Motor

Ford amplía en 10 días el Erte en Almussafes al prever escasez de suministro en otoño

Factoría de Almussafes.
Valencia

La factoría de Ford en Almussafes suma y sigue con paradas temporales en su actividad ante los problemas de abastecimiento de semiconductores y la inestabilidad de la cadena de suministro por la guerra de Ucrania. La dirección de la planta de Almussafes ha decidido ampliar el actual expediente de regulación temporal de empleo hasta el 31 de octubre, con 10 días más de parada prevista.

La medida se aplicará tanto en sus líneas de ensamblaje de automóviles como en la planta de motores, después de que haya obtenido el respaldo únicamente de UGT, sindicato mayoritario en la planta, como ha sido habitual en ocasiones anteriores.

Pese a que la factoría incluso había llegado a eliminar las paradas previstas para este mes por la mejoría de la situación, lo cierto es que la multinacional considera que en otoño la incertidumbre actual en el suministro de componentes y microchips se mantendrá y por ello ha optado por planificar estos ajustes en un complejo que emplea a cerca de 6.000 trabajadores.

El primer día previsto de aplicación es el próximo lunes 29 de agosto,  tras el parón de la producción por las vacaciones de agosto. Según fuentes sindicales, la compañía podría modificar la parada de la producción prevista para este mismo viernes en las líneas de coches si consigue garantizar las existencias suficientes.

Fechas orientativas

El calendario planificado contempla seis días más en septiembre y otros tres en octubre, aunque el acuerdo también recalca que las fechas fijadas son meramente orientativas en función de las necesidades de cada semana.

Pese a que la planta encadena varios Ertes desde el confinamiento por el Covid, la factoría afronta su futuro con más tranquilidad después de que Ford la haya elegido para producir modelos eléctricos a través de la nueva plataforma GE-2 a partir de 2025.

Aunque desde la filial europea ya se advirtió que se tendrán que llevar ajustes en la plantilla de la planta española, su situación es mucho más estable que la de la planta alemana de Saarlouis, que fue la descartada con esa decisión.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.