Bolsa, mercados y cotizaciones

El petróleo americano inunda España ante la revolución de los flujos de crudo en el mercado global

  • El petróleo de América ya supone más de la mitad de todas las importaciones
  • EEUU y Brasil se han convertido en los grandes suministradores de petróleo
  • En detrimento del petróleo que venía de Arabia Saudí, Irak y Rusia

El mercado de petróleo se encuentra en constante evolución. Las guerras y las tensiones geopolíticas de los últimos años están provocando una transformación notable de los flujos de crudo a nivel global. España no se encuentra al margen de estos cambios. Hace tan solo siete años, era imposible encontrar en España un barril de petróleo estadounidense (luego explicaremos por qué), mientras que hoy, si usted va a una gasolinera a repostar, resulta más que probable que el combustible que compré proceda del refino de petróleo estadounidense. Si no es de EEUU, es muy probable que sea de Brasil, México, Canadá... El crudo americano está inundando España: su entrada se produce, principalmente, a través de los puertos de Huelva, Algeciras y A Coruña, que cuentan con importantes refinerías. Desde ahí, se distribuye a lo largo y ancho del territorio nacional. España se está alejando del petróleo de Oriente para echarse en los brazos del crudo americano.

Las refinerías españolas, impulsadas por las tensiones en Oriente Medio, los ataques en el mar Rojo y las sanciones al petróleo ruso, están reduciendo el consumo de petróleo asiático (Arabia Saudí e Irak) a marchas forzadas (las rutas son más peligrosas). Por suerte, la producción de petróleo en América no para de aumentar, lo que ha permitido que el crudo de este continente se convierta en el más usado con diferencia en España, aunque para llegar a los puertos españoles tengan que cruzar un océano entero. El comercio entre España y América de estos productos está alcanzando máximos históricos. Además, como España tiene una capacidad de refino que supera al consumo interno de estos productos, las refinerías pueden exportar una pequeña parte del petróleo transformado.

En los primeros meses de este 2024, España ha importado cada día alrededor de 1,3 millones de barriles de crudo. De esta cantidad, alrededor de 760.000 barriles han venido directamente de América: Brasil, EEUU y México lideran los suministros con 220.000 barriles por día cada uno (más o menos, porque cada mes cambia ligeramente la cantidad) y completan el resto Venezuela, con unos 65.000 barriles diarios y Canadá, con 35.000 barriles diarios. El aumento ha sido más que notable, puesto que en 2015, la cantidad de crudo que llegaba a España de América era menos de la mitad de esos 760.000 barriles.

Dentro de los países americanos destacan por su crecimiento Brasil y EEUU. En el caso del primero, los envíos de crudo se han multiplicado por cinco desde el periodo 2015-2016, al calor de la creciente producción de crudo brasileño, que supera ya con creces los 3 millones de barriles diarios. En el caso de EEUU no solo ha sido clave el boom de petróleo producto del fracking, también el levantamiento de las históricas prohibiciones de exportar petróleo que han estado vigentes en la primera potencia del mundo hasta 2015 (por eso era imposible encontrar petróleo estadounidense en España). Desde entonces, EEUU puede exportar su petróleo y España se ha convertido en uno de sus grandes clientes.

Baja la marea del petróleo asiático y ruso

Por el contrario, el crudo que proviene de Oriente Medio se ha reducido. En la primera parte de 2024 llegaron alrededor de 71.000 barriles diarios de crudo a España, con Arabia Saudí e Irak como únicos suministradores. En 2015, estos países enviaban casi 300.000 barriles diarios a España. Algo similar ha sucedido con Rusia, cuyos envíos de crudo a España se han reducido a cero desde que comenzó la invasión a Ucrania y se pusieron en vigor las sanciones. En 2015-2016, Rusia enviaba a España alrededor de 100.000 barriles diarios.

Más allá de las tensiones y las interrupciones en los envíos, el precio tiene también su influencia estos cambios en los flujos de crudo que entran en España. Aunque no hay datos concretos ni específicos de cada envío, se puede intuir que el petróleo de EEUU, por ejemplo, se está vendiendo a un precio similar o incluso más bajo que de Arabia Saudí. Por ejemplo, la semana pasada se hizo público que Corea del Sur también estaba reduciendo las importaciones de crudo saudí y aumentando los envíos de cargamentos estadounidenses por segundo mes consecutivo ante el mejor precio del crudo americano. S&P Global Commodity Insights explica que las refinerías pagaron de media 85,25 dólares/barril por los envíos de crudo de Arabia Saudí, 1,55 dólares por barril más caro que el promedio mensual de 83,7 dólares pagado por los volúmenes estadounidenses. Es decir, algunos grados de crudo estadounidense son hoy más baratos que los saudíes.

Fuentes del mercado que está directamente involucradas con las compras de crudo americano en España explican a elEconomista.es que entre los factores que determinan la demanda de crudo, el precio del producto es el principal, tanto de forma simple en dólares por barril como considerando el valor de los productos generados tras su destilación y tratamiento.

Diferentes petróleos, diferentes precios

Cada crudo tiene una calidad diferente, que se traduce en una serie de productos refinados de mayor o menor valor. Generalmente, los crudos más caros suelen ser los que producen productos de mayor valor (más ligeros y con poco azufre) y los de menor precio son los pesados y con más azufre. Sin embargo, esto puede cambiar según el mercado regional al que el comprador/refinador piensa dirigir estos productos. El crudo americano, y en concreto el WTI, es un crudo generalmente caro, porque es ligero y con poco azufre.

Sin embargo, los productores americanos están aprovechando que las tensiones en Oriente Medio y las sanciones a Rusia complican y encarecen la llegada de este crudo a Europa para vender su producto. Estas mismas fuentes explican que "a raíz de las sanciones de la Unión Europea a Rusia derivadas de la invasión de Ucrania, Europa ha reemplazado el crudo procedente de Rusia, que se ha desviado a Asia (fundamentalmente China e India), con crudos de otros orígenes, entre los que destaca el de Estados Unidos". Hay que destacar que el West Texas Intermediate y el crudo Brent, las dos referencias más importantes para Occidente, son solo eso, dos tipos de crudo en una larga lista de petróleo.

Los movimientos son curiosos. EEUU produce mucho petróleo, tanto que es el mayor productor del mundo. Aun así, no genera suficiente petróleo como para cubrir su propia demanda. Entonces, ¿por qué exporta tanto petróleo a España? La respuesta está en Canadá, un país que bombea muchísimo más petróleo del que consume. El excedente del crudo canadiense (que se vende con descuento respecto a los grados de EEUU) va directo por mar u oleoducto a EEUU, mientras que el crudo estadounidense, algo más caro, se embarca para terminar llegando a España (y otros países de Europa). Este es un buen ejemplo de cómo las refinerías compiten por el crudo más adecuado (según composición) y rentable (precio) sin tener apenas en cuenta su lugar de producción.

La importancia del petróleo africano

Otro de los grandes proveedores de petróleo de España es África. Aunque resulte curioso, esta inestable región ha sido, por el contrario, el suministrado más estable de España en la última década. Desde 2015, el continente africano vende a España alrededor 460.000 barriles de crudo cada día. Entre los países africanos destacan Nigeria (el mayor productor de crudo en África), Libia, Angola y Argelia. Aunque los envíos de África a España se han mantenido estables en términos agregados, dentro del continente no existe un claro 'ganador'. En los últimos meses, ha sido Nigeria el país que más petróleo ha exportado a España con gran diferencia, pero durante otros años el 'reinado' se lo han repartido con también con Libia e incluso Angola. La otrora colonia portuguesa suele pasar desapercibida a nivel mediático, pese a producir más de un millón de barriles de crudo cada día.

En los últimos tiempos ha sido el petróleo nigeriano el que se ha ido imponiendo en España. El país africano está intentando recuperar su trono en el continente a través de varias políticas que buscan fomentar la producción de crudo y de refinados. El bombeo de petróleo en Nigeria se ha recuperado paulatinamente en lo que va de 2024 hasta alcanzar los 1,4 millones de barriles diarios. A ello hay que sumarle la puesta en marcha de la gran refinería de Dangote, que está permitiendo al país cubrir, poco a poco, su demanda interna de refinados y empezar a exportar.

Las refinerías españolas están a tope

Con todo, las refinerías de España produjeron en febrero la mayor cantidad de productos refinados en los últimos cinco años, ayudando a impulsar la producción de diésel y combustible para aviones, donde los márgenes eran más pronunciados, según mostraron los datos oficiales de Cores, replicados por Quantum Commodities Intelligence. La producción total fue un 16% mayor que el año anterior, con 1,39 millones de barriles cada día. Este incremento coincide con el final de los trabajos previstos en algunas unidades primarias de la refinería más grande de España, la refinería de Bilbao, con una capacidad de 220.000 barriles diarios, que llevó a cabo mantenimiento tanto en una unidad de destilación al vacío (VDU) como en una unidad de coquización en enero.

La producción de las refinerías de España fue anormalmente alta, incluyendo un máximo de cinco años, con una producción de 244.000 barriles diarios de jet/queroseno (una cuarta parte más que en febrero de 2023 y alrededor de un 10% más que en 2019). Por otro lado, la producción de diésel/gasóleo aumentó un 4% interanual hasta los 550.000 barriles diarios, donde los márgenes son más pronunciados. Todo ello ayudó a impulsar las exportaciones netas de diésel a un máximo de 18 meses hasta los 57.000 barriles diarios. Por otro lado, la producción de gasolina cayó un 3% hasta los 205.000 barriles por día, la de nafta aumentó un 13% interanual a 46.000 y el fueloil un 60% más hasta los 72.000 barriles por días.

De este modo, España se ha convertido en una suerte de ejemplo de la reconfiguración de los flujos globales de petróleo. El crudo americano juega hoy un papel vital para el suministro de España, mientras que los grados de Asia están perdiendo peso. A su vez, las sanciones sobre Rusia están permitiendo que España exporte también una mayor cantidad de productos refinados, como es el caso del diésel y el queroseno.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud