Opinión

Un impuesto a los 'ricos' no es la panacea

Voces a favor y en contra de penalizar a las grandes fortunas con más impuestos

En 1990, doce economías avanzadas tenían un impuesto al patrimonio. Ahora sólo son cuatro, después de que en 2017 el presidente francés Emmanuel Macron eliminó el que regía en su país. Pero en EEUU se desató un intenso debate por la propuesta de la senadora Elizabeth Warren, una de las principales precandidatas presidenciales demócratas, de introducir un impuesto del 2 por ciento a la riqueza de los "ultramillonarios" (y 3 por ciento a la de los milmillonarios).

En un nuevo libro, los economistas Emmanuel Saez y Gabriel Zucman de la Universidad de California, que asesoraron a Warren, aseguran que su impuesto daría una respuesta a la creciente concentración de riqueza en EEUU y recaudaría unos 250.000 millones de dólares al año (el 1,2 por ciento del PIB). Pero críticos como Larry Summers, exsecretario del Tesoro durante la presidencia de Bill Clinton, y Greg Mankiw, que fue asesor económico principal del presidente George Bush (hijo), sostienen que un impuesto al patrimonio generaría poca recaudación, distorsionaría la conducta de los inversores y no limitaría el poder de los ultrarricos. La controversia que se desarrolla en torno de este tema está destinada a ser definitoria para los demócratas.

Una sociedad en la que la herencia vale más que el trabajo de toda una vida es ineficiente

El punto de partida del debate es bastante claro. Como observó Lucas Chancel (de la Escuela de Economía de París) en un congreso reciente sobre la lucha contra la desigualdad organizado por el Instituto Peterson de Economía Internacional, que hay un aumento de la concentración de riqueza es innegable, al menos en EEUU. Según Saez y Zucman, hoy el 1 por ciento de los hogares estadounidenses más ricos posee el 40 por ciento de la riqueza del país, mientras que el 90 por ciento inferior sólo posee la cuarta parte (de 1980 a hoy, el 1 por ciento y el 90 por ciento cambiaron lugares).

En general los economistas son renuentes a formular juicios normativos sobre la desigualdad de riqueza, porque la teoría no les provee de elementos adecuados para hacerlo. Si los innovadores se vuelven inmensamente ricos, es de suponer que se debe a que sus innovaciones fueron inmensamente valiosas (en cuyo caso se merecen la riqueza obtenida) o porque consiguieron convertir su idea en una renta monopólica, algo que es tema para la política de competencia, no la tributaria. Por ejemplo, aunque muchos economistas defienden que se le pongan límites al creciente poder monopólico de Amazon, la mayoría no propone quitarle a Jeff Bezos el valor de sus innovaciones con impuestos.

El tributo debe estar limitado solo a las grandes fortunas que superen los 50 millones

Además, la tributación de la riqueza genera por sí misma discusión. Como sugiere Mankiw, basta pensar en dos profesionales de alto vuelo con ingresos comparables pero estilos de vida diferentes. ¿Por qué el que ahorra e invierte debería pagar más impuestos que el que se va a esquiar en jet privado? No hay duda de que el primero contribuye más con su ahorro al bienestar colectivo; en todo caso, la carga impositiva debería recaer sobre el esquiador.

Por eso muchos economistas, en vez de gravar el patrimonio, defienden una combinación de impuesto progresivo sobre la renta e impuesto a la herencia. Pero esta idea conlleva dos problemas. El primero es que la renta de muchos ultrarricos es pequeña. Como señalan Saez y Zucman, Warren Buffett y Mark Zuckerberg no ganan mucho más de lo que gastan. Su patrimonio aumenta por plusvalías (ganancias de capital), no por el ingreso ahorrado. Y como esas plusvalías sólo pagan impuestos cuando se venden los activos correspondientes, básicamente el incremento patrimonial anual de esas personas no está sujeto a impuestos.

El segundo obstáculo es que el impuesto a la herencia es un tema políticamente tóxico. Las encuestas de opinión muestran sistemáticamente que aunque a los economistas les encanta la idea, la mayoría de los votantes la detesta. Y los políticos, comprensiblemente, tienden a evitar aquello que la mayoría de los votantes rechaza.

Pero si el impuesto a la renta no alcanza a las plusvalías y no hay un impuesto sucesorio que redistribuya la riqueza al morir las personas, es inevitable que la desigualdad de riqueza siga aumentando. Algunos dirán que no hay nada de malo en eso, siempre que el capital se ponga a trabajar en usos productivos o colectivamente beneficiosos. En Alemania, por ejemplo, las compañías privadas están exentas del impuesto a la herencia, lo que permite la transferencia intergeneracional de las empresas familiares de nivel intermedio (las "Mittelstand", esenciales para la prosperidad del país).

Pero una sociedad de herederos donde el capital heredado vale más que el trabajo de toda una vida es moralmente indefendible, es difícil de sostener políticamente y puede no ser económicamente eficiente. Los herederos suelen ser malos gestores y malos inversores.

Es verdad que un impuesto al patrimonio no está exento de dificultades. Por ejemplo, ¿qué impuestos debería pagar la persona que funda una startup que ya tiene valor de mercado pero todavía no genera ingresos? ¿Debería pagar al fisco con acciones? Y en Europa, que no tiene un régimen tributario armonizado, ¿qué pueden hacer las autoridades nacionales, cuando los ricos pueden simplemente mudarse a otro país? Diseñar un impuesto justo y eficiente al patrimonio será inevitablemente más complicado de lo que suelen afirmar sus proponentes.

Al menos una cosa es clara: no es posible tomar como modelo los impuestos al patrimonio que ya hubo en Europa. Partían de un umbral demasiado bajo (1,3 millones de euros/1,5 millones de dólares en el caso del impôt de solidarité sur la fortune francés) y a resultas de ello tenían montones de exenciones. En el caso francés, el valor de las empresas no tributaba hasta el momento de la venta, de modo que alguien que fundaba una startup tras otra pagaba impuestos, mientras que un emprendedor más lento se libraba de hacerlo. Y aunque no era improbable que la cartera financiera de una familia francesa moderadamente rica generara rendimiento negativo tras descontar impuestos, la alícuota impositiva efectiva sobre el patrimonio de las cien personas más ricas del país era un ridículamente bajo 0,02 por ciento.

Como sostienen Saez y Zucman, un impuesto al patrimonio debería tratar todos los activos del mismo modo y partir de un umbral suficientemente alto. Warren propone un impuesto del 2 por ciento a las fortunas superiores a 50 millones de dólares. El umbral equivalente en Europa sería probablemente menor, pero sin duda no lo suficientemente bajo para contentar a Thomas Piketty, que en su último libro propone un impuesto del 5 por ciento anual sobre las fortunas de 2 millones de euros. Warren quiere reformar el capitalismo, pero Piketty querría acabar con él y erradicar la propiedad privada como la conocemos.

La desigualdad ha vuelto a ser (y con razón) un tema central en los debates sobre política económica. El impuesto al patrimonio no es una panacea, y ni siquiera una respuesta ideal a la creciente desigualdad, aunque deba debatirse.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum8
forum Comentarios 8
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Marc
A Favor
En Contra

El impuesto de patrimonio es injusto y solo existe en España. En el resto de países donde hay algo parecido que son excepciones, los mínimos son altísimos y los tipos 10 veces más bajos. Un IP del 3% con tipos 0 es confiscatorio como poco

Puntuación 29
#1
Vacilón
A Favor
En Contra

Debe resultar mas fácil para recaudar 0,1% a todos, que un 3% a los adinerados; cuando este 0,1 perjudica a la mayoría y este 3% solo deja de beneficiar a la minoría.

Puntuación -12
#2
JuanSinMiedo
A Favor
En Contra

Veo que el amigo que ha hecho el texto de "La Opinión" ... el tal....Jean Pisani-Ferry, ni ha investigado mucho, ni menos se ha documentado sobre el tema del que ha escrito este artículo.

Puntualicemos..... Asegura que después de la anulación por parte de Macrón, del llamado allí...."Impôt de solidarité sur la fortune" solo quedan CUATRO países con el comentado tributo.... FALSO!! ......de hecho no indica cuales, lo cual denota la carencia de investigación del tema....

Algunos países, llaman i "IMPUESTOS SOBRE LA TENENCIA DE PATRIMONIO" a tributos, que al igual que ha quedado el francés, son sobre la posesión de bienes INMOBILIARIOS.... no sobre toda clase de bienes indiscriminadamente como es el caso del INJUSTO, TRASNOCHADO, ANTICUADO, CONTRAPRODUCENTE, CONFISCATORIO, Y ABSURDO, impuesto sobre el Patrimonio español que se creo por Fco. Fez Ordóñez..... personaje que pasó de UCD a PSOE, y si viviese actualmente, estaría sin dudarlo en PODEMOS, este personaje, además, lo creo como TRANSITORIO.... de ahí que se llamase IMPUESTO EXTRAORDINARIO SOBRE EL PATRIMONIO, con peculiaridades tan curiosas como el "AJUAR DOMÉSTICO" que es de coña marinera...con perdón, esos países que yo comentaba que lo tienen sobre los bienes INMOBILIARIOS, ojo.... no tienen como en IBERIA, además I.B.I, TRANSMISIONES PATRIMONIALES, Y PARA COLMO.... PLUSVALÍAS MUNICIPALES, como es el caso de la bendita ESPAÑA.....

O Luxemburgo...sobre las sociedades de inversión, al tipo del 0'05% ....OJO.

Si estudiamos el caso francés.... que era el mas parecido y de hecho Fde. Ordóñez lo copió de ese.... ahora es también un impuesto sobre los inmuebles, pero es mas....si miramos cuando era sobre todo el PATRIMONIO de los franceses.... observaremos que en su tipo MÁXIMO.... OJO HASTA EL 2011....SUPERIOR A 16.790.000 euros, tenía el 1,80 % , A PARTIR DE 2013 BAJÓ A 1'5% A PARTIR DE 10.000.000 de euros....

¿ Saben ustedes a cuanto llega LA ESCALA EN ESPAÑA EN COMUNIDADES COMO LA EXTREMEÑA POR EJEMPLO ?..... EN EL 3'75% EN SU TIPO MÁXIMO.

Jajajajaja.... y aún oímos que hay que aumentarlo.

Señores que en USA algún perrofaluta, proponga estupideces, se hace constantemente, de hecho existe el PC-AMERICANO, de ahí a que esas medidas tengan la mas mínima posibilidad de prosperar son tan remotas casi como que el PSOE sea ya un partido SOCIALDEMÓCRATA

Querido Jean....hay que documentarse mas, antes de escribir artículos.

Puntuación 26
#3
TrucoTrato
A Favor
En Contra

Cuando el umbral para pagar este tipo de figures impositivas we establece end cantidades ínfimas, que afectan a una gran cantidad de poblacion, pierden el sentido y la finalidad, y se convierten en un arma ideológica electoral propia de fulleros y tahúres de corte comunista.

Hay que recordar que este umbral se establece en algunas autonomías en 500.000€, con diferencias brutales con otros territorios de este mismo país.

Con el único ánimo de apelar a la razón, habría que recordar que esta cantidad de 500.000€ es acumulada por casi cualquier 'profesional' de la política en cuatro años o menos de su actividad, sin tener en cuenta otro tipo de prebendas o retribuciones en especie. Quizás lo que habría que gravar con fuerza son las rentas de determinados trabajos que permiten gran acumulación de capital en tan poco tiempo, dependiendo directamente del erario publico..

Puntuación 22
#4
Incrédulo
A Favor
En Contra

Y qué ricos se quedarán en España si entran estos psicópatas a gobernar. Si tienen a Portugal a pocos kilómetros para vivir. En fin, ¿ qué se puede esperar de un burro?, solo patadas.

Puntuación 23
#5
V for Vendetta
A Favor
En Contra

.......debido a la falta de rigor intelectual.......no olvidemos que ninguna Universidad Española esta comprendida entre las mejores (500) del mundo y el hecho de que incluso los graduados españoles especialmente los políticos ......son conocidos mundialmente por el pelagianismo y el enchufismo y sus "diplomas a la Cifuentes"......y no menciono el informe PISA ( we are the CHAMPIONS)..............

Bueno a lo que voy creo que pocos en la gran España (incluyendo Barcelona)



Flee clauses: A flee clause is a clause in a trust instrument which purports to automatically transfer the trusteeship and the forum for the administration of a trust on the occurrence of certain triggering events to an alternative 'safe' jurisdiction. Some typical examples of triggering events include a breakdown of law and order, natural disasters, socialist policies which seek to expropriate private property, the imposition of tax where such tax did not previously exist, the imposition of exchange controls, or where a trust comes under attack from creditors.

Puntuación 2
#6
Desigualdad
A Favor
En Contra

Los comunistas y socialistas cuando ya no pueden hablar de pobreza han empezado a sacar el término desigualdad para acabar con el sistema .

Pero la desigualdad en si misma es irrelevante .

Si me tocan 2 millones de euros en la lotería y a mi vecino 10 millones es evidente que la desigualdad entre nosotros ha aumentado.

Lo que un comunista haría entonces , en nombre de la igualdad , para evitar tal injusticia es quedarse él con los 22 millones y a cambio darnos una cartilla de racionamiento para poder comer, una vivienda compartida para los dos, y una educación pública elegida por él a nuestros hijos.

De esta forma mi vecino y yo volveríamos a ser iguales.

Puntuación 13
#7
¡EUREKA!, yo me libro.
A Favor
En Contra

Pues a mí no me afecta nada de esto ya que solo tengo 49,999 millones que está por debajo de los 50 millones, que dicen es la barrera.

Puntuación 4
#8