proceso tuvo un mal comienzo tres días después de las elecciones, cuando prometió promulgar una ley que descartara cualquier extensión del período de transición posterior al Brexit más allá de diciembre de 2020. Esto requeriría completar las negociaciones dentro de un plazo totalmente impracticable de 12 meses.

El anuncio de Johnson causó pánico en los mercados financieros, con la libra perdiendo rápidamente todas sus ganancias por la elección de Johnson. Esta reacción fue comprensible, ya que el plazo poco realista prolongará la debilitante incertidumbre que ha asolado la economía británica este año.

¿Pero qué pasa si el rígido plazo de 12 meses de Johnson es sólo un farol? La carrera de Johnson nunca ha sufrido de promesas rotas, y su mayoría parlamentaria significa que puede revocar su plazo de negociación tan fácilmente como lo consagra en la ley. La pregunta clave, por lo tanto, no es cómo dice Johnson que llevará a cabo las negociaciones de la UE, sino qué tácticas de negociación le convienen. Tiene fuertes incentivos para hacer que las negociaciones con Europa sean lo menos controvertidas posible, si quiere lograr sus objetivos económicos, políticos, regionales y nacionales.

Primero viene la economía. El programa depende enteramente de una fuerte recuperación de la inversión empresarial y de la confianza del consumidor para proporcionar los ingresos fiscales adicionales que necesitará para financiar sus promesas de un mayor gasto público. Para convertir su éxito electoral en credibilidad en la formulación de políticas, Johnson necesita demostrar que su "fantástico acuerdo Brexit" realmente fue en beneficio de los intereses económicos británicos - y para hacerlo debe evitar cualquier ruptura abrupta en las relaciones económicas entre Reino Unido y la UE. Cualquier reavivamiento del pánico del verano pasado sobre una ruptura en las negociaciones prolongaría la caída de las inversiones de este año y podría confrontar a Johnson con la amenaza de una crisis financiera antes de que pueda lograr algún éxito político. Una posible justificación del plazo de 12 meses de Johnson podría ser fomentar un enfoque gradual: los temas menos polémicos, como el comercio libre de aranceles en manufacturas, se acordarían primero, lo que permitiría aplazar las negociaciones más difíciles sobre los servicios financieros, la agricultura y la pesca hasta el año 2021 y más allá.

Tras las elecciones, la unidad territorial del país ha quedado claramente en entredicho

También existe un imperativo político para evitar negociaciones conflictivas de la UE. Johnson ganó las elecciones con el lema "Hagamos el Brexit". Para la mayoría de los votantes, esto significaba que Johnson y otros políticos dejarían de hablar de Europa y se concentrarían en su lugar en los asuntos domésticos cotidianos como la salud, la delincuencia y el transporte. Un año de titulares y debates parlamentarios dominados por las negociaciones de la UE sería un desastre político para Johnson. Esta es otra de las razones por las que puede querer resolver temas fáciles como las tarifas dentro de su plazo de 12 meses, mientras intenta retrasar las decisiones políticamente controvertidas sobre las industrias de servicios, la regulación y la inmigración.Luego está la política regional. La victoria aplastante de Johnson se debió principalmente a los exvotantes laboristas de las regiones manufactureras cuyas fábricas dependen en gran medida del comercio con Europa. Poner en peligro estas economías arriesgando una ruptura en las relaciones comerciales de la UE sería políticamente suicida. Por otro lado, las regiones manufactureras acogerían con agrado los altos estándares de protección social y laboral exigidos por la UE como condición para un comercio sin fricciones.

Finalmente, y quizás lo más importante para el lugar de Johnson en la historia, es la supervivencia de Reino Unido como un Estado unitario. La victoria electoral de este mes para el Partido Conservador de Johnson fue igualada por las igualmente impresionantes victorias en Escocia para los nacionalistas. y el debilitamiento de los partidos unionistas en Irlanda del Norte. Si Reino Unido continúa experimentando un débil rendimiento económico el próximo año, o se enfrenta a cualquier tipo de crisis financiera que podría ser plausiblemente atribuida al Brexit, las próximas elecciones parlamentarias escocesas, previstas para mayo de 2021, probablemente producirán un mandato abrumador para los separatistas. Un referéndum sobre la independencia de Escocia podría ser imposible de resistir para Johnson, porque la opinión pública británica es bastante comprensiva con el separatismo escocés -y ciertamente no toleraría una confrontación al estilo de Cataluña.

Para protegerse de un aumento del separatismo escocés, que seguramente se repetiría en Irlanda del Norte, Johnson debe evitar cualquier posibilidad de un retroceso económico o de una crisis financiera relacionada con el Brexit.

La mejor manera de hacerlo será mantener las negociaciones sobre la relación a largo plazo con Europa fuera de los titulares, haciéndolas lo más tediosas y no polémicas posibles, y retrasar las decisiones más difíciles tanto como pueda.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0