Bolsa, mercados y cotizaciones

Wall Street vuelve al tono positivo y sigue apuntando a máximos por sexta jornada consecutiva

  • Los grandes valores tecnológicos lideraron los ascensos
  • El S&P 500 debe superar los 2.910 puntos para dar una señal de fortaleza
  • El mercado prevé que la Fed baje tipos en julio
Madrid

Wall Street volvió a optar por las compras en la primera sesión de una semana que estará marcada por la reunión de la Reserva Federal. Los principales índices cotizaron con ganancias y se mantienen al acecho de sus máximos históricos por sexta jornada consecutiva.

Así, el Dow Jones se anotó un 0,09% hasta los 26.112,12 puntos mientras que el S&P 500 se quedó en los 2.889,61 enteros tras apuntarse un 0,09%. Por su parte, el Nasdaq 100 repuntó un 0,63% y marca los 7.526,52 puntos.

"A corto plazo los índices norteamericanos han optado por consolidar parte del último rebote consumiendo tiempo en un rango lateral, lo cual es un signo de fortaleza que invita a no descartar que las alzas se alarguen hasta los altos del año", explica Joan Cabrero, director de estrategia de Ecotrader.

"Esto es algo que favoreceríamos si se superan los máximos de la semana pasada como son los 7.600 puntos del Nasdaq 100 o los 2.910 del S&P 500", añade Cabrero, que concluye que "ahora consideramos que la ecuación rentabilidad riesgo no es atractiva y para volver a comprar preferimos esperar a que se forme una segunda pata bajista dentro de la corrección que nació a comienzos de mayo".

La alzas de la sesión han estado encabezadas por las grandes tecnológicas como Apple, Tesla o Facebook, la cual se anotó más de un 4% en la sesión coincidiendo con el anuncio de su nueva criptodivisa, lo cual también ha impulsado el precio del bitcoin hasta superar los 9.000 dólares.

Por otro lado, el petróleo ha vuelto a caer con fuerza, perdiendo la cota de los 61 dólares por barril de Brent pese a que Arabia Saudí se ha mostrado favorable a que se amplíen los recortes de producción después de la próxima reunión de la OPEP, que se celebrará en Viena los días 25 y 26 de junio.

Pendientes de la Fed

Los inversores esperan con expectación la reunión de dos días de la Reserva Federal, mientras la Administración Trump sigue metiendo presión a China en la guerra comercial de cara al próximo G20.

La primera etapa para las bolsas llega con la Fed y su reunión de tipos de interés. En las últimas semanas la calma llegó al mercado gracias a que el presidente de la Fed, Jerome Powell, abrió la puerta a bajar tipos de interés ante el deterioro económico y el desplome de los tipos de interés de la deuda. La temida curva de tipos se invirtió emitiendo señales preocupantes de una próxima recesión.

La cita relevante de la semana es la reunión de dos días -martes y miércoles- del Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal de EEUU (FOMC). Los expertos descuentan dos bajadas de los tipos de interés antes de final de año y el mercado incluso anticipa la primera en un par de días. Pero el consenso de analistas esperan que la Fed elimine de su discurso oficial la palabra "paciencia" que ha dominado el discurso oficial de los miembros del banco central para apuntar a un recorte en la próxima reunión de junio.

Pero Powell va en contra del mercado y del propio Donald Trump. El mercado prevé que la primera bajada de tipos se produzca en la reunión de julio con más de un 80% de probabilidades. Tras los últimos datos de empleo en EEUU, el mercado ha llegado a descontar hasta tres rebajas de tipos en 2019, lo que supondría que la Fed redujese el precio del dinero en julio, septiembre y diciembre, algo que se aleja de la versión oficial del banco central. Mientras el presidente de EEUU no desaprovecha la ocasión para atizar a la Fed por no rebajar las tasas de interés y favorecer su política económica.

De fondo está el miedo a que la guerra comercial termine dañando a la economía de EEUU. Un frente que no está ni mucho menos despejado. El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, ha asegurado que Trump "será feliz" de elevar los aranceles a todos los productos chinos, la amenaza que flota sobre la cumbre del G20 de final de mes y en la que se espera que ambos países se reúnan para limar posturas y avancen hacia un acuerdo.

"Esperamos llegar a un acuerdo, pero si no lo hacemos, EEUU continuará los movimientos de tarifas que ya hemos anunciado, así como imponer los nuevos que ha suspendido temporalmente", ha explicado Ross en una entrevista en la CNBC.

Antes de la apertura, se publicó el índice manufacturero Empire State de Nueva York que ha caído bruscamente hasta menos 8,6, lo que evidencia un empeoramiento del sector industrial en el estado de Nueva York. Este índice ha presentado una caída de 8,6 puntos, cuando el dato de mayo presentó un crecimiento de 17,8 puntos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0